POLÍTICA
23/11/2018 11:08 CET | Actualizado 23/11/2018 11:09 CET

Luis Melgar: "La mayoría de la sociedad española está a favor de la gestación subrogada"

Entrevista con el diplomático español que narra la experiencia de ser padre en 'La cigueña vino de Miami'

CARLOS PINA
Luis Melgar

Desde un punto de vista sosegado y sin endulcorar la historia. Así ha querido contar el momento más especial de su vida el diplomático Luis Melgar, actualmente primer secretario de la embajada española en Venezuela, y que ha decidido publicar la crónica de ser padre a través de la gestación subrogada.

De esa manera Melgar (Madrid, 1980), confiesa en esta entrevista, quiere contribuir al debate que hay en España. Él y su marido Pablo lo tienen claro: hay que legalizar la gestación subrogada. Y, además, entiende que la mayoría de la sociedad española está a favor. Ellos hicieron todo el proceso en Florida, mantienen contacto con la gestante, Salisha, y quieren que su hija Paula la conozca en el futuro.

¿Por qué elegís la gestación subrogada?

Queríamos sentirnos padres desde el minuto menos uno, ser papás incluso desde antes que Paula naciera. Gracias a este sistema, cuando empezamos con el proceso de la fecundación ya nos sentimos padres. Cuando nos dijeron que hay tres embriones y nos mandaron las fotos, se nos saltaron las lágrimas y dijimos 'estos son nuestros hijos'. Esa posibilidad de sentir a tu hijo durante los nueve meses, de acompañar durante todo el proceso y ser padres desde el primer instante era lo que queríamos.

¿Y no la adopción?

Es un método fantástico que nosotros barajamos y que no descartamos para el futuro porque queremos darle un hermano a Paula. Ahora mismo tenemos un embrión congelado, por lo que primero intentaremos que el embrión venga al mundo, pero no descartamos la adopción. Pero no es un proceso fácil, pediría a nuestros legisladores que pensaran en regular más esta materia para que fuera más sencillo.

¿Tuvisteis dudas?

No. Desde nuestra primera cita hablamos de que en un futuro queríamos ser padres, pero no sabíamos cuál sería el método. Durante los trece años que hemos tenido para reflexionar sobre esto, barajamos muchas opciones. Pero una vez que nos decantamos por esto, jamás hemos tenido ninguna duda.

CARLOS PINA
Luis Melgar

¿Tendría que ser legal en España la gestación subrogada?

Sí. Pido a nuestros legisladores que busquen una regulación garantista y proteccionista y que, sobre todo, asegure el derecho de toda mujer a decidir sobre su cuerpo. Evidentemente esto pasa por un debate sosegado, creo que ahora mismo hay una demanda social y que la mayor parte de la sociedad está a favor de esto. Es necesario informar y que la gente conozca bien cómo es el proceso y los riesgos. Y proteger los derechos de todas las partes.

El Gobierno actual, como ha evidenciado siempre la vicepresidenta, es contrario a la gestación subrogada...

Siempre he pensado que casi todas las opiniones son igualmente válidas y que es necesario un debate para alcanzar un consenso. Es legítimo tener dudas, no hay nada que sea perfecto en el mundo. Por eso creo en la regulación del Estado. Normalmente, la prohibición es un paso extremo. Y prohibir a una mujer tomar una decisión sobre su propio cuerpo es algo que no me gusta. Dicho esto, hay que poner sobre la mesa todas las opiniones.

No creo que las parejas que recurrimos a la gestación subrogada hagamos nada ilegal

Surge una duda. Es diplomático, trabaja al servicio del país, y hace una cosa que no es legal en España. ¿Es una contradicción?

No. Es que la regulación española no prohíbe, lo que he yo he hecho no es ilegal. Nuestra ley de reproducción asistida en España lo que dice es que un contrato de gestación subrogada es nulo, pero no puede regular los que se realicen en otros países. Lo que ha hecho el Estado español, basándose en la sentencias del TEDH y en la regulación española, es inscribir a nuestra hija como española. No creo que las parejas que recurrimos a la gestación subrogada hagamos nada ilegal.

No le han dado el permiso de maternidad que pidió en el Ministerio...

Efectivamente. Eso es curioso.

Esto se ha llevado al Supremo...

Las sentencias del Alto Tribunal referidas a la Seguridad Social sí que dicen que las parejas que acceden a este proceso tienen derecho a los permisos de maternidad. Ahora bien, la regulación de Muface es diferente. Con lo cual, a mí lo que me dijeron desde el servicio de personal del Ministerio hablando de lo que había dicho Función Pública es que la sentencia del Supremo no era extrapolable a Muface.

