INTERNACIONAL
22/10/2018 20:29 CEST | Actualizado 22/10/2018 20:32 CEST

La caótica campaña para las elecciones presidenciales de Brasil encara la recta final

Bolsonaro, el candidato de la ultraderecha, lograría entre un 59 y un 60% de los sufragios, según las encuestas más recientes.

REUTERS
El ultraderechista Jair Bolsonaro y el izquierdista Fernando Haddad, en sendas imágenes de archivo.

El ultraderechista Jair Bolsonaro y el izquierdista Fernando Haddad se adentran este lunes en la recta final de la campaña para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, prevista para el domingo, que ha estado marcada por la ausencia del primero de los candidatos, a quien los sondeos señalan como favorito.

Bolsonaro ganó la primera vuelta del 7 de octubre con un 46% de los votos, quedándose a tan solo cuatro puntos de proclamarse vencedor sin necesidad de segunda vuelta. Las últimas encuestas auguran que repetirá victoria con una ventaja de más de diez puntos sobre Haddad.

Un sondeo sobre intención de voto publicado este lunes por MDA concede a Bolsonaro un 57 por ciento, frente al 43 por ciento de Haddad, en consonancia con mediciones recientes de Datafolha y BTG/FSB que dan al candidato de la ultraderecha brasileña entre un 59 y un 60% de los sufragios.

El aspirante del Partido Social Liberal (PSL) se ha mostrado confiado. En unas declaraciones de la semana pasada dijo que fijaría "velocidad de crucero" en esta segunda fase de la campaña electoral porque cree que el Palacio de Planalto está a su "alcance".

Bolsonaro se ha mantenido a la cabeza a pesar de que ha estado ausente de prácticamente toda la campaña electoral. El 6 de septiembre recibió una puñalada en el abdomen en pleno mitin que le tuvo hospitalizado hasta la misma semana de la primera vuelta.

Una vez superado el primer examen en las urnas, su equipo médico anunció que seguía débil y le recomendó guardar reposo, lo que ha dado vía libre a Bolsonaro para descartarse de los debates electorales con Haddad. Así, se ha dejado ver en contados actos, centrándose en las redes sociales.

#EleNao

Este fin de semana, el último previo a la jornada electoral, se ha repetido la gran manifestación anti Bolsonaro que ya hubo en primera vuelta. Bajo la consigna EleNao miles de manifestantes, sobre todo mujeres, se han echado a las calles de las principales ciudades para pedir el voto contra el representante de la extrema derecha.

Haddad, por su parte, ha intentado superar la derrota de la primera vuelta sumando el apoyo de los candidatos que quedaron descartados. Sin embargo, la mayoría han optado por dar libertad de voto a sus simpatizantes para no alinearse con el defenestrado Partido de los Trabajadores (PT).

El frente antipetista se movilizaba el domingo en las grandes ciudades con el lema "PT nao". El partido, que ha gobernado los últimos trece años, está cuestionado por los numerosos escándalos de corrupción que, entre otros, han llevado al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva entre rejas.

"Esta es una señal clara de que los ciudadanos están realmente preocupados por el futuro de Brasil y quieren en la Presidencia a alguien que no sea del PT", dijo Bolsonaro interrogado en el domingo en una entrevista de televisión sobre las movilizaciones del fin de semana.

Haddad ha retomado este lunes la ofensiva contra Bolsonaro advirtiendo a los brasileños de que la democracia del gigante suramericano peligrará si el jefe del PLS, que se ha definido como un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), gana el próximo domingo.

QUERRÁS VER ESTO

Bolsonaro: ¿un mesías para Brasil?

ESPACIO ECO