NOTICIAS
07/09/2018 12:02 CEST | Actualizado 07/09/2018 12:03 CEST

Un avión no tripulado norteamericano se estrelló en junio frente a las costas de Rota

El aparato, que cuesta 220 millones de dólares y porta alta tecnología secreta, fue rescatado del fondo del mar y se envió de vuelta a EEUU, según una web especializada.

U.S. AIR FORCE / BOBBI ZAPKA / WIKIPEDIA
El RQ-4 Global Hawk, en una imagen oficial del Ejército de Estados Unidos.

El aparato no tripulado estadounidense RQ-4 Global Hawk, un dron espía del país norteamericano, se estrelló el 26 de junio frente a las costas de la localidad gaditana de Rota, según ha desvelado la página especializada estadounidense The War Zone.

La confirmación ha llegado por parte del Centro de Seguridad de la Fuerza Aérea, que ha señalado que hay una investigación en marcha para intentar esclarecer las causas del suceso. "Es política del Departamento de Defensa y la Fuerza Aérea no discutir el análisis, conclusiones o recomendaciones de las investigaciones de seguridad para proteger el proceso de las pesquisas", agrega.

Se trata del dron militar más grande que posee el ejército de Estados Unidos. El avión tripulado con control remoto RQ-4 Global Hawk puede volar durante 36 horas seguidas, con un alcance de 25.000 km y mide de extremo a extremo de las alas 35 metros. Aparte de ser capaz de portar 1.600 kg de material, puede vigilar cerca de 100.000 kilómetros cuadrados de superficie en un día, incluso en malas condiciones atmosféricas y con una gran fidelidad de imagen e información.

Este aparato tiene un coste de unos 220 millones de dólares por unidad pero, sobre todo, contiene tecnologías que el ejército de EEUU quiere evitar que caigan en manos de otras Fuerzas Armadas, altamente secretas. Por eso, los restos recuperados fueron enviados de nuevo a EEUU para su análisis, a través de la Base Naval de Rota.

Segundo caso

La citada página especializada ha resaltado que se trata del segundo RQ-4 que ha perdido el Ejército estadounidense durante el último año, después del siniestro de uno de estos aparatos en una zona remota de California el 21 de junio de 2017.

Así, The War Zone ha manifestado que, si bien no está claro por qué Washington no había informado sobre el siniestro, podría deberse a la naturaleza sensible de la operación y el interés por evitar que trascendieran detalles sobre la misma, para no poner en peligro información tecnológica de relevancia.

Estos aparatos han realizado numerosas operaciones de vigilancia en Europa, especialmente en misiones de reconocimiento a gran altitud en el este de Ucrania y la región del mar Negro, así como en el Mediterráneo oriental, si bien, según esta página, han estado menos activos en esta zona en los últimos meses.

QUERRÁS VER ESTO

El uso de drones en cuerpos policiales y militares.