INTERNACIONAL
23/10/2018 11:31 CEST | Actualizado 23/10/2018 15:24 CEST

Erdogan sobre Khashoggi: "Fue un asesinato planificado"

El presidente turco comparece en el Parlamento para dar cuenta de la investigación policial.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha informado este martes ante el Parlamento en Ankara de las conclusiones de la investigación sobre la desaparición y muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi, que entró el 2 de octubre en el consulado de su país en Estambul para hacer un trámite burocrático y del que nunca más se supo. "Ahora tenemos la certeza de que fue asesinado", ha comenzado diciendo el mandatario.

Turquía, ha insistido, tiene derecho a saber y a investigar, porque aunque todo tuviera lugar en el consulado saudí y tiene inmunidad, está en suelo turco. "Sabemos que fue el periodista asesinado en un crimen salvaje y por eso estamos esperando que Arabia Saudí muestre la misma sensibilidad de todo el mundo. Han dado un paso importante confirmando el asesinato y ahora confiamos en que todos, del nivel más alto al más bajo, asuman responsabilidades. No es algo que surgió, sino que fue una operación planeada", ha denunciado.

Sabemos que fue el periodista asesinado en un crimen salvaje y por eso estamos esperando que Arabia Saudí muestre la misma sensibilidad de todo el mundo (...) No es algo que surgió, sino una operación planeada

"¿Por qué se reúnen 15 personas (saudíes) en Estambul el día del crimen? ¿De quién reciben órdenes esas personas? ¿Por qué no se permite registrar el consulado de inmediato, sino días después? ¿Por qué se hacen declaraciones insostenibles sobre el asesinato? ¿Por qué no hay un cadáver hasta ahora?", se ha preguntado el mandatario. "Hubo declaraciones oficiales incoherentes desde Riad. Ahora tenemos que saber dónde está el cuerpo. Tenemos información de que se dio a un local y tenemos que saber quién es este colaborador local", ha remarcado.

Erdogan ha dicho que hay información extra que se está analizando, pero todo insiste en que se trató de un acto planificado. "No podemos echar la culpa sólo a las fuerzas de seguridad. Eso no va a satisfacernos ni a nosotros ni a la comunidad internacional. Sólo se satisfará cuando todos reconozcan su responsabilidad por lo que pasó". "Es muy importante que haya una investigación imparcial y una delegación que haga esa investigación y aclare lo que ha pasado, si hay otras personas implicadas en este asesinato político".

Ahora tenemos que saber dónde está el cuerpo. Tenemos información de que se dio a un local y tenemos que saber quién es este colaborador

El presidente ha hecho un llamamiento al rey Salman y sus oficiales, para que los detenidos sean juzgados en Estambul, donde ocurrieron los hechos. Este llamamiento ha cosechado numerosos aplausos en el Parlamento. "Aquí es donde pasó. No puede ser ocultado por la inmunidad diplomática", ha repetido.

Los hechos, paso a paso

Según su relato, el pasado 2 de octubre el periodista entró al consulado a por unos papeles relacionados con su boda, una información que "fue trasladada" al equipo de al menos 15 agentes que se trasladaron a Estambul para recibirlo. Conocían perfectamente la cita. A las cuatro y media de la tarde del día previo ya llegó un primer avión, y así, en varios grupos, arribaron hasta 15 personas, mientras otro grupo de personal del consulado fue de exploración a un bosque.

Estos efectivos, dice, sacaron el disco duro del consulado y llamaron al periodista para confirmar su cita, ese mismo día. El informador llega de Londres a Estambul y va andando al consulado. Su prometida estuvo con él hasta que entró y ya no hubo noticias de él. A las 1.715 horas, la novia avisa a la policía de que él estaba dentro "contra su voluntad" y algo le podía haber pasado. Ven las cámaras de seguridad y ya en ese momento están "seguros", dice el presidente turco, de que no ha salido del edificio. Entienden que hay inmunidad diplomática y no podían actuar de inmediato, pero la maquinaria se echa a andar.

Con la policía encima y un fiscal asignado al caso, se llega a saber que un total de 15 saudíes habían cogido diversos vuelos para ir a Estambul apenas unas horas, que coinciden con el tiempo en que desapareció el escritor. Entre ellos había "expertos forenses". Todos se van de forma escalonada, confirma, y el último en irse de vuelta a Riad es "uno que se parecía a Khashoggi", que ha sido captado por cámaras de seguridad usando la ropa del muerto para hacer ver que salió vivo del edificio. El personal del consulado tuvo que irse de la legación, como ya dijo la prensa turca, tras una reunión de emergencia en la que el cónsul dio dicha orden.

Teníamos el derecho a hacer preguntas

Erdogan sostiene que ante la presión mediática y política -hasta un periodista de Reuters se coló en la legación-, Riad al final cedió y permitió el acceso. "Teníamos el derecho a hacer preguntas", ha dicho el presidente. "Tuvimos que esperar hasta el final para no acusar falsamente a nadie", añade. Habló con el rey saudí por primera vez el 14 de octubre y le facilitó la información que había y le explicó su decisión de investigar de forma conjunta. Los fiscales entraron ya con permiso al consulado y cuando les contó que el personal del consulado era incompetente y su trabajo, insuficiente. Por eso Riad quitó al cónsul.

Los días 18 y 19 de octubre hubo registros y sólo entonces confirmaron que había muerto en el consulado, durante una pelea. Ese mismo día habló con el rey saudí y le dijo que había en realidad 18 personas involucradas que habían sido arrestadas, "los mismos nombres" del equipo que había llegado en avión. El 21 reconocieron el asesinato.

ESTA ES UNA INFORMACIÓN EN DESARROLLO

ESPACIO ECO