ECONOMÍA
14/11/2018 16:37 CET | Actualizado 31/12/2018 21:34 CET

El Gobierno y los autónomos llegan a un principio de acuerdo para subir la cuota unos 5 euros al mes

Los trabajadores por cuenta propia pagarán cada mes unos 283 euros a la Seguridad Social.

RapidEye via Getty Images

El Ministerio de Trabajo ha alcanzado un principio de acuerdo con las dos principales organizaciones de autónomos, la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), para subir las cotizaciones de estos trabajadores a la Seguridad Social.

Tras numerosos desencuentros, el acuerdo se ha logrado tras una reunión celebrada este miércoles a mediodía en la sede del ministerio en la que han participado los presidentes de ambas asociaciones, Lorenzo Amor (ATA) y Eduardo Abad (UPTA), y, por parte del Gobierno, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granados, y la directora general de Trabajo Autónomo, María Antonia Pérez León.

La base mínima de cotización, la utilizada por el 80% de los autónomos, se incrementará un 1,25%. Es decir, pasará de los 932,70 euros actuales (desde julio) a unos 944,35 euros en 2019.

Esta base es la que sirve para calcular el importe que pagan estos trabajadores cada mes a la Seguridad Social. UPTA asegura que el porcentaje que se utiliza para calcular el importe de la cuota mensual también subirá de manera progresiva: un 30% en 2019, un 30,3% en 2020, un 30,6% en 2021 y un 30,9% en 2022. Actualmente se encuentra en el 29,8%.

La cuota del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos subirá unos 5 euros al mes (unos 60 euros al año). Pasará de los 278 euros mensuales actuales a unos 283 euros.

Los presidentes de las asociaciones, Lorenzo Amor (ATA) y Eduardo Abad (UPTA), han confirmado en sus cuentas de Twitter este principio de acuerdo. Ambos señalan que la subida va en la misma línea que la que se ha producido en los últimos 15 años.

La tarifa plana de 50 euros que disfrutan los nuevos autónomos durante 12 meses también se verá incrementada hasta los 60 euros. "Se asemejará a la cotización de los contratos de aprendizaje y formación en el régimen general, entendiendo que esta figura es la que más se aproxima a la de un emprendedor", aseguran desde UPTA.

Más derechos para los autónomos

Este principio de acuerdo supone además una mejora de las prestaciones y de la protección de estos trabajadores. A partir de 2019, cotizarán por todas las contingencias: pensiones, incapacidad por enfermedad, cese de actividad y formación profesional.

El acuerdo incluye una flexibilización del acceso a la prestación por cese de actividad. Es decir, que los autónomos puedan tener una especie de paro, similar a la de los asalariados.

"Estas prestaciones harán posible que nuestro colectivo goce de una protección social similar a la que desde hace años disfrutan los trabajadores por cuenta ajena, rompiendo de esta manera la brecha existente entre ambos", ha señalado UPTA en un comunicado.