TENDENCIAS
28/09/2018 11:02 CEST | Actualizado 30/09/2018 12:21 CEST

Cinco sencillas posturas de yoga que te ayudan a relajarte

💆🏻

Inspira... espira. Solo tienes que hacer eso. Eso mientras colocas tu cuerpo en alguna de las asanas —posturas de yoga— que a continuación te enseñamos.

No es necesario que seas yogui para hacerlas bien y tampoco tienes que pensar a largo plazo para que empieces a notar los resultados.

Elige un momento del día en el que no tengas muchas cosas que hacer, extiende la esterilla y ponte a practicar. Comienza manteniendo cada postura entre 30 y 45 segundos y no olvides que no tienes que forzar tu cuerpo, solo disfrutarlo.

¡Vamos allá!

1 - Setu Bandhasana o Puente

Getty Images/Science Photo Library RF

¿Cómo la hago?

Túmbate sobre la esterilla, flexiona las piernas aproximándolas a los glúteos con los pies bien apoyados en el suelo. Ahora, eleva la cadera todo lo que puedas, sin forzar la zona lumbar.

¿Qué beneficios me aporta?

Esta asana ayuda a relajar la respiración y a abrir el pecho, expandiendo los pulmones.

2 - Uttanasana o postura de la pinza

Getty Images/Science Photo Library RF

¿Cómo la hago?

De pie, con la espalda recta y los hombros relajados, empezamos a flexionar la columna, poco a poco, hasta que tus manos toquen el suelo —si no llegas, no pasa nada—. La cabeza y los brazos deben estar sueltos y relajados.

¿Qué beneficios me aporta?

Aunque pueda resultar más complicada, con el tiempo, su práctica supondrá un notable alivio del estrés y la ansiedad. Además, nos ayuda a estirar la espalda.

3 - Sarvangasana o Postura de la vela

Getty Images/Science Photo Library RF

¿Cómo la hago?

Tienes que comenzar tumbado boca arriba sobre la esterilla, con las manos a los lados del cuerpo. Ahora, levantas las piernas estiradas y las inclinas hacia el pecho. Cuando la postura esté estabilizada, sube los glúteos y la espalda, utilizado las palmas y los brazos para apoyarte. Ahora, mantén las piernas y la espalda en un ángulo recto lo que puedas.

¿Qué beneficios me aporta?

Además de reducir la ansiedad y el estrés, fortalece glúteos y piernas, y ayuda a mejorar la digestión.

4 - Balasana o Postura del niño

Getty Images/Science Photo Library RF

¿Cómo la hago?

Colócate de rodillas sobre la esterilla y, poco a poco, inclina tu cabeza hacia delante hasta poner la frente en el suelo. Coloca los brazos hacia abajo para que se abran los hombros. Si es necesario, puedes abrir un poco las piernas.

¿Qué beneficios me aporta?

Relaja y estira los músculos de la espalda, alivia el cansancio y, manteniendo un ritmo de respiración suave, te tranquilizará.

5 - Siddhasana o Postura perfecta

Getty Images/Science Photo Library RF

¿Cómo la hago?

Siéntate con las piernas estiradas. Ahora, dobla una y coloca la planta del pie contra el muslo contrario todo lo que puedas. Dobla la otra pierna y coloca el pie sobre la pantorrilla contraria.

Mantén la espalda recta, con los hombros relajados y hacia atrás. Cierra los ojos y respira...

¿Qué beneficios me aporta?

Aunque al principio es una asana que cuesta mantener, con el tiempo notaremos fortalecida la espalda y corregida nuestra postura. Además, aporta flexibilidad a la cadera y ayuda a la concentración.

Photo gallery Yoga de altura See Gallery

ESPACIO ECO