POLÍTICA
08/11/2018 14:28 CET | Actualizado 08/11/2018 14:46 CET

El tirador tenía "clara voluntad" de atentar contra Sánchez pero le faltaba "apoyo logístico"

Los Mossos dejan claro que por falta de ganas no era

AFP
AFP
AFP

El portavoz de los Mossos d'Esquadra, Albert Oliva, ha asegurado este jueves que el tirador vecino de Terrassa (Barcelona) detenido por presuntamente querer matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía la "clara voluntad" de atentar contra él pero no tenía diseñado un plan concreto porque necesitaba "apoyo logístico".

Oliva ha asegurado en rueda de prensa que al hombre, vigilante de seguridad, se le han incautado en su casa 16 armas de fuego, largas y cortas, algunas de ellas modificadas e ilegales, y munición de guerra; de hecho, se localizó un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador Skorpion vz.61 y rifles de precisión.

EFE
EFE

El detenido, que en principio no tenía vínculos con grupos de extrema derecha, dijo, tras conocerse la voluntad del Gobierno de exhumar a Franco del Valle de los Caídos, que estaba dispuesto a "sacrificarse por España" sin importarle las consecuencias, como acabar en prisión.

El tirador, que había competido en tiro olímpico y tenía experiencia, tenía "un claro compromiso y convencimiento" de realizar el atentado y afirmaba que solo "le faltaban elementos logísticos" para ejecutarla, ha precisado el inspector.

Denuncia de Vox

La denuncia contra él la presentó una coordinadora local de Vox tras tener conocimiento de los planes del tirador en un chat de Whatsapp, según ha informado el partido, y, al tener esta información y hacer las comprobaciones correspondientes, se inició un operativo policial "de máxima urgencia".

El inspector ha añadido que el "objetivo prioritario" de la investigación ha sido resolver el caso con la máxima rapidez y discreción al ser un tema de seguridad que podía afectar al presidente del Gobierno.

El portavoz de Mossos ha destacado que se comunicó la investigación inmediatamente al servicio de seguridad de la Moncloa y a la Guardia Civil, a quien corresponde el control de armas, y que pasaron de dos a cuatro días entre la denuncia y la detención.

Hijo de un alcalde franquista

El detenido Manuel M.S. es vigilante de seguridad, vecino de Terrassa, de nacionalidad española y de 63 años, vivía solo y es hijo del último alcalde franquista de Rubí (Barcelona), Manuel Murillo Iglesias, que ejerció el cargo de 1962 a 1977.

Fue detenido el 19 de septiembre cuando salía de su coche por unidades especializadas de la Comisaría General de Información de los Mossos, que también registraron su casa, donde hallaron el arsenal de armas, y, pese a que no declaró ante la policía catalana, nunca escondió sus planes en otros entornos, según fuentes consultadas.

Le faltaba apoyo

Según fuentes conocedoras, el hombre reclamó de forma reiterada, con obcecación, en un chat de Whatsapp, que tenía "medios" y que solo le faltaba el apoyo logístico para atentar contra el presidente, y que estas peticiones se incrementaron después de saberse la intención del Gobierno de exhumar a Franco.

Como ejemplo de este apoyo logístico, Oliva ha precisado que podía tratarse de tener acceso a la agenda oficial del presidente hasta tener un medio para huir tras la acción o algún espacio donde esconderse para no ser capturado.

Los Mossos llevaron el caso al juzgado de guardia de Terrassa: recayó en el Juzgado de Instrucción 4, que envió el detenido a prisión preventiva, lo que fue confirmado después por el Juzgado de Instrucción 3, que lleva el caso por delito de conspiración para atentar contra autoridad con uso de arma, amenazas graves, posesión ilícita de armas y delito de odio.

Dos licencias

El vigilante de seguridad de 63 años detenido hace tres semanas por los Mossos d'Esquadra por alardear en redes sociales de que tenía intención de atentar contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía dos licencias y permiso para 13 armas, según confirman a Europa Press fuentes policiales.

La información consta en el registro de la Guardia Civil, el cuerpo policial con competencias en materia de intervención de armas. Estas fuentes han explicado que la consulta se ha realizado en el marco de la investigación que ha trascendido este jueves por la que se mantiene en prisión Manuel M.S., un vigilante de seguridad con experiencia en el manejo y manipulación de armas.

En el registro de su domicilio, el 19 de septiembre, se localizó un arsenal de 16 armas cortas y seis largas, con rifles de precisión y un subfusil de asalto. Había un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador Skorpion vz. 61, y cuatro rifles de precisión. En el coche guardaba dos pistolas, una de ellas modificada e ilegal.

El detenido, que presuntamente quería matar al presidente Pedro Sánchez como venganza por la exhumación de Franco, fue campeón de España de 100 kilómetros entre los años 1993 y 1996, compitiendo con el club de atletismo de Rubí (Barcelona). Fuentes policiales lo vinculan con círculos de la extrema derecha.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

EL HUFFPOST PARA ENDESA