INTERNACIONAL
21/09/2018 13:13 CEST | Actualizado 21/09/2018 13:35 CEST

Iratxe García Pérez: "Tenemos que conseguir que la política se haga con las mujeres"

La eurodiputada del PSOE habla sobre feminismo, populismos y los nuevos retos de la Unión Europea.

Carlos Pina

"Quien realmente debiera quedarse en su casa son los misóginos que no respetan a las mujeres que hemos decidido ser libres". Así contestaba la eurodiputada Iratxe García Pérez a un compañero polaco de la extrema derecha del Parlamento Europeo que afirmaba hace un año que las mujeres deben quedarse en casa por ser más débiles y menos inteligentes que los hombres.

La socialista es una luchadora por la igualdad de oportunidades y la justicia social, así como de la igualdad de género. Desde 2014 preside la Delegación Socialista Española en el Parlamento Europeo. Ha viajado a Sevilla para participar en el seminario Igualdad de género, conciliación y protección de víctimas de la violencia machista, cuyo objetivo ha sido explicar las medidas del Parlamento Europeo para combatir la violencia machista y promover la conciliación laboral.

Inmigración, Brexit, el auge de los populismos... ¿Está la Unión Europea en un momento crítico?

Está en un momento delicado de salud y se ha evidenciado en el Debate del Estado de la Unión de esta semana, con las palabras de Juncker y luego en otros debates que hemos tenido encima de la mesa: sobre inmigración, sobre la situación del Gobierno húngaro, el Brexit... Es cierto que Europa no está pasando por sus mejores momentos. También es cierto que tiene mucho que ver con el freno que se ha puesto desde los gobiernos nacionales a muchas de las iniciativas que podían ser positivas y favorables para que la ciudadanía europea sintiera que estamos respondiendo realmente a los desafíos y retos. Además, los populismos y la extrema derecha están acechando en las situaciones electorales de muchos de los países. Evidentemente, su objetivo es destruir el proyecto de Europa. En este sentido hay que reconocer la realidad: que no se pasa por un buen momento.

Creo que puede ser un espacio de oportunidades para los que defendemos una Europa distinta.

Pero desde mi punto de vista, eso es un reconocimiento de que hoy se necesita más que nunca el proyecto de Europa: una Europa diferente, que se adapte a una globalización que es necesario regular, que sea capaz de avanzar en la respuesta a la crisis económica o en cómo traducimos el crecimiento económico en igualdad social. Necesitamos avanzar en el pilar social, en los derechos de los trabajadores... En políticas que se traduzcan en mejorar la vida de las personas. Por lo tanto, a pesar de ese momento de dificultades, creo que puede ser un espacio de oportunidades para los que defendemos una Europa distinta.

Habla de la sanción al Gobierno húngaro. ¿Cree que hay otros países dentro de la UE que deberían someterse a este procedimiento? ¿Le sorprendió la abstención de algunos de los populares españoles?

Bueno, la situación de los extremismos en Europa es una realidad. Hablamos del Gobierno de Hungría pero también de otros importantes como el de Italia, que está teniendo unos planteamientos preocupantes en materias como la inmigración. Por tanto, creo que es importante entender que pertenecer a Europa significa tener unas obligaciones con respecto al cumplimiento de los derechos fundamentales.

Carlos Pina

Me ha sorprendido la posición del PP español. Ha dividido su voto: algunos se abstuvieron y algunos votaron en contra. Otros no votaron. Pero ninguno votó a favor de un informe que lo que plantea es que el Gobierno de Hungría no puede estar al margen ni en contra del respeto los Derechos Fundamentales, a la libertad de prensa, de cátedra, de movimiento... Y, por lo tanto, me preocupa la deriva que el PP puede estar teniendo colocándose en este marco de la derecha con aquellos que defienden este tipo de comportamientos de populistas y extremistas.

¿En qué cree que se parece el periodo de ahora al periodo de entre guerras? Hay muchos historiadores que dicen que ahora llegan las generaciones que olvidamos los errores cometidos.

