INTERNACIONAL
25/09/2018 10:04 CEST | Actualizado 25/09/2018 10:09 CEST

Haddad, el sustituto de Lula, remonta en los sondeos y se consolida como candidato presidencial

El PT quedaría el 7 de octubre por detrás del derechista Bolsonaro, pero ganaría de calle en la segunda vuelta, siete puntos por delante.

El candidato del Partido de los Trabajadores (PT) a la Presidencia de Brasil, Fernando Haddad, que sustituyó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva tras el veto judicial, ha mejorado en los sondeos y ya tiene opciones claras de hacerse con la victoria en la segunda vuelta.

La primera ronda tendrá lugar el 7 de octubre y en ella el claro favorito es el ultraderechista Jair Bolsonaro. El aspirante del Partido Social Liberal (PSL), que aún se recupera de un apuñalamiento, obtendría el 28% de los votos, según un sondeo de la firma Ibope publicado por O Estado de Sao Paulo y Rede Globo.

En segunda posición se sitúa Haddad, que tras crecer tres puntos porcentuales en una semana figura con una intención de voto del 22%. Le siguen Ciro Gomez, del Partido Democrático Laborista, con un 11%; Geraldo Alckim, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), con un 8%; y Marina Silva, de Rede, con un 5%.

Si se confirman estos datos, Haddad y Bolsonaro se enfrentarían en la segunda vuelta, pero a este último podría pesarle su alto nivel de rechazo, que es ya del 46%. El de Haddad, en cambio, es del 30%, aun así superior al del resto de rivales políticos.

Las simulaciones para la segunda vuelta del 28 de octubre sitúan a Bolsonaro como perdedor en sus hipotéticos con enfrentamientos con Haddad, Ciro y Alckmin, mientras que contra Silva la situación sería de empate técnico. En el caso de un cara a cara con el PT, el líder ultraderechista se tendría que conformar con el 37% de los sufragios, siete puntos por detrás de Haddad.

El PT se vio obligado a remodelar su candidatura después de que el Tribunal Superior Electoral (TSE) apartase a Lula, favorito en todos los sondeos, por estar cumpliendo condena por corrupción. La Ley de Ficha Limpia, que deja fuera a candidatos sentenciados, ha supuesto la eliminación de 174 personas para las próximas elecciones, según el TSE.