INTERNACIONAL
13/09/2018 02:41 CEST | Actualizado 13/09/2018 02:54 CEST

Trump firma una norma contra la injerencia extranjera en las elecciones de EEUU

La Inteligencia estadounidense ya señala a cuatro países.

Carlos Barria / Reuters

Donald Trump ha firmado un decreto que permite multar cualquier injerencia extranjera en las elecciones legislativas de noviembre en EEUU. Las agencias de Inteligencia denuncian posibles intentos de injerencia desde Rusia, China, Irán y Corea del Norte.

La orden ejecutiva instruye a las agencias de inteligencia a determinar si hay intentos de influir en los comicios al Congreso, como ocurrió en las elecciones presidenciales de 2016, y establece un mecanismo para imponer sanciones si se detectan ahora o en cualquier proceso electoral futuro.

"Aunque no ha habido pruebas de que un poder extranjero alterara el resultado o la tabulación del voto en ninguna elección en Estados Unidos, hay poderes extranjeros que han tratado históricamente de explotar el sistema libre y abierto de nuestro país", ha escrito Trump en el decreto.

El magnate ha recibido críticas de la oposición demócrata y de muchos republicanos por el escepticismo con el que ha tratado las conclusiones de las agencias de inteligencia estadounidenses de que Rusia influyó en las elecciones presidenciales de 2016 con el objetivo de ayudarle a ganar.

El asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, ha negado que esas críticas hayan forzado al millonario a tomar medidas para disuadir a potencias extranjeras de interferir en el proceso electoral de noviembre, que podría arrebatar a los republicanos el control de ambas cámaras del Congreso.

"El presidente ha dicho en muchas ocasiones que está decidido a que no haya interferencia extranjera en nuestro proceso político", ha subrayado Bolton en una conferencia de prensa telefónica.

La Inteligencia de EEUU ya señala a cuatro países

Las agencias de inteligencia estadounidenses han detectado ya posibles "intentos" de intervención en las elecciones de noviembre desde cuatro países en concreto.

"Hemos visto señales (de posibles intentos de injerencia) no solo de Rusia, sino de China, y la capacidad potencial de hacerlo desde Irán e incluso desde Corea del Norte", ha admitido el director de inteligencia nacional de EEUU, Dan Coats.

"No hemos visto la intensidad de lo que ocurrió en 2016, pero eso podría ocurrir con solo pulsar una tecla", ha revelado el funcionario.

La orden firmada por Trump declara que existe una "emergencia nacional" relacionada con la posible injerencia extranjera en los procesos electorales de EEUU, lo que permite activar una base legal para la imposición futura de sanciones vinculadas a ese tema.

¿Qué se considera "injerencia"?

Estados Unidos considerará injerencia no solo los ataques a la "infraestructura electoral, sino también a la distribución de propaganda y desinformación", de acuerdo con Bolton.

En un plazo de 45 días después de la fecha de cualquier elección en el país, los servicios de inteligencia deberán evaluar si ha habido intentos de injerencia de "un Gobierno extranjero o una persona actuando como agente" de ese Ejecutivo, señala el decreto.

Los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional tendrán luego otros 45 días para decidir si deben imponerse sanciones de forma "automática", y los titulares de Estado y de Defensa evaluarán si se imponen restricciones todavía más severas que esas.

Las sanciones automáticas bloquearían los activos financieros en EEUU de aquellos implicados en intentos de injerencia, que también tendrían prohibida la entrada al país norteamericano. Si la Casa Blanca así lo determina, a esas restricciones podrían sumarse la suspensión de licencias de exportación o la prohibición de las transacciones de bancos y personas estadounidenses con el individuo en cuestión.

El decreto de Trump ha suscitado críticas en el Congreso, donde varios legisladores de ambos partidos lo consideran insuficiente e insisten en que es necesario aprobar una ley, algo que Bolton no ha descartado.

EL HUFFPOST PARA ENDESA