POLÍTICA
15/10/2018 07:26 CEST | Actualizado 11/12/2018 17:13 CET

Jordi Sànchez (JxCAT): “Mi apuesta fue y sigue siendo sostener a Pedro Sánchez”

El expresidente de la ANC insiste en un referéndum pactado –“no hay alternativa”– y critica abiertamente a ERC: “priorizan su espacio particular al interés general”.

Jordi Sànchez, en octubre de 2017, poco antes de ser encarcelado.
Le leader indépendantiste catalan Jordi Sanchez arrive à la Cour suprême de Madrid, le 16 octobre 2017|GABRIEL BOUYS
Jordi Sànchez, en octubre de 2017, poco antes de ser encarcelado.

El 16 de octubre se cumple un año desde que Jordi Sànchez (Barcelona, 1964) entró a la cárcel junto a Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural. El ahora diputado de JxCAT y expresidente de la ANC, responsable de las masivas movilizaciones independentistas de los últimos años, se encuentra desde entonces en prisión provisional a la espera de juicio, imputado por rebelión y sedición por las concentraciones del 20 de septiembre de 2017.

Sànchez responde por escrito desde la cárcel de Lledoners a un cuestionario de El HuffPost. Las preguntas, enviadas el 25 de septiembre, no incluyen la crisis abierta en el independentismo durante los últimos días: el amargo aniversario del 1-O, la pelea entre ERC y JxCAT por los diputados suspendidos, la pérdida de la mayoría parlamentaria... Sus respuestas, sin embargo, están fechadas a 8 de octubre y sí que incorporan estos hechos.

Sànchez se muestra muy crítico con la división que impera en el independentismo –"el fuego amigo es mucho más corrosivo que el fuego enemigo"– así como con la actitud de ERC, principal socio de su partido en el Govern. El expresidente de la ANC sigue apostando por un referéndum pactado y por mantener al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en La Moncloa.

Se cumple un año del referéndum y de su posterior gestión por parte del Govern. ¿Qué se hizo mal tras la votación?

El principal error fue que se resquebrajó la unidad y la confianza entre los partidos. Demasiados pensaban ya en clave electoral más que en clave de conflicto. Tengo la impresión de que algunas decisiones fueron consecuencia de un mal cálculo de algunos que presionaron en la línea contraria de lo que de verdad deseaban, convencidos de que Puigdemont no sucumbiría a sus presiones. De ello esperaban sacar rédito electoral. La sorpresa para algunos fue que Puigdemont no convocara elecciones.

En segundo lugar, creo que no se gestionó bien el envite del Estado ni el tiempo.

En una entrevista reciente, el president Torra aseguraba que no estaría en la Generalitat si no pudiese aplicar el mandato del 1-0. ¿A qué cree que se refiere?

El 1-O establece un mandato político claro. Los más de 2.300.000 de personas que votan bajo la amenaza y algunos bajo la violencia directa policial envían un mandato directo en el que exigen una solución democrática en la que quieren ser protagonistas en tanto que ciudadanos. Y la mayoría de ellos apuesta por una República. Esa es la función del president Torra, hacer que la voluntad de la ciudadanía se cumpla. En verdad esa debería ser la voluntad de cualquier gobernante.

¿Falta sinceridad por parte de los políticos independentistas a la hora de reconocer que no se está implantando ninguna república?

No sé a quién se refiere. Una cosa es que haya quien exija que se implante y otra es que alguien afirme que se está implantando. No recuerdo a nadie que haga esta segunda afirmación, no creo que en ese sentido se engañe a nadie.

"La falta de unidad es lo que más daño nos hace y más nos desconcierta"

Se sigue reclamando un referéndum pactado a la vez que se reivindica que el referéndum ya se hizo ¿Por qué aboga usted?

Mi opinión es conocida. No hay alternativa al margen de un referéndum. Hay que discutir en qué formato y cuáles deben ser las condiciones. Pero no veo ninguna otra vía para dar solución a este problema político. Hay que hacer pasos para encontrar un punto de equilibrio que permita con todas las garantías que la ciudadanía se exprese de manera vinculante. Si se quiere, hay soluciones. Yo quiero y la inmensa mayoría de catalanes también.

¿El 1 de octubre fue homologable a un referéndum?

El 1 de octubre fue un referéndum que la violencia policial y la presión del Estado no permitieron homologar internacionalmente.

¿Cree en alguna solución posible que no pase por ese referéndum, que apenas tiene apoyo en el Congreso?

No veo alternativa a que la ciudadanía sea consultada explícitamente.

Comparado con el Ejecutivo anterior, el Gobierno de Pedro Sánchez ha cambiado de tono respecto a Cataluña. ¿Los partidos independentistas deberían sostener este Gobierno en Madrid o cree le conviene más forzar unas nuevas elecciones generales?

