POLÍTICA
09/09/2018 20:40 CEST | Actualizado 10/09/2018 00:50 CEST

La izquierda y el centro-derecha empatan en Suecia pero la ultraderecha será decisiva

Demócratas de Suecia (SD), de corte xenófobo, va a ser clave para formar gobierno.

El primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, en una imagen de archivo.
REUTERS
El primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, en una imagen de archivo.

El bloque gubernamental de izquierda y la opositora Alianza de centroderecha han empatado este domingo en las elecciones en Suecia con el 40,6% y el 43,3%, respectivamente. El partido ultraderechista Demócratas de Suecia se ha convertido en una decisiva tercera fuerza.

Aunque la izquierda ha logrado más votos, empata con el centroderecha en 143 escaños. La ultraderecha se ha hecho con 63, según las proyecciones de la Autoridad Electoral de Suecia con el 95% ya escrutado.

Así se desglosan los votos partiendo los bloques: el Partido Socialdemócrata del primer ministro, Stefan Löfven, ha ganado las elecciones con el 28,3%, seguido por el Partido Moderado (conservador), con el 19, 8% y Demócratas de Suecia (SD), con el 17,6%.

Cuarto sería el Partido de Centro, con el 8,6%, seguido por el Partido de Izquierda, con el 7,9 %; los democristianos, con el 6,4%; el Partido Liberal, con el 5,5% y el Partido del Medio Ambiente, con el 4,4%.

El bloque gubernamental ha retrocedido tres puntos porcentuales con respecto a los anteriores comicios de 2014, mientras que la Alianza ha ganado nueve décimas.

Si se mantiene el resultado provisional, tanto socialdemócratas como conservadores (los dos grandes partidos) obtendrían unas cifras muy negativas: para los primeros, serían las peores de su historia; para los otros, las más bajas desde 2002.

El centroderecha necesita apoyo de la extrema derecha

El SD, que en 2014 obtuvo casi el 13% de los votos, sumaría un avance importante por quintas elecciones seguidas, pero se quedaría lejos de las cifras que le daban los sondeos, cuando superaba incluso a los conservadores como segunda fuerza.

Antes de que finalizara el recuento, el líder del SD, Jimmie Åkesson, ha invitado al jefe de la oposición de centroderecha, el conservador Ulf Kristersson, a iniciar conversaciones para formar gobierno.

Durante la campaña, Kristersson ha resaltado que pensaba gobernar en minoría, sin negociar con el SD, al que el resto de partidos mantuvo aislado la pasada legislatura por ser una fuerza de corte xenófobo.

Pero la Alianza de centroderecha que conforman conservadores, liberales, centristas y democristianos necesita, o que el SD se abstenga, o que le dé sus votos, en caso de que el bloque opositor sea más pequeño que la izquierda.

Åkesson ha reiterado en campaña que su apoyo no será ni automático ni gratuito y que exigirá concesiones en varias áreas,especialmente en inmigración y en la lucha contra la delincuencia.

QUERRÁS VER ESTO

- La perfecta Suecia ya es un mito: se enfrenta sus elecciones más inciertas por el auge de la ultraderecha

- ¿Quién es Jimmie Åkesson? Las 15 cosas que tienes que saber sobre el líder de la extrema derecha sueca

- Guía para conocer a los líderes de extrema derecha que están rompiendo Europa

- Cómo la crisis migratoria ha llevado a Europa al límite... de nuevo