POLÍTICA
16/09/2018 10:04 CEST | Actualizado 16/09/2018 10:04 CEST

Lo que le espera a Casado

Al borde de la imputación, el líder del PP rechaza dimitir y no hará públicos los trabajos de su máster.

Casado
EFE
Casado

"El PSOE ya está yendo a muerte". Esta reflexión hacían en Génova al final de la tarde del viernes. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había hecho pública su tesis en Internet tras varios días de infarto y dudas y La Moncloa también había difundido los resultados de varios estudios que descartaban el plagio del trabajo del jefe del Ejecutivo en la Universidad Camilo José Cela. El foco vuelve a Pablo Casado.

Una semana de "carnicería", como definía un diputado, en relación a los estudios de los dirigentes. El martes caía la ministra de Sanidad, Carmen Montón, por las irregularidades en su máster en la Universidad Rey Juan Carlos -la misma de los polémicos estudios de Pablo Casado y Cristina Cifuentes-. Pero el miércoles la atención se desviaba hacia Sánchez y su tesis, cuando en Ferraz pensaban que el megatrón político-mediático enfocaría al popular.

Pasada, por ahora, la tormenta de Sánchez. Casado vuelve a ser el centro de las dudas y especulaciones. ¿Podrá aguantar la presión sobre la dimisión? Todos a la espera de los próximos pasos judiciales sobre el caso, que debe investigar el Tribunal Supremo, y con una posible imputación sobre la mesa. Esta misma semana este órgano ha solicitado a la Fiscalía que se pronuncie sobre si debe abrir la causa para investigar al popular.

En la oposición se extiende la opinión de que Casado estaría ya imputado si no fuera por su aforamiento después de que una juez apreciara indicios de "responsabilidad penal" en la obtención del título y de que varios implicados en la llamada vía VIP ya tengan la condición de investigados.

EFE

En Génova cruzan los dedos para que no se impute a su líder. Fuentes próximas al líder del PP subrayan a El HuffPost que no tienen "ningún" miedo a esa posible imputación. Lo que sí son conscientes en el núcleo duro popular es que el foco va a volver hacia ellos porque el PSOE quiere "ocultar" el problema de Sánchez y su tesis.

En Génova dicen que no tiene miedo y que no será imputado

A lo largo de la semana tanto Casado como sus colaboradores más cercanos están tratando de argumentar y de que cale ante la opinión pública de que son casos diferentes el suyo con los de Montón y Sánchez. Las fuentes argumentan que los socialistas intentan equiparar estas situaciones como "cortina de humo".

Y también quieren marcar distancia con lo sucedido con Cristina Cifuentes. Los másters del líder del PP, de la expresidenta de Madrid y de la exministra de Sanidad se desarrollaron en el mismo Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos, capitaneado entonces por el imputado catedrático Enrique Álvarez Conde.

El argumento público: no tiene nada que ver con Montón y Cifuentes

¿Qué dicen para desligarse? En el entorno de Casado, apuntan las fuentes, argumentan que la situación es distinta porque "la irregularidad principal en el caso de Cifuentes y Montón es la falsificación documental, al alterarse notas, actas, matrículas o convalidaciones". "En el caso de Casado toda la documentación guardada está gestionada en tiempo y forma y en la ventanilla correspondiente, no a través de ningún conocido por mail".

El otro argumento que trasladan desde Génova es que no era un máster finalista, "sino un curso previo al doctorado cuya tesis finalmente no se presentó". Otra de las murallas que están construyendo para defender a Casado es que "no conocía a los responsables del Instituto de Derecho Público, ni mucho menos ha colaborado con ellos como parece que es el caso de Montón, por lo que no hubo connivencia en la obtención del título y, por lo tanto, no pudo haber ninguna responsabilidad por cohecho y cooperación".

Y hablan de que ya hizo un ejercicio de transparencia: "la documentación que lo acredita y los trabajos evaluados estuvieron durante dos horas a disposición de 60 periodistas a las pocas horas de la primera información".

PSOE y Podemos, a por su dimisión

Ese el mensaje que transmiten desde Génova. Pero la presión desde fuera aumenta por momentos. El propio PSOE ha pedido ya que Casado dimita, al igual que desde Unidos Podemos. El 'número dos' morado, Pablo Echenique, denunciaba esta semana en una entrevista en El HuffPost que el único plagio "constatado" era el de Casado por copiar textos de la web del Congreso para un libro.

EFE

El nuevo líder del PP sigue negando que vaya a dimitir, como ha ratificado este mismo sábado en declaraciones durante su viaje a Lisboa. Y también sigue rechazando hacer públicos sus trabajos del curso. Esto hace que el caso se oscurezca mucho más.

Asimismo, Casado se ha afando este fin de semana en decir que no ha pedido la dimisión de Sánchez, que busca que dé "explicaciones". En este ataque a Sánchez le ha pedido que respete a los medios de comunicación "en vez de enviar un burofax" (el jefe del Ejecutivo ha pedido a varios medios que se retracten sobre las acusaciones de plagio). No quiere ser víctima de la espiral de dimisiones por ejemplaridad.

Casado rechaza hacer públicos los trabajos

Las dudas van en aumento coincidiendo con la denuncia de la Universidad Rey Juan Carlos de que se ha registrado un borrado masivo de correos electrónicos -más de 5.000 emails- en el Instituto de Derecho Público, pertenecientes a la época de Álvarez Conde.

Todas las miradas están puestas ahora en el Supremo, que podría pronunciarse a finales de este mes o principios de octubre. La jueza del caso máster, Carmen Rodríguez-Medel, elevó al Alto Tribunal el pasado mes de agosto la pieza C -referida a Casado- pidiendo que se le investigue por los delitos de prevaricación administrativa y cohecho impropio al entender que se le hizo un "regalo académico por su relevancia política e institucional".

El líder del PP ha remitido un informe de 28 páginas al Supremo, un procedimiento que no es usual, defendiendo que no ha cometido ningún delito, y se ha agregado a la documentación remitida a la Fiscalía.

El máster vuelve a estallarle en la cara a Casado en un momento en el que no consigue que se note el efecto de su llegada en las encuestas y en unas semanas en las que tenía pensado ir designando candidatos para las elecciones autonómicas y municipales. Existe, en este punto, preocupación en el PP por el posible adelanto electoral en Andalucía. Si Cs lograr el 'sorpasso' a los populares se apagará el brillo del joven líder llamado a enterrar el marianismo y recuperar la hegemonía en la derecha.

Las sombras del pasado son muy alargadas.

EL HUFFPOST PARA ENDESA