POLÍTICA
07/11/2018 07:40 CET | Actualizado 07/11/2018 07:48 CET

Àngels Barceló, tras la sentencia del Supremo sobre las hipotecas: "El escándalo, ahora, es mayúsculo"

"Otra vez..."

GTRES
GTRES

"El escándalo, ahora, es mayúsculo". La periodista de la Cadena Ser Àngels Barceló ha publicado un demoledor comentario —titulado Gana la banca—, en el que muestra su estupefacción después de que el Tribunal Supremo haya determinado que son los clientes, y nos los bancos, quienes deben hacerse cargo de pagar los impuestos derivados de las firmas de las hipotecas.

Lo llamativo es que tras la sentencia de hace dos semanas, que decía que eran los bancos los que tenían que pagar los impuestos, el presidente de la sala que la dictó adoptó una decisión sin precedentes al paralizar los recursos pendientes para volver a estudiar el caso. Este martes, ha dado marcha atrás.

Esta paralización, que generó tal polémica que llevó incluso al presidente del Supremo, Carlos Lesmes, a hablar del daño a la imagen de la institución: "Pues bien, ese daño y ese descrédito quedan hoy en nada después de que el Supremo revoque la sentencia anterior", ha resaltado Barceló, antes de explicar que "los ciudadanos celebraban hace unos días que se revocara el reglamento que les obligaba a ellos, a los clientes, a pagar los gastos y hoy observan con estupefacción como, otra vez, gana la banca".

"No ha sido hoy un buen día para la justicia española", ha sentenciado la periodista.

Pincha aquí para escuchar el comentario en la web de la Cadena Ser

Hoy la justicia española está en el centro de la actualidad, por diversos motivos. Otra vez toca hablar del papel de la justicia, que no deja de tener protagonismo.

La primera noticia llega desde Estrasburgo, donde el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado a España por vulnerar el derecho a un juicio justo de Arnaldo Otegi. Otegi recusó a una de las jueces que formaba el tribunal por el Caso Bateragune, la recusación no fue aceptada, fue juzgado, condenado y encarcelado y ahora Europa dice que el juicio no cumplió con todas las garantías. Europa le dice a España que todo el mundo tiene derecho a un juez imparcial, incluso aquellos que han amparado a los terroristas. Al final, Europa como garantía y la justicia española que debe tomar nota una vez más de lo que llega de Estrasburgo. Porque los tribunales europeos también forman parte de nuestra justicia, de la justicia española.

Y la segunda y más grave, después de un día y medio de deliberaciones el Tribunal Supremo ha fallado a favor de los bancos. Tras la sentencia, de hace dos semanas, que decía que eran los bancos los que tenían que pagar los impuestos derivados de las firmas de las hipotecas, hoy da marcha atrás. Tras la sentencia, y en una decisión sin precedentes, el presidente de la sala que la dictó decidió paralizar los recursos pendientes para volver a estudiar el caso, lo que generó tal polémica que llevó incluso al presidente del Supremo, Carlos Lesmes, a hablar del daño a la imagen de la institución.

Pues bien, ese daño y ese descrédito quedan hoy en nada después de que el Supremo revoque la sentencia anterior. El escándalo, ahora, es mayúsculo. Los ciudadanos celebraban hace unos días que se revocara el reglamento que les obligaba a ellos, a los clientes, a pagar los gastos y hoy observan con estupefacción como, otra vez, gana la banca.

No ha sido hoy un buen día para la justicia española.