POLÍTICA
26/10/2018 16:23 CEST | Actualizado 26/10/2018 16:23 CEST

Así está viviendo Rato sus primeras horas en la cárcel

Su compañero de celda será otro condenado por las tarjetas 'black'.

Rato
EFE
Rato

Primer día del exvicepresidente Rodrigo Rato en la cárcel de Soto del Real (Madrid). Lo primero fue pasar ayer los trámites pertinentes que fija el protocolo para los presos que ingresan por vez primera: se le hizo una fotografía, se le asignó un número, se le cacheó, se anotaron sus datos en el libro de registro y pasó un reconocimiento médico, todo ello en el Departamento de Ingresos.

Su primera noche la ha pasado en el módulo de ingresos, sin ninguna incidencia destacable, salvo el retraso que haya podido sufrir, como el resto de los presos, en la realización de las actividades ordinarias debido a la huelga de funcionarios de Prisiones.

EFE
Rato

Su compañero de celda: otro condenado por las 'black'

El exvicepresidente del Gobierno pasa este viernes por la tarde a un módulo de respeto en la cárcel madrileña de Soto del Real y contará con un preso de acompañamiento o de confianza en su celda: otro condenado como él por el caso de las tarjetas opacas o "black".

Se trata, según han indicado a Efe fuentes penitenciarias, de Gonzalo Martín Pascual, condenado a tres años de cárcel por las "black" que ayer por la tarde -día que acababa el plazo para su ingreso- se presentó en la misma prisión donde había acudido horas antes el que fuera presidente de Caja Madrid y Bankia.

Martín Pascual, que fue consejero de Caja Madrid a propuesta del sindicato UGT, será por tanto el recluso de acompañamiento de Rato.

EFE
Rat

Ambos serán trasladados esta misma tarde a un módulo de respeto, ideados para fomentar el clima de convivencia y máximo respeto entre los internos y en lo que los reclusos se acogen a una especie de contrato con normas y compromisos sobre el mantenimiento de las dependencias y se implican en tareas como el cuidado de los espacios comunes o la organización de actividades.

Las tarjetas opacas, también conocidas como tarjetas "black", permitieron a más de 80 miembros de la dirección y del Consejo de Administración de Caja Madrid y también de Bankia gastos al margen de sus retribuciones, que no eran declarados a Hacienda, ni por los beneficiarios ni por la entidad bancaria.

ESPACIO ECO