INTERNACIONAL
01/10/2018 07:53 CEST | Actualizado 01/10/2018 08:26 CEST

Búsqueda desesperada de supervivientes tras el tsunami en Indonesia

La catástrofe deja al menos 832 muertos y el gobierno indonesio ha solicitado ya ayuda internacional.

Voluntarios indonesios han excavado este lunes una fosa común para enterrar a las cientos de víctimas del sismo y el tsunami que ha asolado la isla indonesia de Célebes, mientras los socorristas trataban de sacar a más supervivientes de entre los escombros. Ante la amplitud de la catástrofe, que ha dejado al menos 832 muertos, el gobierno indonesio ha solicitado ayuda internacional.

El balance es superior al del sismo que golpeó la isla indonesia de Lombok en agosto, que causó más de 500 muertos. Las autoridades esperan que el balance final sea mucho más alto, pues gran parte de la región afectada sigue siendo inaccesible.

AFP
Dos mujeres lloran tras reencontrarse después de la catástrofe.

Decenas de agencias humanitarias y de oenegés se han ofrecido para dar asistencia al país, pero el envío de ayuda a la zona resulta complicado porque numerosas carreteras están cortadas y los aeropuertos dañados.

"No tenemos mucha comida. Sólo pudimos tomar lo que teníamos en casa. Y necesitamos agua potable", ha declarado a la agencia AFP Samsinar Zaid Moga, una mujer de 46 años. "Lo más importante son las tiendas, porque ha llovido y hay muchos niños aquí", ha añadido su hermana, Siti Damra.

Oxfam "prevé aportar ayuda a, potencialmente, 100.000 personas", alimentos instantáneos, equipos de purificación del agua y de tiendas, ha indicado Ancilla Bere, una responsable de esa oenegé en Indonesia.

Pero "el acceso es un gran problema", ha destacado el director del programa de Save The Children, Tom Howells. "Las organizaciones de ayuda y las autoridades locales se esfuerzan por alcanzar varias comunidades alrededor de Donggala, donde se prevé que habrá grandes daños materiales y posibles pérdidas de vidas humanas a gran escala", ha explicado.

La mayoría de las víctimas se han registrado en Palu, una ciudad de 350.000 habitantes en la costa occidental de la isla de Célebes, según la agencia de gestión de desastres. Pero las autoridades y las oenegés se preocupan también por la situación en la región de Donggala, más al norte.

Lucha contrarreloj

Sobre el terreno, los equipos de rescate trabajaban contrarreloj para hallar supervivientes y sacarlos de entre los escombros.

El lunes, los socorristas rebuscaban entre los restos del hotel Roa Roa, donde se cree que entre 50 y 60 personas podrían haber quedado sepultadas. De momento, han savlado a dos personas en ese lugar, según una fuente oficial.

Muchos habitantes siguen buscando a sus allegados, desaparecidos, en los hospitales o en las morgues improvisadas.

En el patio trasero de un hospital, decenas de cuerpos fueron alineados y recubiertos con lonas bajo el sol, mientras los heridos esperaban al otro lado del edificio para ser atendidos.

EFE
Entierro de las víctimas tras la catástrofe en Indonesia.

Para evitar riesgos sanitarios, las autoridades han enterrado a las víctimas en masa y han ordenado excavar una gran fosa común, según ha constatado la agencia AFP.

Según funcionarios del gobierno, unos 1.200 presos han escapado de tres cárceles de la región, una en Palu y la otra en Donggala.

Los chasis de los vehículos, los edificios reducidos a escombros, los árboles arrancados y los tendidos eléctricos derrumbados daban cuenta en Palu de la violencia del temblor, ocurrido a cientos de kilómetros de allí, y de la ola de 1,5 metros que asoló su costa.

Fui arrastrado por una ola de unos 50 metros. No podía agarrarme a nada

"Fui arrastrado por una ola de unos 50 metros. No podía agarrarme a nada", ha contado Adi, un superviviente del tsunami. "Trepé por un edificio que tenía vigas en su parte delantera. Y descansé. Luego llegó una segunda ola, todavía más alta. Y de repente me vi en un tejado".

En el momento del sismo, había 71 extranjeros en Palu, la mayoría de los cuales están siendo repatriados, según la portavoz de la agencia de gestión de catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho.

Indonesia, un archipiélago de 17.000 islas e islotes que se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico, es uno de los países del mundo más propensos a sufrir desastres naturales.

El terremoto fue más potente que los temblores que dejaron más de 500 muertos y unos 1.500 heridos en la isla indonesia de Lombok en agosto.

Photo gallery Tragedia en las islas Célebes, Indonesia See Gallery

#CuandoElDescansoEsUnSueño