INTERNACIONAL
23/10/2018 09:52 CEST | Actualizado 23/10/2018 09:54 CEST

Un asistente del rey saudí ordenó asesinar a Khashoggi: "Traedme la cabeza del perro"

El escritor, aparentemente, respondió al asesor de Riad con insultos durante un interrogatorio por Skype. La respuesta fue el asesinato.

Agencia EFE
Jamal Khashoggi, cuando aún trabajaba en Arabia Saudí.

Uno de los principales ayudantes del príncipe heredero de Arabia Saudí dirigió el asesinato del periodista Jamal Khashoggi a través de una llamada de Skype al consulado en Estambul (Turquía). Este asistente le dijo al equipo de agentes: "Traedme la cabeza del perro", después de que un interrogatorio con el columnista subiera de tono, según han informado diversas fuentes a la agencia Reuters.

Saud al-Qahtani, asesor de medios ahora despedido, era parte del círculo íntimo del príncipe Mohammed bin Salman y se le encomendó la tarea de defender a la familia real, y en particular al príncipe heredero, de los ataques en las redes sociales. Muchos en el reino temen a un ejército de trolls en línea leales al régimen, conocido por acosar a críticos como Khashoggi, en un programa que fue creado precisamente por Qahtani, según The New York Times.

Ocho fuentes diplomáticas sauditas, árabes y occidentales dijeron a Reuters que Qahtani dirigió también el interrogatorio del primer ministro libanés Saad Hariri en 2017, cuando fue detenido en Arabia Saudí y obligado a dimitir, una prueba que aparentemente involucraba humillación verbal y abuso físico.

El año pasado, Qahtani tuiteó que era absolutamente leal a la familia real y que no haría nada sin su permiso. "¿Crees que tomo decisiones sin orientación? Soy un empleado y un fiel ejecutor de las órdenes de mi señor el rey y mi señor el fiel príncipe heredero", escribió.

Un duro crítico del príncipe heredero, Khashoggi, de 59 años, desapareció después de que ingresara en el consulado de Riad en Estambul el 2 de octubre, para recopilar un documento para su próximo matrimonio. Según el informe, fuentes turcas dicen que Khashoggi fue capturado dentro del consulado por un equipo de 15 hombres que había llegado al país apenas dos horas antes.

Un individuo descrito por la agencia de noticias como una "fuente árabe de alto rango con acceso a inteligencia y enlaces a miembros de la corte real de Arabia Saudí" defiende que Qahtani se conectó a la sala del consulado a través de una videollamada y comenzó a lanzar insultos contra Khashoggi. El escritor saudí, aparentemente, respondió a Qahtani con insultos, momento en el que el asistente real le dijo a su equipo que matara al periodista."Traedme la cabeza del perro", dijo Qahtani.

Una fuente árabe de alto rango describió además el asesinato como una "operación torpe y fallida", y no está claro si Qahtani observó el asesinato del escritor o si ya se había desconectado.

Erdogan lo tiene todo

Las fuentes de inteligencia árabes y turcas dijeron a Reuters que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, está en posesión de una grabación de audio de la llamada de Skype y se niega a entregarla a los Estados Unidos. Se espera que Erdogan revele justo el martes lo que dijo que es la "verdad desnuda" sobre el asesinato de Khashoggi, un asesinato que Ankara sostiene que fue "planeado salvajemente".

Pocos días después de que Khashoggi ingresara al consulado, una fuente del gobierno turco dijo que la policía creía que había sido asesinado por un equipo enviado a Estambul, y el 17 de octubre, un periódico turco dijo que fue torturado y decapitado dentro del consulado.

Después de más de dos semanas de casi silencio, Arabia Saudí admitió el sábado que Khashoggi fue asesinado "en un altercado en la oficina consular", una explicación rechazada por amigos y enemigos por igual.

El discurso de Erdogan se produce cuando el presidente de los EEUU, Donald Trump, dijo que pensaba que el asesinato fue un "complot que salió mal", pero que no está "satisfecho" con la explicación de Riad sobre la muerte del colaborador de The Washington Post en un caso que ha empañado la imagen del poderoso príncipe heredero. Trump, quien había dicho que encontraba creíbles las explicaciones iniciales de Riad, dijo a los reporteros en la Casa Blanca el lunes: "No estoy satisfecho con lo que escuché" desde entonces, y esperaba saber más "muy pronto".

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, mientras tanto, se reunió con el príncipe heredero a puerta cerrada en Riad para conversar. El asesor de la Casa Blanca y yerno de Trump, Jared Kushner, dijo que había instado al príncipe Mohammed a ser "totalmente transparente", enfatizando que "el mundo está mirando".

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

En la diana

El caso ha puesto el centro de atención en el príncipe heredero, a quien se le atribuyó el liderazgo de una campaña de reforma, pero ahora está acusado de haber ordenado el asesinato de Khashoggi, una afirmación que Riyd niega. Y a medida que se filtraban más detalles sobre el asesinato, CNN transmitió imágenes que mostraban a un funcionario saudí actuando como doble de Khashoggi, vistiendo la ropa del periodista y saliendo del consulado.

Un asesor de Erdogan, Yasin Aktay, escribió en el diario Yeni Safak que la versión de los acontecimientos por parte de Riad "se perciben como una burla a nuestra inteligencia". El funcionario de seguridad que encabeza un equipo de 15 saudíes presuntamente enviados a Estambul, llamó al jefe de la oficina del príncipe Mohammed, Bader al-Asaker, "cuatro veces después del asesinato", agregó el asesor.

Abdulkadir Selvi, cuyas columnas del periódico Hurriyet son vigiladas atentamente para detectar indicios del pensamiento de Erdogan, escribió que Khashoggi fue estrangulado lentamente antes de que un especialista forense saudita cortara su cuerpo en 15 piezas mientras escuchaba música. "No podemos cerrar este archivo hasta que el príncipe heredero sea considerado y eliminado de su puesto", dijo Selvi.

El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudí, Adel al-Jubeir, un exenviado de Washington, apareció el domingo en Fox News para culpar a una "operación no autorizada" de personas que "superaron sus responsabilidades" y luego "trataron de encubrirla".

Con los restos de Khashoggi aún desaparecidos, la policía turca ha encontrado un automóvil abandonado perteneciente al consulado saudí en un estacionamiento subterráneo en el distrito de Sultangazi de Estambul, dijeron medios estatales.

Erdogan no acusado directamente a Riad. Los analistas dicen que prefería autorizar la filtración de información incriminatoria a los medios gubernamentales para presionar al reino. Ha sostenido dos veces conversaciones telefónicas con el rey Salman sobre la crisis, lo que algunos interpretaron como eludir al hijo del anciano monarca, el príncipe Mohammed.