TENDENCIAS
14/10/2018 12:35 CEST | Actualizado 14/10/2018 15:17 CEST

Muere el pintor Eduardo Arroyo a los 81 años

Fue uno de los artistas más relevantes del siglo XX en España.

El pintor Eduardo Arroyo ha muerto este domingo a los 81 años, han confirmado a EFE fuentes familiares, que han indicado que el artista ha fallecido en su vivienda, rodeado de su familia, que está haciendo los trámites oportunos para su traslado al tantorio madrileño de la M-30.

Eduardo Arroyo, pintor, escultor figurativo y escritor, nació en Madrid el 26 de febrero de 1937. En 1958 se exilió voluntariamente en París (Francia), donde permaneció hasta la llegada de la democracia.

Arroyo fue uno de los artistas más relevantes del siglo XX en España y fue reconocido con el Premio Nacional de las Artes Plásticas y con la Medalla de Oro al Mérito de Bellas Artes, entre otros galardones.

El artista es uno de los máximos exponentes de la llamada "figuración narrativa".

Arroyo representa la continuidad de una identidad de artista que generaron las vanguardias en los años 30, y a cuya configuración contribuyen decisivamente artistas españoles como Pablo Picasso y Joan Miró. En el caso de Arroyo, se trata de una identidad marcada por las pautas de comportamiento de 'lo español', lo que influye en su trayectoria creativa.

Ha publicado una decena de libros sobre los temas mas diversos, un sinfín de artículos, algunos manifiestos y una obra de teatro, 'Bantam', estrenada en el Residenztheater de Múnich bajo la dirección de Klaus Michael Grüber. Y su obra ha sido expuesta en París, Milán, Roma, Venecia, Madrid, Nueva York, Berlín o Múnich, entre otras grandes ciudades de todo el mundo.

En el transcurso de su dilatada trayectoria, ha recibido un buen número de distinciones, entres las que se puede destacar el Premio Nacional de Artes Plásticas del Ministerio de Cultura, en 1982, o la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, en el 2000. También fue nombrado en 1983 Caballero de las Artes y las Letras por el Gobierno de Francia.

SOMOS LO QUE HACEMOS