INTERNACIONAL
05/10/2018 08:08 CEST | Actualizado 05/10/2018 08:14 CEST

Kavanaugh admite que se mostró "demasiado visceral" durante su comparecencia ante el Senado

El nominado por Trump para el Supremo se defiende en una columna en 'The Wall Street Journal'.

POOL New / Reuters
Imagen de archivo del juez Brett Kavanaugh durante la sesión en el Senado.

El candidato del presidente, Donald Trump, al Tribunal Supremo de Estados Unidos Brett Kavanaugh ha admitido este jueves en una columna escrita en el diario The Wall Street Journal que tal vez se mostró "demasiado visceral" en algunos momentos durante su comparecencia ante el Senado, en la que rechazó las acusaciones de agresión sexual en su contra.

Según Kavanaugh, su testimonio es un "reflejo de su frustración por ser acusado erróneamente" de haber agredido sexualmente a Christine Blasey Ford, que también ha comparecido ante la Comisión Judicial de la Cámara Alta.

Las posibilidades de confirmación de Kavanaugh por parte del Senado han cobrado impulso el jueves después de que dos congresistas que se había mostrado dubitativos respondieran de forma positiva.

Trump ha denunciado que su candidato al Supremo está recibiendo "un trato duro e injusto", pero ha subrayado que "su vida no puede quedar arruinada por demócratas odiosos y despreciables y por denuncias sin corroborar".

Las acusaciones contra Kavanaugh

POOL New / Reuters
Christine Blasey Ford, una de las personas que acusa al juez de abusos sexuales.

Kavanaugh aún debe ser ratificado por el Senado para ocupar una plaza en el Supremo, pero el proceso se ha visto salpicado por varias acusaciones de abusos sexuales contra él.

El líder de la mayoría en el Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, ha presentado miércoles una petición formal para avanzar en el proceso de aprobación, que podría quedar completado este fin de semana, sin esperar a conocer las conclusiones de una nueva revisión del FBI sobre el candidato.

Los abogados de Ford ya han cuestionado en un comunicado la labor de la agencia de seguridad, en la medida en que consideran que "no puede llamarse investigación" a un análisis que no incluye una entrevista con la supuesta víctima o con testigos que acreditan la veracidad de lo que contó ante los senadores.

EL HUFFPOST PARA IKEA