Hay distintas interpretaciones y, es verdad que hemos pasado por unos años donde la crisis económica ha atacado cuestiones esenciales y ha provocado un escepticismo hacia el proyecto europeo. Esto deriva en el incremento de estas posiciones que ahora llamamos populistas y de extrema derecha y que, en otros momentos de la historia, han derivado en situaciones realmente que no nos gustaría tener que recordar.

Por eso es el momento de coger fuerte el timón de Europa y entender que Europa solo se puede construir desde la valentía, desde el coraje, desde el liderazgo y asumir que es necesario acercar la Europa que necesitamos a nuestras ciudadanas y ciudadanos.

¿Cree que se ven afectados los derechos de las mujeres por el auge de la extrema derecha? ¿Y cree que la extrema derecha se ve amenazada por los avances feministas?

Por supuesto. A la extrema derecha y a los populistas no les gusta el movimiento que alza la voz por la igualdad. Hemos visto declaraciones de diputados de estas ideologías en el Parlamento Europeo planteando que el papel de la mujer es estar en casa y que tenemos que cobrar menos porque somos menos inteligentes. Yo creo que eso muestra los motivos claros y evidentes para que la lucha feminista coja cada vez más fuerza y sea capaz de tener una fortaleza importante.

CARLOS PINA

El 8 de marzo en España fue decisivo. La imagen de millones de personas clamando y reivindicando la igualdad nos tiene q dar la fuerza a las personas que desde el ámbito político trabajamos por sociedades más iguales para poner freno a los que no quieren contribuir en la igualdad.

¿Echa en falta la presencia de más mujeres en las instituciones europeas? ¿Cambiaría algo?

Evidentemente, el avance que se ha dado en España con un Gobierno feminista muy claro, todavía está pendiente en las instituciones europeas: no somos la mitad del Parlamento, no somos la mitad de la Comisión, no somos la mitad del Consejo... Pero sí somos la mitad de las personas en Europa.

Tenemos que conseguir que la política se haga con nosotras

Eso nos evidencia que tenemos que trabajar aún para conseguir romper techos de cristal y conseguir seguir asumiendo responsabilidades políticas para que la política que transforma sociedades no se haga a nuestras espaldas, sino que se haga con nosotras.

Se ha reavivado en España el debate de la prostitución. En Europa hay diferentes posturas: Alemania y Holanda la han regulado, Suecia es abolicionista y en España es alegal. ¿Se habla de esto en el Parlamento Europeo?

Se ha hablado durante esta legislatura. Se aprobó un informe al respecto, no tenemos competencia en ello y sabemos que la legislación es diferente. Tenemos un arco abolicionista y uno regulacionista pero sí se ha hablado de que la posición mayoritaria del parlamento dirigía más a entender que es necesario abolir la prostitución porque es una forma de explotación de las mujeres, porque no se puede hablar de prostitución voluntaria, cuando un 80% de las mujeres que ejercen la prostitución en Europa, se deriva de la trata de seres humanos.

CARLOS PINA

Es fundamental trabajar contra la trata de seres humanos y conseguir que esta realidad se acabe. Yo tengo una posición particular, por supuesto. Creo que deberíamos de ser capaces de avanzar en una Europa abolicionista. Pero en este momento el debate está abierto y vamos a ver si somos capaces de, primero, poner el objetivo en la desaparición de la lucha contra la trata de seres humanos que, especialmente, son mujeres.

Usted, que tiene una visión más europea, ¿cómo ve y se ve desde fuera de España la exhumación de Franco?

Pues es que es verdad que somos el único país europeo donde los restos de un dictador están en un espacio de reconocimiento público. Esto no sería entendible en países como Alemania o Italia y por eso creo que hemos dado un paso adelante en devolver la dignidad a nuestra democracia, y también en parecernos más al resto de países europeos que sufrieron de dictaduras, pero que la historia puso en su sitio a cada cual. Y es necesario un reconocimiento a las víctimas. Por tanto creo que es un paso adelante en este sentido.

ESPACIO ECO