TENDENCIAS
11/11/2018 10:19 CET | Actualizado 11/11/2018 10:21 CET

Lo que NO debes hacer si un niño tiene algo atascado en la nariz o el oído

Los niños de entre 1 y 4 años son los más propensos a requerir extracciones de este tipo.

¿Alguno de tus hijos ha cogido alguna vez un objeto pequeño y, solo porque sí, se lo ha metido por el oído o por la nariz? No es el único.

Según un reciente estudio británico, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) gasta unos 3 millones de euros al año en extraer objetos del interior de conductos auditivos y nasales. Los niños representan el 95% de los casos de este tipo de obstrucciones en conductos auditivos y el 85% de los casos en fosas nasales.

Los niños de entre 1 y 4 años son los más propensos a requerir extracciones de las fosas nasales, mientras que entre 5 y 9 años suelen acudir a urgencias más a menudo debido a obstrucciones en el oído, según los datos del HES, el almacén de datos de todas las admisiones en urgencias atendidas por el NHS.

El informe Will Children Ever Learn? (¿Aprenderán alguna vez los niños?) analizó estos datos. De 2010 a 2016 hubo una media de 1218 extracciones de objetos en fosas nasales y 2479 en conductos auditivos al año en el Reino Unido.

"La presencia de objetos externos en el interior del cuerpo de niños suele deberse a la curiosidad, al impulso de explorar sus orificios y a la entrada accidental de estos objetos", señala.

Likica83 via Getty Images

Al consultarlo con padres en Twitter, no parecieron sorprenderse. Una madre comenta en declaraciones a la edición británica del HuffPost que su hijo se metió una pegatina por el oído y tuvo que pasar por el quirófano para extraerla.

Otra madre cuenta que su hijo se metió un caramelo azul por la nariz. "Su padre intentó sacarlo y lo acabó metiendo aún más dentro. Tuvimos que llevarlo a urgencias para que se lo sacaran", resume.

Otra madre dice que a su hijo se le quedó atrapada en el oído una bola de las del Tragabolas.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene un objeto atascado en un orificio?

Ashley Martin, director de proyectos de salud pública de RoSPA, aconseja a padres y cuidadores que mantengan los objetos pequeños fuera del alcance de los niños pequeños, sobre todo si son menores de 3 años, y prestar especial atención a la edad recomendada para el uso de determinados juguetes.

"Cuando son niños mayores es poco realista recomendar a los padres que mantengan los objetos pequeños fuera de su alcance; en estos casos es más recomendable vigilar a los hijos para ver si muestran alguna tendencia a hacer esto. Buscar ayuda médica es importante si sucede un incidente de este tipo, sobre todo si el objeto en cuestión es una pila de botón, ya que puede causar daños importantes al niño", expone Ashley Martin.

Si percibes que uno de tus hijos tiene un objeto firmemente alojado en la nariz o en el oído, el NHS advierte a los padres que no se arriesgan a introducir más el objeto al intentar sacarlo. En estos casos, se recomienda acudir inmediatamente a urgencias. Si la nariz del niño está obstruida, enséñale a respirar por la boca.

En ocasiones, los padres pueden no darse cuenta de que sus hijos tienen algún objeto alojado en alguno de sus orificios. Sin embargo, hay señales que pueden servir de alerta.

Si hay algún objeto atascado en la nariz, pueden quejarse por picores o dolores. Quizás no perciban bien el olor por un orificio, sangren por dicho orificio o tengan mal aliento.

Si hay algún objeto alojado en el oído, pueden manifestar dolor de oído, enrojecimiento alrededor o dentro de la oreja, secreciones o audición reducida.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Niños escondiéndose See Gallery