CARLOS PINA
Luis Melgar

¿Por qué Estado Unidos?

Nos pareció que la legislación de Florida -hay otros estados incluso donde no es legal- era muy garantista para nosotros y la gestante. Queríamos que la mujer que nos ayudara en este proceso fuera una mujer libre, que hubiera tomado la decisión por altruismo y ganas de ayudar. Por otro lado, la legislación tiene allí unos requisitos que cumplimos.

Si dice que se hace de manera altruista, ¿por qué no lo hizo o se lo pidieron a una mujer de su entorno?

El principal obstáculo es de carácter legal. Al estar prohibido en España el contrato, hubiera sido ilegal en España. Había que hacerlo en un sitio que fuera legal. No tenemos amigas tan íntimas en EEUU, no se dio la opción. Si fuera legal en España, la gente podría recurrir a personas de su entorno. Hubiera sido precioso haberlo hecho con alguien de nuestro entorno, pero en España no es posible.

¿Cómo fue el proceso?

Fuimos muy afortunados porque salió todo prácticamente a la primera. Tengo que dar las gracias al doctor Hoffman que hizo la magia y consiguió que la fecundación saliera a la primera. La parte médica ha sido perfecta, aún así fue largo. Primero tienes que hacer la donación esperma. Luego hay que encontrar a la gestante, encontramos por la agencia a Salisha meses después y ella tuvo su proceso de preparación para el embarazo. Al final todo salió bien.

¿Cómo fue la relación con Salisha?

Muy buena. Tuvimos química desde el primer momento, creamos un chat desde que hablamos por Skype. Hablábamos a diario, ella tiene un hijo pequeño, Joel. Fuimos haciéndonos amigos. A día de hoy la mantenemos, seguimos hablando mucho con ella y le mandamos fotos de Paula. Queremos que nuestra hija mantenga el contacto con ella y cuando sea un poco más mayor que vaya a Florida y conozca a su gestante (o como dijo ella misma su "cigueña"). Ella nos dio la idea para el título del libro.

¿Cuánto costó? ¿Se puede saber?

Sí, sí, soy transparente. Unos 150.000 euros, incluyo ahí también los viajes y desplazamientos. Evidentemente es muy caro. La parte que no nos gusta del sistema americano es que la mayoría de ese dinero no va destinado a compensar a la donante de óvulos ni a la gestante por todo el tiempo.

¿Llegasteis a hablar con ella por qué lo hacía?

Por supuesto. Una cosa que más interesaba era por qué Salisha había tomado esa decisión, hablamos muchísimas horas. Una mujer que viene de un entorno muy conservador, con unos valores cristianos pentecostales muy estrictos pero que desde pequeña le han enseñado el valor de hacer el bien. Es una mujer rebelde por naturaleza que decide buscar una nueva forma de hacer el bien que no le habían enseñado.

CARLOS PINA
Luis Melgar

Otra cosa sobre la que hay confusión, la gestante no es la donante del óvulo...

Efectivamente. Nuestro sueño se hizo realidad gracias a la generosidad de dos mujeres: la que decide donar los óvulos, que es anónima por decisión propia, y luego la gestante. No tiene vínculo genéticos con Paula.

Han bautizado a la niña.

Sí. Pablo y yo somos católicos, no los mejores del mundo, pero intentado vivir nuestra fe lo mejor que podemos. Queremos educarla como católica, teníamos claro que había que bautizarla. Esperamos unos meses para hacerlo en España con nuestra familia y amigos. Fue un momento precioso.

¿Hubo algún problema con la Iglesia?

Ninguno. Fuimos directamente a un párroco que nos habían recomendado y sabíamos de antemano que estaba a favor. No obstante, la Iglesia ahora con el papa Francisco y siguiendo el mensaje de Cristo, la niña es la que va a ser bautizada. El que recibe el sacramento es el niño. Nuestro sacerdote fue fantástico. Dado que nosotros no pudimos casarnos por la Iglesia, fue muy bonito ver este sacramento.

Nuestro sueño se hizo realidad gracias a la generosidad de dos mujeres

¿La mujer puede arrepentirse durante el proceso?

No, según la legislación de Florida, como la gestante no es la madre y no tiene vínculo genético, no puede cambiar de idea. Hay una pre birth order que se hace al tercer mes de embarazo y que nos da la patria potestad sobre el bebé. La gestante tiene, en todo momento, la libertad total de tomar decisiones sobre su cuerpo. Hasta el tercer mes hubiera podido abortar. Pero el bebé una vez que nace es nuestro, y no hay posibilidad de cambiar de opinión porque no es su hija.

