INTERNACIONAL
07/11/2018 03:28 CET | Actualizado 07/11/2018 03:28 CET

La mutilación genital de las niñas ha descendido bruscamente en África

Pero en Yemen ha aumentado mucho y en Irak está muy presente.

AFP News

La práctica de la mutilación genital a niñas menores de 14 años ha registrado un gran descenso en la mayoría de las regiones de África en las últimas tres décadas, según un amplio estudio divulgado por la revista científica BMJ Global Health.

La publicación advierte, sin embargo, de que el declive varía por países y subraya que en las dos naciones del oeste de Asia analizadas, Irak y Yemen, la mutilación genital femenina no ha mostrado signos de retroceder.

El trabajo se basa en el análisis de diversas encuestas elaboradas en 29 países de África, más Irak y Yemen, entre 1990 y 2017, que incluyen información referente a 208.195 niñas.

Las tendencias detectadas a partir de esos datos indican que la mutilación de las niñas ha registrado un mayor declive en el este de África, seguido por el norte y el oeste de ese continente.

La prevalencia de esa práctica cayó del 71,4% en 1995 hasta el 8% en 2016 en el este de África, del 58 al 14% entre 1990 y 2015 en el norte de África y del 73,6 al 25,4% en el oeste del continente entre 1996 y 2017.

En Yemen ha crecido esta práctica

En Yemen, en cambio, la práctica afectaba al 1% de las niñas en 1997, pero pasó al 15,9% en 2013, mientras que en Irak, el único punto de datos disponible, de 2011, indica que el 21% de las niñas menores de 14 años sufrió mutilación genital.

El estudio publicado en BMJ Global Health, elaborado por investigadores de la Universidad de Northumbria, en Reino Unido, subraya que las tendencias detectadas en África constatan el éxito de las iniciativas nacionales e internacionales para erradicar estas prácticas.

Aun así, recalcan que todavía quedan "razones significativas para la preocupación".

"Los factores de riesgo todavía están presentes, lo que significa que potencialmente podría darse una tendencia inversa en algunos países", advierte el estudio.

ESPACIO ECO