POLÍTICA
10/10/2018 17:23 CEST | Actualizado 10/10/2018 17:38 CEST

'Sextorsión', 'stalking' o 'sexting': así pueden estar extorsionando a tu hija sin que lo sepas

La campaña #AmorNOesControl trata de ayudar a identificar estas conductas delictivas entre adolescentes.

A pesar del avance del movimiento feminista, la violencia de género sigue siendo una lacra que arrastran en mayor o menor medida todas las sociedades. La llegada de las redes sociales y nuevas tecnologías han supuesto también la llegada de nuevas formas de ejercer el machismo de manera mucho más impune y anónima. Por eso es importante saber identificar estas formas de acoso y prevenirlas entre los más jóvenes, que son los principales expuestos. De hecho, según la macroencuesta de violencia sobre la mujer de 2015, un 5,4% de mujeres de entre 16 y 24 años reconocieron haber sufrido violencia de género moderada y un 4,8% severa.

Por eso se ha presentado la campaña #AmorNOesControl, de las fundaciones ONCE, Légalitas y Deporte Joven, con el objetivo de identificar diferente conductas delictivas relacionadas con la ciberviolencia entre los adolescentes. Al acto han acudido los deportistas Carolina Marín y Roberto Mena. El stalking, el sexting y la sextorsión son algunas de estas nuevas formas de machismo. Todas estas conductas pueden ser un delito y es importante aprender a reconocerlas. El 25% de las jóvenes asegura que su novio las vigila, según un estudio sobre la Evolución de la Adolescencia Española sobre la Igualdad y la Prevención de la Violencia de Género. Por lo tanto, existe una situación de desigualdad o dominación entre algunos jóvenes que se produce en el mundo online.

Revelación de secretos

Existe un delito de descubrimiento y revelación de secretos que se da con el acceso al Whatsapp o cualquier otra red social o chat de la pareja o expareja, por haber hackeado la contraseña o simplemente por haberla espiado.

Stalking

El stalking o acecho se relaciona con una persecución intrusiva a una persona con la que se puede establecer el contacto personal en contra de su voluntad o para que otros contacten con ella en contra de su voluntad. Por ejemplo, suplantar la personalidad de una pareja o expareja para apuntarla a una página de contactos es stalking.

Otro caso sería que el agresor mande mensajes o llame a la víctima de forma continua y a horas intempestivas. Esto genera inseguridad en ella y le puede llevar a hacer cambios en sus rutinas para evitarlo.

Sexting

Consiste en la difusión de imágenes o vídeos que afectan a la intimidad o el honor de la víctima, en este caso pareja o expareja. Lo que se sanciona es la difusión de ese contenido, por lo que el delito se comete, aunque el contenido se haya obtenido con el consentimiento de la víctima, si se difunde contra su voluntad. Si alguien recibe el contenido y lo reenvía también puede ser delito.

Sextorsión

Es el siguiente paso que puede seguir al sexting. Se produce cuando el agresor amenaza a la víctima y la chantajea con el envío de ese contenido si no accede a sus peticiones.

ESPACIO ECO