INTERNACIONAL
13/11/2018 05:59 CET | Actualizado 13/11/2018 06:01 CET

Corea del Norte sigue desarrollando en secreto su programa nuclear, según un informe del CSIS

Ha ampliado o reforzado 13 bases para poder lanzar misiles "en caso de emergencia".

DigitalGlobe/ScapeWare3d via Getty Images

Corea del Norte continúa desarrollando de manera secreta su programa de armamento nuclear a pesar de las conversaciones que mantiene desde hace meses con Estados Unidos, según un informe presentado por el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS).

El documento sostiene que, a pesar de las reuniones entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, Pionyang está reforzando 13 instalaciones secretas que sirven, principalmente, para almacenar armas nucleares.

Estas mejoras incluyen la ampliación de alguna de estas bases y la construcción de vías de acceso.

El informe incluye fotos de satélite que permiten ver que, en los últimos meses, Corea del Norte ha realizado una serie de trabajos de mejoras en una serie de instalaciones que "posibilitarían el lanzamiento de misiles en caso de emergencia".

Esta información supone un varapalo para Trump, quien en los últimos meses se ha jactado de los progresos alcanzados tras su cumbre con Kim en Singapur del 12 de junio, que dio pie, entre otros gestos, al desmantelamiento en julio de la base de misiles de Sohae, en el noroeste del país.

Posibilitarían el lanzamiento de misiles en caso de emergencia"CSIS

"El desmantelamiento de la estructura de lanzamiento de satélites de Sohae por parte, a pesar de su gran impacto mediático, oscurece la amenaza militar a las fuerzas de EEUU y de Corea del Sur procedente de otras bases de lanzamiento de misiles balísticos no declarados", apunta el CSIS.

Kim se comprometió a abandonar su programa nuclear y se mostró dispuesto a que se realizaran inspecciones por parte de organismos internacionales a cambio de que EEUU efectuara también concesiones. Sin embargo, en las últimas semanas, las negociaciones se han enfriado.

Pionyang considera que ya ha dado varios pasos que no han tenido la respuesta esperada por parte de Washington, que ni ha relajado las sanciones ni ha cancelado sus maniobras militares conjuntas con Corea del Sur, consideradas una provocación por los norcoreanos.

ESPACIO ECO