TENDENCIAS
27/08/2018 07:10 CEST | Actualizado 27/08/2018 07:12 CEST

Los siete errores que más comete la gente al disculparse

"Añadir un 'pero' a la disculpa es una de las peores formas de pedir perdón".

Pedir disculpas puede ser muy difícil. Requiere la madurez suficiente como para dejar a un lado tu orgullo y reconocer tus errores.

Los siete errores que más comete la gente al

Además, cuando decides dar el paso y disculparte, también es muy fácil meter la pata.

La edición estadounidense del HuffPost se ha puesto en contacto con un grupo de expertos en protocolo para identificar los peores errores que la gente comete en estas situaciones. A continuación se enumeran siete aspectos que debes evitar si quieres disculparte (bien) con alguien.

1. Poner excusas

Para pedir perdón, lo que hay que hacer es admitir tus estupideces, no poner excusas por ello.

"Para que la otra persona cierre sus heridas, aborda la cuestión y reconoce que tus acciones se pasaron de la raya. Examina con cuidado qué papel jugaste en esa equivocación", comenta Diane Gottsman, experta en etiqueta y autora de Modern Etiquette for a Better Life y fundadora de la Escuela de Protocolo de Texas (EE UU).

Aunque siempre puedes aportar contexto y explicar cómo se torcieron las cosas, eso no debería anular tu disculpa, explica Lizzie Post, colaboradora del podcast Awesome Etiquette. "Puedes decir algo como: 'Lo siento, no estuve ahí contigo durante tu ruptura. Últimamente he tenido algunas complicaciones en mi vida, pero a partir de ahora voy a hacer el esfuerzo de estar más contigo, porque me importas", propone.

2. Dar la impresión de ser hipócrita

"Si no muestras de primeras una actitud sincera, no te va a ir bien", afirma Post. La experta sugiere practicar la disculpa de antemano para que puedas sentirte cómodo con las palabras y centrarte en tu tono y sinceridad cuando sea hora de presentarla.

"Es muy importante y la gente suele equivocarse bastante", asegura. "Otra cosa que la gente dice es 'Si necesitas una disculpa, claro que me disculpo, lo siento'. Pero eso no es sincero. Es como decir: 'Dame un respiro y vete", ilustra.

A la larga, no ser auténtico sólo crea más desconfianza en lugar de reparar el daño. "Si el gesto no es genuino, será sólo aparente, y el sentimiento no tendrá sentido", sostiene Gottsman.

3. Hacerlo por mensaje de texto

Es importante disculparse cara a cara, siempre que sea posible.

"Tienes que poner toda tu atención cuando te disculpes y dejar la tecnología fuera de la ecuación", apunta Gottsman. "Un post en las redes sociales no es lo mismo que una visita de corazón. Deja que la otra persona escuche tu voz y vea tus expresiones faciales. Un mensaje de texto es la última opción en lo que respecta a expresar remordimientos sinceros".

No obstante, si no fuera posible la disculpa en persona, existen tecnologías como FaceTime y Skype que pueden suplir la función.

4. Decir 'Lo siento, pero'

Añadir un "pero" a tu disculpa es una de las peores formas de pedir perdón.

"Cuando usas la palabra 'pero', lo que haces es negar o cancelar todo lo anterior que hayas dicho. Generalmente se entiende como una señal de que la parte realmente importante está por venir", señala la experta en etiqueta internacional Jacqueline Whitmore. "Y, cuanto más lo remuevas, peor olerá", advierte.

Aunque tus intenciones fueran buenas, debes reconocer el daño que has causado. "Es necesario decir: 'Lo siento de verdad, pero no es lo que pretendía hacer", comenta Post. "De esta forma, devuelves la atención a ti, al contrario que si sólo dijeras: 'No era mi intención, y siento mucho que te haya pasado esto. Tendré más cuidado la próxima vez".

5. Culpar a la otra persona

"Decir 'Lamento que te sientas así' invalida la disculpa y sitúa la culpa en la otra persona", señala Gottsman. "En lugar de decir 'Siento haberte hecho daño', puedes decir 'Perdona por mi comportamiento. Estuvo mal y me gustaría disculparme'. La humildad es la clave para disculparse de forma sincera", añade.

Una de las peores cosas que puedes hacer en una situación que requiere una disculpa es negar haber hecho algo mal o decir "estás siendo irracional" a la persona que se siente dolida, recalca.

6. Disculparse demasiado tarde (o demasiado pronto)

Esperar demasiado para pedir disculpas puede hacer que la situación empeore. "Hazlo más pronto que tarde. Si haces o dices algo dañino, discúlpate enseguida, ya que te puede ahorrar algún dolor de cabeza", apunta Whitmore.

No obstante, Post recuerda que disculparse demasiado rápido también puede resultar problemático. "A veces la gente necesita un par de minutos para enfriarse, y si alguien está intentando perseguirla para disculparse, no va a funcionar", explica. Aunque es difícil generalizar sobre el momento perfecto para una disculpa, puedes guiarte por el contexto para determinar el instante adecuado para lanzar el "lo siento".

Si crees que han esperado demasiado para disculparte, no abandones la misión, recomienda Gottsman. "Quizá te parece que has perdido la oportunidad de ofrecer una disculpa, pero eso no significa que no debas abordar esa preocupación", afirma. "Aunque haya pasado el tiempo, siempre puedes arreglar un entuerto. El dicho tiene razón: mejor tarde que nunca".

7. Esperar un perdón inmediato

Aunque disculparse constituye un paso en la buena dirección, decir "lo siento" no resolverá inmediatamente el error.

"Cuando hayas presentado tus disculpas, no esperes un arreglo instantáneo", recuerda Gottsman. "Puede llevar más tiempo del que te gustaría, pero al hacer lo correcto, ya has puesto las ruedas en movimiento".

Es especialmente importante dejar que el tiempo lo cure. "Normalmente estamos tan ansiosos por llegar al punto de reconciliación que olvidamos que se necesita tiempo para que alguien se sienta mejor y se produzca la reconciliación. No va a ocurrir exactamente en el momento de la disculpa", añade Post.

La reconciliación requiere tiempo y esfuerzo, pero, al final, una relación puede salir más fortalecida de esa brecha.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense del 'HuffPost' y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

ESPACIO ECO