POLÍTICA
09/10/2018 18:20 CEST | Actualizado 11/12/2018 17:16 CET

Barcelona - Madrid por 10 euros: la oferta para acudir el 12-O a Barcelona

"Hay que apoyar a los que viven bajo el yugo del separatismo y están sufriendo", dice uno de los organizadores.

Imagen de archivo de una movilización organizada por Societat Civil Catalana.
AFP Contributor via Getty Images
Imagen de archivo de una movilización organizada por Societat Civil Catalana.

Si tiene menos de 30 años y el 12 de octubre le apetece una buena dosis de exaltación españolista en Barcelona, existe una oferta difícil de rechazar. La asociación Españoles de a Pie ha llenado ya un autobús y está camino de completar un segundo tras ofrecer la posibilidad de ir y volver de Madrid a Barcelona por solo 10 euros.

A pesar del atractivo precio, el plan es para auténticos convencidos: el autobús sale el jueves 11 por la noche desde el Bernabéu y vuelve el día siguiente justo tras la manifestación. En el formulario para apuntarse se debe marcar en una casilla que el viajero se compromete a "asistir a las actividades programadas por los organizadores". En caso contrario, no habrá plaza en el viaje de vuelta.

"No es el primer año que lo hacemos", explica Santiago Ribas, portavoz de esta organización que nació en 2014 a raíz de la consulta independentista del 9-N. "El año pasado, para las manifestaciones del 8 y del 12 de octubre incluso lo pusimos gratis", añade. Este año han decidido poner un precio simbólico de 10 euros "para que la gente se comprometa" y no se eche atrás en el último momento.

¿Quién sufraga este viaje cuyo precio normal cuesta unos 30 euros? Según explica Ribas, la diferencia la asume la propia organización con las cuotas de sus socios y con una campaña en redes en la que han pedido colaboración "para que los jóvenes puedan asistir a la manifestación en Barcelona".

Contramanifestación

Tanto en la manifestación del 8 de octubre del año pasado como en algunas posteriores, desde el independentismo se señaló que los constitucionalistas necesitaban traer gente de fuera de Cataluña para llenar sus manifestaciones. "Eso es propaganda barata", responde Ribas, "¿Cuánta gente puede llegar desde fuera, 1.000 personas? Eso es nada comparado con la cantidad de gente que salió a la calle". Según este joven de 28 años, es "muy positivo" que gente del resto de España vaya a Cataluña a manifestarse. "Hay que apoyar a los que viven bajo el yugo del separatismo y están sufriendo", remacha.

¿Y si se quiere ir pero se tiene más de 30? No hay sitio en ese autobús. "Normalmente lo hemos hecho siempre con gente de todas las edades", responde Ribas, "pero al final creemos que para la gente mayor puede ser una paliza ese viaje y no todas las personas están dispuestas a sacrificar el puente para apoyar a nuestros hermanos catalanes". El plan es juntarse con una organización juvenil de Barcelona, llamada Los de Artós, en referencia a una plaza barcelonesa donde tradicionalmente se han reunido jóvenes españolistas.

Preguntado por la contramanifestación que hay programada en Barcelona, el portavoz de esta asociación asegura no estar preocupado. "Cada año hay contramanifestaciones y suelen ser residuales", afirma, "lo relevante es que la sociedad catalana y española respondan al desafío de los independentistas".

EL HUFFPOST PARA LG