¿Estuvisteis en el parto? ¿Cómo fue ese momento?

Sí, lo hablamos desde el principio. Salisha estaba encantada y le apetecía que estuviéramos con ella en ese momento. Estuvimos acompañándola durante todo el proceso que duró un par de días. Por supuesto, en el momento concreto estábamos, y fue, sin ninguna duda, el más hermoso de nuestra vida. Ver aparecer la cabecita de Paula sigue siendo el recuerdo más bonito y maravilloso que tenemos los dos.

Decía que la mujer es dueña de su cuerpo, ¿pero en el contrato había cláusulas como no beber o no fumar?

Es un contrato en el que te comprometes a una serie de cosas. Pero es igual que si voy a trabajar y firmo un contrato en el que me comprometo a hacer cuarenta horas, pero no soy esclavo. Si decido no ir a trabajar, pues no va ir la Policía a mi casa a llevarme al trabajo, aunque probablemente me despidan. Esto digamos que siendo un contrato de otra naturaleza es similar, te comprometes a libremente hacer una serie de cosas como no fumar o no beber alcohol. Si lo haces, has violado el contrato, con que tendrá unas consecuencias civiles.

Una de las críticas que se hace es que es una práctica para parejas gays con mucho dinero...

Creo que el deseo de ser padres es una cosa que casi todos los seres humanos sienten en algún momento de su vida. No digo todos, pero es algo intrínseco a la naturaleza humana. Con las circunstancias actuales y al no ser legal en España, es verdad que es necesario un desembolso económico muy fuerte. Nos ha costado un esfuerzo enorme, hemos tenido que ahorrar durante años y pedir un crédito durante el proceso. Es muy caro, es uno de los motivos por los que creo que en España sería más económico. No creo que sea solo para parejas gays, también hay heterosexuales que recurren a ello por esterilidad o por imposibilidad de gestar de la mujer.

Hay que legislar y regular para evitar situaciones de abuso

Las feministas señalan que al final se va a explotar a mujeres del tercer mundo.

Por eso creo en una regulación. Al contrario, lo que hay que hacer para evitar situaciones de abuso es legislar y regular. La prohibición suele llevar a que la gente tenga que buscar otros métodos. Creo que el ser humano es bueno por naturaleza y nadie desea explotar a los demás. Buscamos un método que potencie el altruismo protegiendo a todas las partes.

Después de contar su historia, ¿le ha llamado mucha gente? ¿Le preguntan? ¿Le piden consejo?

Sí, mucha gente, sobre todo a raíz de la publicación de libro. Muchos desde el punto de vista logístico, cómo lo hacemos.

¿Cómo llevan la paternidad? ¿Y la conciliación?

La paternidad, maravillosa. Como padres primerizos teníamos el respeto normal que te da hacerte cargo del bebé. Paula es una niña buenísima, es sanísima. El gran reto es la conciliación.

¿Y cómo va la vida en Caracas? ¿Cómo es ser padre en esa situación?

Somos muy felices en Caracas. La sociedad venezolana es muy abierta y nos ha acogido muy bien. Tenemos muchos amigos allí. Desde un punto de vista logístico, requiere mucha planificación y la parte de pañales y medicinas lo traemos todo de España.

Los políticos terminarán siguiendo a la sociedad

¿Se atreve a hacer un pronóstico sobre si en un horizonte de tiempo estará legalizada la gestación subrogada en España?

Creo que sí. Soy optimista, porque creo que la sociedad española está a favor. Cuanto más se conoce la realidad, se está en general a favor. Al final los políticos terminarán siguiendo a la sociedad, que es lo que ocurre siempre. No me atrevo a poner un horizonte temporal. En el matrimonio homosexual nadie creía que España fuera a ser pionero y lo fue. En esto no lo vamos a ser, pero vamos a llegar ahí.

¿Han tenido discusiones y posiciones a favor y en contra en conversaciones con amigos?

Afortunadamente, discusiones acaloradas o gente que se haya enfadado con nosotros no ha habido. Nuestra familia y nuestros amigos tienen unos talantes muy abiertos y dialogantes, hasta las personas de nuestro entorno que están en contra del proceso, decían que lo hemos hecho bien. Creo que el debate es bueno y hemos hablado y razonado con amigos que están en contra. Respeto su forma de verlo y entiendo sus temores, y ellos respetan la nuestra.

ESPACIO ECO