Mi apuesta fue y sigue siendo sostener a Pedro Sánchez para forjar espacios de diálogo. Pero es evidente que Pedro Sánchez no está facilitando las cosas, no ha tomado ninguna decisión ni ha enviado señales de querer asumir la responsabilidad. En ese sentido tiene que saber que el apoyo no será eterno. En política hay que asumir riesgos.

"Hay partidos que priorizan su espacio particular al interés general. Es un error inmenso que ERC no acepte una lista conjunta para las municipales"

El Ayuntamiento de Barcelona se sitúa como una de las batallas más determinantes para este 2019. ¿Por qué cree que el independentismo no es capaz de articular una candidatura unitaria?

Porque hay partidos que priorizan su espacio particular al interés general. Es un error inmenso que ERC no acepte una lista conjunta. Tanto da quien la encabece, porque seguro que tan buen alcalde será el nombre que proponga ERC como JxCAT. Yo no me opondría a que fuera el candidato de ERC. Lo importante es la unidad. Si ERC se mantiene en sus trece, van a regalar la victoria a Manuel Valls.

En el momento de escribir este cuestionario, ni siquiera hay acuerdo respecto a la suspensión de los diputados en el Parlament, crecen los reproches entre PdeCAT y ERC... ¿Cómo viven este alejamiento los que están en prisión?

La falta de unidad es lo que más daño nos hace y más nos desconcierta. No puedo ser más claro y transparente. El fuego amigo es mucho más corrosivo que el fuego enemigo.

El HuffPost
Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

¿Qué ha aprendido durante este año en prisión? ¿Le ha aportado una mirada distinta sobre los acontecimientos?

He aprendido que el Estado nunca juega limpio. Es capaz de todo para proteger sus intereses y la unidad de España es uno de ellos. Incluso es capaz de sacrificar aspectos importantes del Estado de Derecho. Los poderes del Estado no buscan solucionar un conflicto, buscan erradicarnos. Por eso ahora nuestra causa es también una causa a favor de la democracia y las libertades

Modestamente, creo que mantengo la misma mirada que tenía antes de entrar en prisión. Soy crítico y exigente a la vez que estoy convencido de que la solución pasa por el diálogo y por acuerdos políticos, nada que no creyese antes de entrar en prisión.

"No me gusta la prisión pero menos me gusta la idea del exilio"

¿Cómo es su día a día en Lledoners? ¿Ha mejorado su situación al cambiar de prisión?

El régimen penitenciario es el mismo. Y la mejora es, sin duda, la proximidad con la familia. Pero el número de visitas es el mismo que tiene el resto de los internos. En Madrid eran 4 horas al mes. Aquí son 4 hora y media a cambio de realizar un trabajo en el módulo. En mi caso, la limpieza de la sala de televisión dos veces al día.

Denuncio una campaña orquestada desde sectores políticos y mediáticos que hablan del trato de favor que recibimos. Es todo falso. Lo publicado por El Mundo es basura informativa, fuentes no reveladas y, lo que es peor, no contrastadas. Decir que nos comunicamos con la familia en la enfermería para no mezclarnos con otros presos o que no estamos apenas en la celda o que celebré mi cumpleaños el 1 de octubre con los funcionarios por la noche cuando los presos ya estaban en su celda es de miserable. A Arcadi Espada le sobra ideología y le falta deontología periodística.

En el libro que acaba de publicar el exconseller, también encarcelado, Joaquim Forn reconoce que nunca pensó que acabaría entrando en prisión. ¿Sabía usted que corría este riesgo o pensaba que sólo afectaría a los miembros del Govern?

En la medida que el delito que se nos imputa (rebelión y sedición) no se cometió, yo nunca imaginé la respuesta que el Estado está imponiendo. Pequé de ingenuo, creí que respetarían los principios democráticos. El Estado nunca juega limpio.

¿Se ve muchos años en prisión? ¿Espera un juicio justo?

Hasta hoy no ha habido una instrucción justa. Es un escándalo cómo el Supremo aborda la instrucción y el juicio, empezando por la indefensión que nos genera en el acceso al sumario. Un juzgado de primera instancia de cualquier partido judicial sería más garantista de lo que es hoy el Supremo. El problema es que el Constitucional actúa filibusteramente, admitiendo todos los escritos y retrasando su resolución para evitar que podamos plantearlos en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Es una vergüenza que el mismo Tribunal que se ha reunido sábados y domingos, de urgencia, para dirimir escritos del Gobierno español que no contaban ni con el apoyo del Consejo de Estado lleve más de 10 meses para resolver nuestros escritos de amparo cuando en teoría la existencia de la prisión preventiva conlleva máxima prioridad para la resolución en cualquier tribunal.

