POLÍTICA
27/10/2018 12:40 CEST | Actualizado 27/10/2018 13:33 CEST

Quim Torra, en el aniversario de la DUI: "Volver atrás no es una opción"

El presidente de Cataluña dice que "el derecho de autodeterminación es irrenunciable".

TWITTER: GOVERN DE CATALUNYA
Quim Torra.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha admitido hoy que el primer año tras la declaración unilateral de independencia "no ha transcurrido como queríamos" por la "maquinaria represiva" del Estado, pero ha aseverado que mantiene el objetivo de una república y que "volver atrás no es una opción".

El presidente catalán ha iniciado su alocución recordando la literalidad de la DUI aprobada el 27 de octubre de 2017, que hacía "un llamamiento a los ciudadanos de la república catalana a hacernos dignos de la libertad que nos hemos dado y a construir un Estado que traduzca en acción y conducta las aspiraciones colectivas".

Y ha enfatizado que, un año después, el Govern se siente "absolutamente ligado y obligado" a esa DUI, porque "hemos venido a hacer exactamente esto, construir un Estado".

Pero Torra ha puntualizado que hace un año se declaró solo "políticamente" la república catalana en el Parlament, sin que se llegara a hacer efectiva.

"Este año que nos separa de esa fecha histórica no ha transcurrido como queríamos. Todo el peso represivo del Estado cayó sobre el Govern legítimo y democrático, sobre los máximos dirigentes de entidades civiles y contra centenares de ciudadanos", ha denunciado.

En todo caso, Torra ha afirmado que países que han precedido a Cataluña en la búsqueda de su "anhelo de libertad" han pasado un periodo "difícil entre la declaración de independencia y su realización efectiva".

"Nadie dice que será fácil, pero volver a atrás no es una opción", ha alertado Torra, que ha expresado su compromiso con "la libertad, los derechos civiles y la democracia", que "no serán moneda de cambio de ninguna negociación", al tiempo que ha reiterado que tampoco "renunciarán" al derecho a la autodeterminación.

Torra ha incidido en que la "maquinaria represora del Estado" hace un año "pretendió pisotear la democracia catalana, destituyendo a un Govern escogido democráticamente y disolviendo un Parlament con mayoría independentista que no les gustaba", pero la respuesta del Estado aplicando el artículo 155 de la Constitución "no les salió bien", a su juicio, porque "perdieron las elecciones" del 21-D.

El presidente catalán ha alertado de que desde entonces "nada ha cambiado en la represión ejercida por el Estado" y que estamos "a las puertas de un juicio -del procés- que será una farsa".

Ha subrayado, en este contexto, que "las prisiones, el exilio, los golpes y las sentencias son las semillas de nuestra libertad", pero ha remarcado que de lo que haga su Govern solo se le puede pedir "cuentas" al mismo ejecutivo, y no a los procesados.

Torra ha considerado que se trata de un juicio "contra todo el pueblo de Cataluña", un pueblo que considera que quiere ser "republicano", se niega a "tolerar la represión" y que "tiene todo el derecho a autodeterminarse".

En este sentido, ha insistido en que no va aceptar nada que no sea la absolución y, en caso contrario, ha avisado de que se van a enfrentar a una condena con "la determinación del 1 de octubre y la fuerza y solidaridad del 3 de octubre" de 2017.

En este contexto, Torra ha llamado al soberanismo a actuar con "grandes dosis de organización, inteligencia y carácter".

PULEVA PARA EL HUFFPOST