POLÍTICA
05/11/2018 13:04 CET | Actualizado 05/11/2018 14:22 CET

Cospedal deja la dirección del PP

La exministra seguirá como diputada en el Congreso.

GTRES
Cospedal

La exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal ha comunicado hoy al líder del partido, Pablo Casado, que renuncia a su condición de miembro del Comité Ejecutivo Nacional, según un comunicado remitido por la propia exministra.

Cospedal ha tomado esta decisión "ante los múltiples ataques" que ha "recibido estos días por las conversaciones mantenidas con el excomisario Villarejo y para evitar que esos ataques se hagan extensivos a la formación política".

No obstante, en el comunicado Cospedal solo habla de que deja la dirección del partido, pero no su escaño en el Congreso ni la presidencia de la Comisión de Asuntos Exteriores.

"Como ya he reiterado en más de una ocasión, yo no he mentido nunca acerca de mi conocimiento del excomisario Villarejo, y de haber mantenido algunas reuniones con él", indica Cospedal. Reitera en el comunicado que siempre mantuvo estos contactos "pensando" que era su "obligación" para tener toda la información "posible" acerca de los hechos que pudieran "perjudicar" al PP.

Acto seguido, dice que se están haciendo "manipulaciones" sobre las "cintas", que ofrecen una imagen "distorsionada" de la realidad: "Son extractos editados que solo tratan de perjudicar y dañar mi imagen personal". "Algo que no quiero que se extienda al Partido Popular", apostilla.

EL HUFFPOST
Cospedal

La decisión de Cospedal llega el mismo día en el que se ha conocido a través de moncloa.com que Cospedal y Villarejo trataron de espiar al hermano de Alfredo Pérez Rubalcaba en 2009, cuando el socialista era ministro del Interior.

A lo largo de los últimos días se han filtrado conversaciones entre Cospedal, su marido, Ignacio López del Hierro, y el excomisario en las que se trataban temas como las investigaciones judiciales de casos de corrupción y el encargo de espiar a su compañero de partido Javier Arenas.

Cospedal y Villarejo se reunieron en secreto en su despacho en la calle Génova de Madrid en verano de 2009, en pleno estallido del caso Gürtel. Unos días más tarde, la 'número dos' del PP entonces denunciaba que miembros del Partido Popular estaban sufriendo escuchas ilegales.

Todo esto ha provocado un auténtico terremoto político, dentro del propio PP. El propio Casado dijo esta semana en Huelva, tras días de silencio, que Cospedal no había mentido en ningún momento, pero recalcó que él sólo se debía a los afiliados del partido.

El caso Cospedal se ha convertido en una prueba de fuego para Pablo Casado respecto al nivel de ética de la nueva dirección. Sectores del partido piden en privado que Cospedal se aparte, pero Casado le debe su victoria en las primarias (los compromisarios 'cospedalistas' lo apoyaron en segunda vuelta, ganando así a Soraya Sáenz de Santamaría, que había vencido en la primera ronda).

El PP dice que ha sido "de mutuo acuerdo"

Tras conocerse la noticia, el actual 'número dos' del partido, Teodoro García Egea, ha comentado en rueda de prensa que la salida de Cospedal del Comité Ejecutivo Nacional se ha producido de "mutuo acuerdo" con la dirección.

Es una decisión que le "honra", ha señalado García Egea, que ha recalcado que se trata de "temas del pasado".

Además, desde Génova se ha instado a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que dimita "con la misma rapidez" que lo ha hecho Cospedal, en alusión a su conversación también con Villarejo.

El secretario general del PP, además, ha explicado que el escaño como diputada es una cuestión personal de Cospedal y desde el partido no se le ha pedido que lo abandone.

ESPACIO ECO