INTERNACIONAL
10/10/2018 15:42 CEST | Actualizado 10/10/2018 15:51 CEST

Crisis entre Turquía y Arabia Saudí tras la desaparición de un periodista saudita

Un canal turco ha difundido imágenes del periodista justo antes de su desaparición.

Manifestación por la búsqueda del periodista Jamal Khashoggi.
EFE
Manifestación por la búsqueda del periodista Jamal Khashoggi.

Un canal de televisión turco ha difundido este miércoles imágenes de las cámaras de seguridad que muestran al periodista Jamal Khashoggi ingresando al consulado de Arabia Saudita en Estambul y también del equipo sospechoso de estar detrás de su desaparición.

Khashoggi, un periodista crítico con el poder en Riad y que era columnista para el diarioThe Washington Post, fue al consulado el 2 de octubre, donde había pedido cita para realizar unos trámites administrativos. Según la policía turca, el periodista nunca salió del lugar pero Riad afirma lo contrario.

AFP
Captura del vídeo en el que se ve al periodista.

En las primeras imágenes, un hombre presentado como Khashoggi ingresa al consulado a las 13h14 locales. Cerca, se puede ver una camioneta negra. Las siguientes imágenes muestran la camioneta que entra al consulado que luego sale y a las 15H08 se dirige, según 24 TV, a la residencia del cónsul que está muy cerca.

El jefe de redacción del diario Aksam, Murat Kelkitlioglu, ha dicho que él está "seguro" que el periodista fue transportado en ese vehículo, vivo o muerto, indicó al presentar las imágenes en 24 TV.

La investigación

Fuentes turcas, citando la investigación en curso, afirmaron durante el fin de semana que los primeros elementos indican que Khashoggi fue asesinado en el consulado. Pero algunos medios en Turquía mencionaron el martes la posibilidad de que haya sido secuestrado y llevado a Arabia Saudita.

Riad desmintió tajantamente que haya sido asesinado.

El diario The Washington Post afirmó, citando una fuente que sigue el caso, que los servicios de inteligencia estadounidenses habían interceptado comunicaciones entre responsables sauditas que mencionaban su secuestro, antes de la desaparición de Khashoggi.

La policía turca reveló el sábado que un grupo de 15 sauditas viajó -ida y vuelta- a Estambul y al consulado el día de la desaparición del periodista.

El canal 24 TV también difundió imágenes que, según afirma, muestran a los miembros de este grupo que llegan al aeropuerto de Estambul antes de dirigirse a su hotel. Luego abandonan el hotel en la mañana, se dirigen al consulado y en la noche abandonan el país.

El diario progubernamental Sabah reveló el martes que dos aviones privados de Arabia Saudita llegaron a Estambul ese día y que sus pasajeros tenían habitaciones reservadas en hoteles cerca del consulado, pero precisó que no pasaron la noche allí.

El miércoles, este mismo diario publicó los nombres, la edad y las fotos de los 15 hombres presentados como el "equipo de asesinato" enviado por Riad.

El nombre de una de estas personas, Salah Muhammed Al Tubaigy, corresponde al de un teniente coronel del departamento de medicina forense saudita.

Las autoridades turcas obtuvieron el martes la autorización para registrar el consulado saudita, pero aún no se ha realizado.

Ayuda a Donald Trump

La prometida del periodista ha pedido el martes en el diario The Washington Post que el presidente Donald Trump ayude a descubrir lo que ocurrió con el reportero crítico con el gobierno de Riad.

"A esta altura, le imploro al presidente Trump y a la primera dama Melania Trump que ayuden a sacar a relucir la verdad sobre la desaparición de Jamal", ha dicho Hatice Cengiz, quien ha hecho el llamado en un artículo de opinión.

La mujer también ha pedido a Arabia Saudita mostrar "sensibilidad" y divulgar las grabaciones de seguridad del consulado.

El periodista se había exiliado en 2017 en Estados Unidos, después de haber caído en desgracia con el entorno del príncipe heredero saudita Mohamed bin Salmán, conocido como "MBS".

En una entrevista realizada por la BBC tres días antes de su desaparición, Khashoggi afirmó que no tenía intención de volver a su país.

"Cuando escucho sobre el arresto de un amigo que no hizo nada que lo merezca, me hace pensar que no debería ir. Yo, hablo, este amigo mío ni siquiera habló", ha dicho para explicar su decisión.

En momentos en que aumenta la presión para que el gobierno estadounidense intervenga en este caso con su aliado saudita, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, ha asegurado el martes que su país "sigue de cerca la situación".

Trump se ha declarado "preocupado" el lunes por la suerte del periodista a raíz de las "malas historias que circulan" sobre el tema.

Sarah Margon, de la organización Human Rights Watch (HRW), lamentó la reacción estadounidense tardía y timorata, y estimó que Washington "dispone de herramientas para responder rápidamente, es una cuestión de voluntad política".

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'