TENDENCIAS
08/10/2018 05:28 CEST | Actualizado 08/10/2018 05:34 CEST

'MasterChef Celebrity' expulsa por primera vez a dos concursantes a la vez y Antonia Dell'Atte se derrumba totalmente

"Me siento sola. Me han hecho una presión para que me vuelva loca".

Este domingo ha ocurrido lo nunca visto antes en ninguna edición de MasterChef: dos concursantes han sido expulsados a la vez en MasterChef Celebrity.

Para la prueba de eliminación han tenido que preparar menús para un avión, uno bajo en calorías, otro para los de clase Business, otro para los niños y otros para los pasajeros en clase Turista.

El programa ha permitido que los concursantes que peligraban pidieran ayuda a sus compañeros para cocinar, aunque éstos quedaban advertidos de que les colgarían el delantal negro si echaban una mano al expulsado final.

Todos han recibido ayuda de alguien menos Antonia Dell'Atte, que ha pedido asistencia a Carmen Lomana pero ésta la ha rechazado porque no quería ponerse en peligro. "Podríamos acabar... Creo que si bajo acabaría la peineta por el suelo. Sería un estorbo para ella", ha argumentado Lomana.

La italiana se ha derrumbado por completo al ser la única que ha cocinado sola.

"Me siento sola. Me han hecho una presión para que me vuelva loca, pero los locos son ellos", ha declarado sobre sus compañeros. Ni siquiera le ha dado tiempo a emplatar y se ha olvidado la mitad de los ingredientes.

Cuando el jurado la ha suspendido junto a Jaime Navas, la italiana se ha echado a llorar. "Es culpa mía. Ha habido energía... que puede ser que haya creado yo. Yo no quiero crear mala energía", ha declarado, deshaciéndose en lágrimas.

"No me gusta ir de víctima, y eso está pareciendo. Me pasa algo raro, no soy así. Puede ser que estoy muy sensible en algunas cosas y no tiene que ser así porque soy fuerte. Y por no insultar y atacar, trago, me gusta competir con lealtad", se ha quejado Dell'Atte.

Jordi Cruz ha sido durísimo: "Lo que más me está gustando es verte derrotada porque te veo muy humana". Pepe Rodríguez ha dicho que la veía "ida" al cocinar, y ha señalado que a las personas como ella, al rascarlas, "aparece el corazón".

La combativa Dell'Atte ha dicho entonces que se sentía "muy atacada y dejada de lado" por los demás, y admitía que "si pudiera, cogería a cada uno y lo mandaría al carajo".

Pero Dell'Atte, que ha sido una participante conflictiva desde el principio, ha aprovechado para desahogarse: "Mi llorar ha sido contra los fariseos. Los que tienen una sonrisa y luego detrás... Hay personas que han malmetido. Algunos me han atacado de vez en cuando injustamente".

Y ha añadido: "Quiero superarme y ser mejor persona, y les deseo que sean mejores para que no me metan cizaña". Navas, el otro expulsado, le ha comentado que no lo estaba enfocando bien, ya que él se siente ganador porque le ha parecido "una grandísima experiencia".

"No me voy a bajar y esforzar para que luego haya conflicto", ha declarado Lomana desde arriba, sin mostrar arrepentimiento por el estado de la italiana. Y en voz baja, mientras lloraba, ha criticado: "Nunca reconoce nada. Eso es lo que la pierde, la falta de humildad".

"No escucha. Es un defecto, no escucha. Pobre", ha comentado Mario Vaquerizo.

EL HUFFPOST PARA LG