TENDENCIAS
29/08/2018 16:02 CEST | Actualizado 29/08/2018 16:02 CEST

La emocionante graduación de un bebé prematuro en la Unidad de Cuidados Intensivos

Cinco meses después y con birrete y chupete.

Getty Images

Cullen tiene cinco meses. Nació a las 22 semanas de gestación e ingresó directamente en la Unidad de Neonatos de Cuidados Intensivos del Hospital de Niños y Mujeres (Alabama, Estados Unidos). Su madre había sufrido dos abortos antes y con este embarazo había tenido problemas desde el principio. Cuando dio a luz, Cullen apenas tenía esperanzas de salir adelante y solo pesaba 394 gramos. Sin embargo, ha conseguido "graduarse". Se considera que un embarazo llega a término a las 38 semanas.

Cuatro semanas antes de su nacimiento, Molli tuvo que ingresar en el centro hospitalario de Pensacola (Florida) por amenaza de parto prematuro, según publica Guiainfantil.com, pero los médicos lograron estabilizarla. Cuando nació el bebé, los sanitarios le daban el 2% de posibilidades de sobrevivir y, de hacerlo, viviría para siempre con "secuelas o una discapacidad severa", aseguran, por lo que la pareja buscó un centro que estuviera más especializado en estos casos, y dieron con el de Alabama.

Ya pesa dos kilos y medio y ha cumplido cinco meses (160 días) sin las secuelas de las que les hablaron, así que el personal sanitario ha decidido celebrar la graduación de Cullen por todo lo alto con túnica, birrete y diploma incluido.

El hospital ha colgado el vídeo de la graduación en su perfil de Facebook, en el que se ve al pequeño vestido para la ocasión, pero sin renunciar al chupete. Lo ha hecho con permiso de los padres, que han querido lanzar un mensaje positivo para todos los que se enfrentan a la misma situación y para demostrar, aseguran, a quienes los criticaron por traer al mundo a un niño que podía tener una discapacidad que su destino puede ser diferente.