INTERNACIONAL
27/09/2018 08:57 CEST | Actualizado 27/09/2018 12:22 CEST

El día 'K': el nominado por Trump para el Supremo se enfrenta a la declaración de su presunta víctima

... Justo el día en el que una tercera mujer le acusa de abusos y cuando el presidente de EEUU no descarta retirarle su apoyo.

La situación de Brett Kavanaugh es crítica. El nominado por el presidente de EEUU, Donald Trump, para ser juez del Tribunal Supremo, se enfrenta este jueves a un día clave. De un lado, una tercera mujer le acusa de de haber cometido posibles abusos sexuales en el pasado. Del otro, este 27 de septiembre, la mujer con lo que se le empezó a cuestionar, Christine Blasey Ford, que le acusó de intentar violarla en 1982, testifica ante la Comisión Judicial del Senado, que está debatiendo su nominación. Por si todo esto fuera poco, en un gesto insólito, Trump ha abierto la puerta a retirarle su apoyo después de escuchar a Ford:

- Periodista: ¿Hay alguna posibilidad de que retire la nominación de Kavanaugh después de la audiencia de este jueves en el Senado?

- Trump: "Si yo pensara que es culpable de algo como esto, sí, claro. "A mí se me puede convencer de cualquier cosa".

Así las cosas Kavanaugh, que ha defendido por activa y por pasiva su inocencia, se enfrenta a un proceso complicado. Su nominación siempre ha despertado recelos por su postura en temas clave como el aborto o la posesión de armas, motivo por el que se han generado múltiples protestas como la que fue inmortalizada por el fotógrafo de la agencia Reuters, que dio la vuelta al mundo:

REUTERES
Protesta contra la nominación de Kavanaugh

Este jueves la imagen de Kavanaugh quedará, previsiblemente, mucho más dañada. Christine Blasey Ford testificará ante los ojos de mundo que temió que el nominado de Trump fuera a violarla. "Creí que iba a violarme. Traté de gritar para obtener ayuda", dirá Ford, según un testimonio preparado con el que se han hecho los medios estadounidenses el miércoles y que ella entregará ante el Comité Judicial del Senado.

Blasey Ford, de 51 años, dijo que la presunta agresión de Kavanaugh, en la que ella asegura que él le tapó la boca con la mano para evitar que gritara, la dejó "drásticamente alterada", pero añadió que fue su "deber cívico" decirle a los abogados lo que había sucedido.

El apoyo de Trump

Trump ha asegurado que estará viendo la sesión en la que testificarán tanto Ford como Kavanaugh y que después decidirá. No obstante, el presidente de EEUU ha insistido en que por el momento respalda completamente al juez, ahondando en la idea que las acusaciones en su contra son un "falsedades" promovidas por los demócratas, y ha recordado que a él también le han acusado de haber cometido abusos sexuales en el pasado.

He tenido numerosas acusaciones en mi contra. Han hecho acusaciones falsas en mi contra sabiendo que eran falsas, porque nunca conocí a esas personas

"He tenido numerosas acusaciones en mi contra. Han hecho acusaciones falsas en mi contra sabiendo que eran falsas, porque nunca conocí a esas personas", ha sentenciado Trump, quien ha cifrado en "cuatro o cinco" las mujeres que le han acusado de abusos sexuales a pesar de que en realidad han sido al menos 16.

En el caso de Kavanaugh son tres. A la acusación de Ford se le sumó la de Debora Ramírez, que asegura que el juez se quitó la ropa, borracho, durante una fiesta en una residencia de estudiantes, le clavó el pene en la cara y le hizo tocarlo sin su consentimiento mientras ella trataba de quitárselo de encima. Estos últimos hechos ocurrieron en 1983.

Y este jueves una tercera mujer ha dado un paso al frente para acusar a Kavanaugh de haber cometido posibles abusos sexuales en el pasado. El abogado Michael Avenatti ha desvelado el testimonio de su cliente, a la que ha identificado como Julie Swetnick: "Aproximadamente en 1982 fui víctima de una de estas violaciones en grupo, o 'trenes', en la que Mark Judge (amigo del juez) y Brett Kavanaugh estaban presentes".

No obstante, la mujer no acusa directamente al juez de agredir sexualmente a otras mujeres, aunque en su denuncia sí dice que le vio en varias ocasiones "beber excesivamente y realizar conductas inapropiadas, incluido mostrarse excesivamente agresivo con chicas y o aceptar un 'no' por respuesta". "Esta conducta incluyó acariciar y manosear a chicas sin su consentimiento", añade, según informa el portal Politico.

Apoyos a Kavanaugh

Con todo, el juez no está solo. Al menos de cara a la galería: la Casa Blanca ha divulgado este jueves una carta firmada por 60 excompañeros y conocidos de Brett Kavanaugh en la que ponen en duda las acusaciones de Julie Swetnick.

"Somos gente que conocía bien a Brett Kavanaugh durante el instituto (...). No tenemos recuerdo de haber conocido a nadie llamada Julie Swetnick en todo el tiempo que pasamos con Brett de forma colectiva", reza la misiva.

La carta ha sido divulgada por la Casa Blanca que, según ha explicado a través de un comunicado, logró reunir en menos de seis horas los testimonios de esas 60 personas que a comienzos de los años 80, según el Gobierno, o coincidieron con el magistrado en la escuela preparatoria de Georgetown o tuvieron trato personal con él.

APRENDE A USAR TU DINERO