INTERNACIONAL
31/08/2018 18:09 CEST | Actualizado 31/08/2018 18:09 CEST

La 'guerra naval' entre Francia e Inglaterra por la vieira

Los pescadores franceses se quejan de que los ingleses no están sometidos a las mismas reglas que ellos.

Parece surrealista, pero está pasando. La vieira es la razón por la que los pescadores de Francia e Inglaterra llevan días con enfrentamientos violentos en el mar. El clímax de estos enfrentamientos tuvo lugar el martes, cuando una treintena de barcos franceses salieron al encuentro de cinco ingleses que estaban pescando vieiras a más de 12 millas de la costa, es decir, fuera de la zona exclusiva de pesca.

Los franceses rodearon a los ingleses para obligarles a detener su actividad y rápidamente la tensión subió a base de bengalas insultos y choques de unos pesqueros contra otros, lo que se tradujo en daños en el casco en al menos tres de ellos. Cuando los gendarmes franceses fueron advertidos del incidente, intervinieron para separar a las partes y llevaron a cabo controles a los ingleses.

Los pescadores normandos se quejan de que sus colegas del otro lado del Canal de la Mancha no están sometidos a las mismas reglas que a ellos les impone la normativa francesa para evitar el agotamiento de los recursos y garantizar que cada invierno el caladero se regenera.

AFP

Entre estas reglas, está la de que las redes autorizadas tienen un tamaño determinado para evitar la captura de vieiras jóvenes, los barcos no pueden tener más de 15 metros de eslora y, sobre todo, no pueden salir a faenar más que del 1 de octubre al 15 de mayo.

"¡Para los británicos es open bar! Pescan cuando quieren, donde quieren", ha denunciado Dimitri Rogoff, presidente del comité regional de pesca de Normandía. "No queremos impedirles que pesquen, pero que esperan al menos hasta el 1 de octubre para que compartamos" las vieiras, ha señalado.

La tensión entre los pescadores de vieiras de ambos lados de la Mancha existe desde hace unos quince años. "Desde hace 15 años, los pescadores ingleses, escoceses e irlandeses han aumentado considerablemente sus actividades", señala Rogoff. En los últimos cinco años se habían concluido acuerdos anuales para apaciguar las relaciones pero este año los franceses se negaron a firmarlos.

Del otro lado de la Mancha, un portavoz de la organización pro Brexit Fishing for Leave ha denunciado en cambio "la hipocresía" de los pescadores franceses que, junto a los otros europeos, han atrapado "60% de los pescados presentes en las aguas británicas" en los últimos 40 años.

Se reunirán la próxima semana

Finalmente, los pescadores de ambos países han acordado reunirse la semana que viene para buscar una solución al conflicto. "Se reunirán la próxima semana para sentar las bases de un acuerdo que permita regresar a una situación normal", ha anunciado el ministro francés de Agricultura y Pesca Stéphane Travert.

Existe un acuerdo entre los dos países, que se renegocia cada dos años desde 2013, que regula la entrada de barcos británicos a la zona del contencioso.

El problema es que ese compromiso bilateral permite la entrada en aguas francesas cuando los marinos normandos tienen prohibido faenar allí y, según la versión francesa, Reino Unido se niega a renegociar ese punto, en un momento en que Londres y Bruselas están discutiendo un acuerdo para el 'brexit', la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), que también podría tener consecuencias para la pesca en el Canal de la Mancha.

En caso de 'brexit' duro sin compromiso, el Canal de la Mancha quedaría dividido en dos partes, de forma que los británicos no podrían entrar en el espacio marítimo de la UE y viceversa.

La petición de Francia

Francia ha pedido al Reino Unido que los barcos ingleses se retiren de un área de pesca de vieiras, frente a la desembocadura del río Sena.

Travert, ha explicado este viernes, en una entrevista a la emisora 'Europe 1', que ayer solicitó a su homólogo británico, George Eustice, que los pesqueros ingleses no vayan a faenar en una línea que iría desde el puerto de Barfleur y que cubriría la bahía del Sena.

Se trataría de evitar nuevos choques mientras se buscan soluciones duraderas al conflicto, según Travert, que dice haber coincidido con Eustice en su conversación telefónica en condenar los "actos violentos" del martes.

"Queremos -ha dicho- que vuelva el espíritu de responsabilidad" y que haya un acuerdo "la semana próxima" entre los pescadores franceses e ingleses, que se reunirán con los industriales.

ESPACIO ECO