INTERNACIONAL
12/09/2018 13:03 CEST | Actualizado 12/09/2018 18:54 CEST

El Parlamento Europeo aprueba la directiva sobre derechos de autor

A partir de este texto los eurodiputados y el Consejo de la UE elaborarán la legislación final sobre copyright.

Getty Images

Con 438 votos a favor, 226 en contra y 39 abstenciones, el Parlamento Europeo ha aprobado este miércoles la polémica directiva sobre derechos de autor. A partir de este texto los eurodiputados y el Consejo de la UE elaborarán la legislación final sobre Copyright.

El texto ha vuelto a la Eurocámara después de que en el mes de julio la Eurocámara rechazase el proyecto de directiva con el fin de conseguir un mayor consenso entre los diputados.

La nueva ley pretende renovar el actual marco normativo que data de 2001 y adaptarla al panorama actual, ya que en el momento en que se hizo esa ley el uso de internet no se había extendido todavía y tampoco había tantas plataformas para subir contenidos. Así, el fin es forzar a Google, a Facebook, a YouTube y a otros gigantes tecnológicos a compartir los ingresos de manera más justa con la industria creativa.

Para ello, siguen siendo necesarios los controvertidos artículos 11 y 13, que motivaron que en julio el texto se tumbase y que ahora se incluyen en el mismo.

  • Artículo 11. Para proteger a los creadores de contenido y medios de comunicación. Mediante el establecimiento de un canon que deberían pagar las plataformas a esos medios de comunicación y a los autores de contenido cuando lo reproduzcan. Se trataría de establecer un canon como el que pagó en su día Google News y que llevó a la plataforma a cerrar el servicio en países como España o Alemania.
  • Artículo 13. Para que los contenidos subidos a plataformas digitales no suponga una violación de copyright. Y para ello las grandes plataformas deberían establecer un filtraje de contenido para asegurar se que se ha pagado el copyright por el contenido (fotos, canciones, obras de arte) que los usuarios quieren subir a la red. Lo que obliga a Google, Facebook o Youtube a controlar que los contenidos que comparten los usuarios en las mismas no infringen derechos de autor.

Sería seguir un modelo parecido al de Spotify, pero trasladado a los vídeos. Para que los usuarios de la plataforma de música por streaming puedan acceder a todas las canciones, ésta tiene que llegar a acuerdos de licencias para su puesta a disposición del público. Cuantas más reproducciones tenga una canción, más dinero recibe el titular de los derechos. Los ingresos proceden de los usuarios que tienen contratados los servicios de pago más lo que recibe de publicidad.

En cualquier caso, esto no es definitivo: hay que esperar a enero de 2019 cuando se realice la siguiente votación. Además será necesaria la adaptación legislativa de los 28 países miembros de la Unión, y en ese proceso es posible que esos artículos acaben tumbándose.

EL HUFFPOST PARA ENDESA