NOTICIAS
25/09/2018 10:36 CEST | Actualizado 25/09/2018 10:36 CEST

Aimar Bretos comprueba lo que pasa por conducir borracho: "Podría haber matado a una familia"

Hizo la prueba en un circuito triplicando la tasa permitida.

DMAX

El periodista Aimar Bretos, conocido por su trabajo en la Cadena Ser, estrenó este lunes el programa Tanto X Ciento en DMax. En este primer episodio, el reportero trataba de concienciar de los peligros de conducir borracho.

En el espacio se pudieron ver varios ejemplos de lo que ocurre. Por ejemplo, un joven relató cómo había tenido un accidente tras beber en el que él salió ileso pero en el que mató a un hombre de 50 años.

Además, otros conductores daban positivo en controles de alcoholemia y drogas sin el más mínimo remordimiento. Es más, se reían de ello.

Para comprobar en primera persona cuáles son los peligros de coger el coche después de haber bebido, Aimar Bretos hizo una prueba. En un circuito cerrado y en condiciones de seguridad, hizo una frenada con el vehículo sin haber probado una gota de alcohol y midió el tiempo que había tardado en frenar: 20 metros.

Después se tomó dos copas de vino e hizo la misma prueba. La distancia de frenado aumentó a 29,5 metros. Pero lo más llamativo fue lo que ocurrió tras beber cuatro copas de vino.

DMAX

El periodista se sometió a un control de alcoholemia en el que dio una tasa de 0,75, el triple de lo permitido. "Yo ahora mismo en la calle estaría en tasas de delito", apunta mientras se le ve con evidentes signos de haber bebido.

"Lo primero que le empiezo a notar es una mayor dificultad par articular las palabras e incluso un leve enrojecimiento a nivel ocular. Siento decirte que ahora mismo no estarías en condiciones de poder coger un coche", le advierte el médico que le acompaña.

Lo que ocurre después es que el periodista tarda en detener el coche más de 36 metros, casi el doble que la marca que hizo sin haber bebido.

DMAX

"Esto es la realidad. Nos hubiésemos llevado a un niño por delante. Frena mucho más tarde y luego además no ha mantenido esa presión sobre el freno", le subraya el médico.

"Podría haber matado a una familia o a lo que fuera que me hubiese encontrado", se lamenta Bretos.