TENDENCIAS
30/10/2018 17:54 CET | Actualizado 30/10/2018 17:54 CET

Gloria Camila entró en 'Supervivientes' tras sufrir depresión y estar llena de complejos

"Quería formatearme".

mtmad

Gloria Camila se convirtió en una de las claras favoritas de la audiencia para ganar la edición de Supervivientes (Telecinco) en la que participó. Sin embargo, la joven manifestó su deseo de irse en una de sus nominaciones, y finalmente los espectadores decidieron echarla.

Ahora, más de un año después de su paso por el reality, la hija de Rocío Jurado y José Ortega Cano ha confesado que lo que de verdad le dio el empujón final para participar en el concurso fue una depresión y el peso que cogió a consecuencia de la enfermedad.

La joven lo ha relatado en su programa de mtmad, donde se ha abierto por completo y ha expuesto cómo fue su enfermedad y a qué miedos se enfrentó. Además, la hija de la artista ha censurado a la gente que se aprovecha de los complejos de los demás para atacar.

"Todos somos humanos. Vengo a hablaros sobre mis complejos y sobre mis miedos", ha comenzado Gloriaca. La joven se acomplejó por sus subidas y bajadas de peso. "Siempre he sido de constitución delgada y pasé una época muy mala de mi vida y todo lo que yo sufría lo sufría mi cuerpo. Me vinieron muchos golpes de repente con 18 años y mi cuerpo era mi escudo. Comía, tenía muchísima ansiedad, comía a todas horas, los fines de semana bebía muchísimo alcohol y no era consciente del daños que estaba haciendo a mi cuerpo. En un mes y medio engordé 10 kilos", ha confesado.

Según ha contado, lo que afectaba a Gloria Camila no era tener más o menos kilos, sino haber pasado "de una 32 a una 38". "Me agobiaba ver que no era yo, que no era mi cuerpo, no me sentía cómoda y usaba ropa ancha. Me pintaba demasiado para verme guapa, era un cuerpo que no sabía controlar y tampoco ponía remedio. Probé mil dietas, mil cosas, comer sano, pero era tal la depresión y la ansiedad...", ha contado la exconcursante de Supervivientes.

La joven decidió poner punto y final a esa etapa y se dijo a sí misma "para y piensa". Esa fue la razón por la que participó en Supervivientes: "Quería formatearme. Mi vida y mi mente. Fue de lo mejor que hice".

Además, perder diez kilos en el concurso ayudó mucho a Gloriaca a sentir que volvía a ser ella, según ha relatado. La joven, que ya no tiene depresión ni ansiedad, ha aprovechado para afear a quienes la atacaron por su aspecto físico y a quienes ponen el foco en cada edición de Supervivientes en los concursantes que menos peso pierden.

"Cuando vi las críticas de que no cabía en el sofá, que me llevaran al dietista... Llevar a una persona a un programa y exponerla como si fuera carne y decir que por qué no adelgazas me parece penoso. Me han llamado gorda. Iros un poco a tomar el aire fresco". Según la hija de Ortega Cano, quienes tienen este comportamiento lo hacen por "sentirse superior criticando a otros".

"Me quiero con locura", ha sentenciado, para pasar a hablar de otro tipos de complejos "no físicos", como la timidez y sobre su mayor miedo, decepcionar y perder a la gente que cree en ella.