TENDENCIAS
11/09/2018 08:06 CEST | Actualizado Hace 18 horas

Siete alimentos que frenarán tus ansias de dulce entre horas

Anticípate a esos momentos de debilidad de media tarde.

Evgenija Lanz / EyeEm via Getty Images

Imagínatelo: estás teniendo un día sano y repleto de energía. Has desayunado dos tostadas de pan integral, para el almuerzo has comido una ensalada y ya te estás dando palmaditas en la espalda por no caer en la tentación de coger unas galletas con el café.

Luego llegan las cinco de la tarde y empiezas a visualizar un paquete de donuts correosos que alguien se ha dejado por la oficina. Sabes que no deben estar muy buenos, pero de repente sientes que necesitas azúcar más que cualquier otra cosa. Antes de darte cuenta, estás babeando con ese donut y te sientes medio mareado.

Sí, ocurre. Pero esos antojos dulces no tienen por qué llevarse lo mejor de nosotros. De hecho, no tienen ni por qué ocurrir. El experto en medicina funcional Will Cole explica que las ansias por algo dulce van unidas a una dieta que no nos nutre lo suficiente.

"El azúcar actúa como el papel en un fuego: nos da un subidón de energía al principio pero rápidamente se desvanece", señala Cole. "Las grasas saludables, en cambio, son como un tronco, que se va quemando lentamente y dura mucho. Desde un punto de vista evolutivo y biológico, la forma de energía más sostenible para tu cuerpo son las grasas saludables".

Por tanto, aunque esas tostadas integrales y esa ensalada hayan sido saludables, si no van acompañadas de grasas sanas al final darán lugar a una pérdida de energía y, probablemente, a ese apetito de algo dulce a media tarde. Recurrir a grandes cantidades de azúcar tiene tanto consecuencias a corto plazo —pérdida de energía— como a largo plazo. Según las investigaciones, demasiado azúcar añadido puede provocar obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer.

Si quieres romper ese círculo vicioso, echa un vistazo a estos siete alimentos que te ayudarán a frenar esos antojos dulces antes de que se disparen.

1. Medio aguacate

Además de incrementar las grasas saludables en tu dieta, puedes adelantarte a esos caprichos dulces comiendo un aguacate (cremoso y rico en grasas sanas) unas horas después de la comida. Si la idea de medio aguacate te suena aburrida, prueba a echarle un poquito de sal y limón por encima o cómetelo sobre una tostada (con cuidado de que ese pan no esté repleto de azúcares).

2. Alimentos fermentados

Quizá parece una elección rara, pero los alimentos fermentados, como el chucrut, el kéfir o la kombucha, son una forma estupenda de olvidarse del dulce entre horas. Su sabor agrio puede satisfacer tus papilas gustativas del mismo modo que el azúcar, y los probióticos y prebióticos que se dan de forma natural en los alimentos fermentados también contribuyen a reducir las ansias de azúcar, según las investigaciones.

3. Mantequilla de almendra

Si te apetece algo un poco más dulce, prueba a tomar una cucharada de mantequilla de almendra después de comer. Es pura grasa (saludable) y proteína, lo cual te mantendrá satisfecho durante horas. Las almendras son un fruto seco naturalmente dulce, así que es mejor buscar una mantequilla de almendra sin azúcares añadidos.

4. Unas onzas de chocolate negro

Para acallar esa vocecita dulce en tu estómago sin atiborrarte, puedes optar por unas onzas de chocolate negro. Trata de buscar tabletas de chocolate con un contenido mínimo de cacao del 70%, además de mirar bien las etiquetas. Y, si es posible, que sea un chocolate con menos de 5 gramos de azúcar por porción.

PIXABAY
Pudding de chía con frutas.

5. Pudding de chía

Pese a llevar la palabra pudding en su nombre, las fibrosas semillas del pudding de chía te mantendrán lleno y eliminarán tus ansias de dulce. Puedes hacer tu propia receta mezclando una o dos cucharadas de semillas de chía con leche de coco o de almendra y dejándolo reposar por la noche. También puedes añadirle un poquito de canela, miel o frutas.

6. Canela

Esta especia puede satisfacer tu necesidad de dulzor sin crear un pico de azúcar en sangre. Prueba a echársela por encima a un bol de avena, a una tostada de pan integral con mantequilla de almendra o al café de por las mañanas. Además de ser un edulcorante natural, ayudará a reducir esos antojos dulces a lo largo del día.

7. Infusiones

Un secreto: si te apetece un helado, puede que sólo tengas sed. A menudo confundimos la sed con hambre. Así que, si tienes ganas de algo dulce, prueba a hacerte un té. Las infusiones de hierbas tienen un ligero sabor dulce natural: hidrátate de esta manera y di adiós a esas ansias de dulce que te acechan.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

Photo gallery El azúcar escondido See Gallery

Photo gallery Recetas con fruta See Gallery