INTERNACIONAL
20/09/2018 07:51 CEST | Actualizado 20/09/2018 07:55 CEST

Kim Jong-Un y el líder surcoreano exhiben su buena sintonía

Los dirigentes de las dos Coreas han ido al monte Paektu para demostrar unidad.

Kim Jong-Un y Moon Jae-in pasan por un buen momento. Los líderes de las dos Coreas han visitado este jueves la cuna espiritual de la nación coreana para una demostración de unidad tras el nuevo espaldarazo que ha supuesto la cumbre intercoreana para las negociaciones entre Pyongyang y Washington.

El dirigente norcoreano aceptó el miércoles cerrar el sitio de pruebas de motores de misil y el paso de disparos de Tongchang-ri en presencia de expertos internacionales. Un anuncio que Estados Unidos ha aplaudido, afirmando estar dispuesto a dialogar inmediatamente para desnuclearizar Corea del Norte en un plazo de tres años.

Pyongyang también ha mencionado el cierre de su complejo nuclear de Yongbyon si Washington tomaba "las medidas correspondientes". Se trata de una condición importante pero la declaración, firmada al término de la tercera cumbre intercoreana en seis meses, al parecer bastó para desbloquear el proceso de discusiones nucleares con Washington, estancado desde hace semanas.

Tanto para Seúl como para Pyongyang era importante estrechar lazos. Para Kim, para que su país pueda aprovechar el poderío económico del Sur y para Moon, para alejar de la península el fantasma de un devastador conflicto intercoreano.

Ahora está previsto que el dirigente norcoreano visitará Seúl. Esta visita, que podría producirse este año, sería la primera de un dirigente norcoreano a la capital surcoreana desde que terminara la guerra (1950-1953), por un armisticio y no por un tratado de paz.

Ambos dirigentes han expresado también su voluntad de presentar una candidatura común para la organización de los Juegos Olímpicos de 2032. Además, han prometido organizar regularmente reuniones de familias divididas por la guerra y mejorar la conexión de sus redes ferroviarias y de carreteras.

Prueba del bueno momento por el que pasan, este jueves, Moon y Kim, acompañados por sus esposas, han visitado el monte Paektu, en la frontera con China. La montaña, de 2.744 metros de altura, está considerada sagrada por todos los coreanos. Según se cuenta, en ella nació Dangun, el fundador legendario del reino coreano.

Según las biografías oficiales norcoreanas, fue en esta montaña donde Kim Il Sung, fundador de Corea del Norte y abuelo de Kim Jong Un, dirigió la resistencia contra el colonizador japonés, que gobernó en la península desde 1910 a 1945.

Y las imágenes son pura felicidad.

EFE
El líder norcoreano Kim Jong-un, el presidente surcoreano Moon Jae-in, la primera dama de Corea del Sur Kim Jung-sook y la primera dama norcoreana Ri Sol-ju se suben a un vagón del teleférico para subir a la montaña.
EFE
Vista del teleférico hacia el Monte Paektu.
EFE
Los líderes de las dos Coreas y sus respectivas mujeres, muy felices a su llegada a lo alto del Monte.
REUTERS
Los dos líderes posan felices.
REUTERS
Los dos líderes posan todavía más felices bajo la atenta mirada de sus mujeres.
EFE
La felicidad de los dos líderes coreanos, desde otra perspectiva.
EFE
Aquí ya están un poco menos felices.
AFP
Un momento distendido tras las fotografías oficiales.