"Lo publicado por 'El Mundo' es basura informativa, fuentes no reveladas y, lo que es peor, no contrastadas"

¿Ve el juicio contra usted y los demás encarcelados como una oportunidad para volver a sacar a la calle al independentismo ? Estas últimas semanas ha dado la impresión de que los presos se han convertido en la principal vía del Govern para mantener viva la reivindicación independentista

No se trata de oportunidad, se trata de comprender que el 80% de la población catalana no comparte nuestra prisión y ve en la actuación del Supremo un acto injusto y abusivo. Hay mucha indignación y no niego que hoy esta indignación incrementa la deslegitimación de los poderes del Estado en Cataluña.

Algunos optaron por escapar del país para evitar acabar como usted. Parece que les ha ido mejor. ¿Por qué decidió quedarse?

Por los mismos motivos que, si hoy fuera puesto en libertad, no huiría. Es una decisión muy personal y muy sólida. No me gusta la prisión pero menos me gusta la idea del exilio. Y también he de decir que me veo con más fuerza para enfrentarme y vencer la injusticia que el Supremo nos impone desde la prisión que desde el exilio.

¿Cree que esa huida es uno de los motivos por los que se encuentra en prisión provisional?

Yo entré en prisión el 16 de octubre, nadie había salido aún de España. No tengo dudas de que mi suerte no habría cambiado si Puigdemont hoy estuviera preso. Yo estoy en prisión por haber sido el presidente de la ANC y haber liderado movilizaciones inmensas. Lo escribe el propio Llarena y los informes de la Guardia Civil detallan el riesgo que para ellos supone esa capacidad de movilización. No les importa si la ANC siempre actuó legalmente y pacíficamente, no les preocupa que en ninguna manifestación hubiera incidentes. Ellos no soportaron ni la Vía Catalana ni ninguna de las manifestaciones con más de un millón de personas en la calle. Estoy en prisión para escarmentar a todos los catalanes que estos años se han atrevido a salir a la calle pacíficamente a manifestarse. Esta es la vergüenza mayor de mi acusación.

"No hay alternativa al margen de un referéndum"

La imagen de usted encima del coche de la Guardia Civil se ha usado para justificar la supuesta violencia del 20-S. ¿Se arrepiente de haberse subido, a pesar de que fuera para disolver la concentración?

Lo he dicho en varias ocasiones. Está acreditado ante el juez que durante todo el día el coche fue usado como tarima por parte de profesionales de los medios de comunicación. Como se puede observar en miles de imágenes y en un documental sobre lo acaecido ese día, subí en el vehículo para pedir a los manifestantes que se marcharan a casa. Por un lado, soy consciente que han utilizado esa imagen para manipular y generar un relato falso; con todo, no me arrepiento de haberme dejado la voz y la piel para evitar que esa noche hubiera más tensión. Quizás si no hubiéramos subido al vehículo ni insistido tanto en una movilización pacífica, hoy tendríamos otras imágenes ante la Conselleria con incidentes y altercados.

YOUTUBE
JORDIS

Usted y Cuixart pidieron a la gente que se fuera a casa pero muchos no le hicieron caso y se quedaron ante la Consellería de Economía. ¿Se les fue de las manos la concentración?

En toda gran manifestación siempre hay riesgo de que unos pocos rompan el civismo. Ocurre en cualquier gran concentración. No se nos fue de las manos, estuvimos dando la cara para evitar que unos pocos dañaran la imagen de todos. Nosotros habíamos previsto –como lo hemos acreditado ante el juez– mantener la protesta hasta las 12 de la noche. Poco antes de las 11 ya desconvocamos. Había unas 40.000 personas. Al cabo de media hora sólo quedaban unos pocos centenares ante la puerta. Fueron muy pocos los que no nos hicieron caso. Y después de subir al vehículo para pedir que se fueran, el grupo aún se redujo más. El temor no era la gente ante la puerta sino la desprotección de los vehículos de la Guardia Civil, que la Benemérita había literalmente abandonado sin protección y con armas en su interior.

"Si ERC se mantiene en sus trece, van a regalar la victoria a Manuel Valls"

No tengo dudas de que esa fue la trampa que nos tendieron. Estaban deseosos de que alguien robara las armas y, quién sabe, que incendiaran los vehículos de la Guardia Civil desprotegidos para justificar una respuesta contundente y criminalizar el independentismo. Pero nadie robó las armas ni quemó los vehículos. Los dañaron en la chapa, se pincharon las ruedas y se rompieron dos lunas. Injustificable en mi modo de ver, pero nada que ver con el relato que ellos querían obtener.

¿Volvería a convocar esa manifestación?

Creo en el derecho a manifestación y a la protesta pacífica. Esa movilización lo fue. La convocamos decenas de entidades –CCOO, UGT, Taula del Tercer Sector, asociaciones empresariales,...– y creo que se convocó de manera justificada. El día que nos censuremos y dejemos de manifestarnos libremente y pacíficamente, la libertad habrá perdido.

ESPACIO ECO