INTERNACIONAL
22/11/2018 16:57 CET | Actualizado 23/11/2018 07:52 CET

Reino Unido y España se enzarzan por Gibraltar sin tiempo para solucionar el conflicto

A pocas horas de la cumbre clave sobre el Brexit, el Peñón emerge como el problema que podría dinamitar el acuerdo final.

GETTY

El peñón de Gibraltar abre el enésimo conflicto entre España y Reino Unido. Y esta vez apenas hay tiempo para resolverlo: el conflicto debe solventarse, si es que se solventa, antes de la cumbre clave que se celebrará el domingo entre Reino Unido y la UE. La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, ha advertido este jueves de que protegerá la "soberanía británica" de Gibraltar durante las negociaciones sobre la futura relación entre el Reino Unido y la Unión Europea. Por su lado, España acusa a Reino Unido de cambiar las reglas del juego utilizando malas artes.

May, que conversó anoche con el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, dijo en el Parlamento británico que fue "absolutamente clara" con él, al trasladarle que "la soberanía británica de Gibraltar se protegerá" y que "la futura relación (con la UE) debe funcionar para toda la familia del Reino Unido".

"Las negociaciones están ahora en un momento crítico. Todos nuestros esfuerzos deben estar centrados en trabajar con nuestros socios europeos para llevar este proceso a su conclusión final, en el interés de todos nuestros pueblos", agregó la jefa de Gobierno.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, ha reiterado jueves su disposición a vetar el pacto, tal y como ha tuiteado nada más aterrizar en La Habana:

Es una nueva llamada de advertencia y el tiempo se agota. May no acepta las demandas de clarificar que España tendrá la última palabra para decidir si las ventajas pactadas entre Bruselas y Londres se aplican a Gibraltar y, por tanto, la única opción posible es votar en contra.

Con nocturnidad y alevosía

Antes de este tuit de Sánchez, en unas declaraciones muy críticas contra Reino Unido, el Gobierno ha admitido que versiones anteriores de la declaración política que establecerá el marco de la relación futura entre el Reino Unido y la UE tras el Brexit recogía la posición española sobre la cuestión de Gibraltar, pero que a última hora se modificó "con nocturnidad y alevosía" a petición de la primera ministra británica, Theresa May.

Reuters

El secretario de Estado para la UE, Luis Marco Aguiriano, ha reconocido las reservas que el Ejecutivo tiene acerca de ese acuerdo de retirada y del borrador de declaración política que establece el marco de la relación futura entre el Reino Unido y la UE.

Las reservas tienen que ver con que los textos, tal y como están redactados en la actualidad, no dejan claro de forma tajante que todas las cuestiones relativas a cómo esa relación futura se aplicará en Gibraltar debe ser independiente de la negociación general y además deberá contar siempre con el visto previo de España.

Con la redacción actual se podría interpretar que Gibraltar queda incluido en la relación futura que Reino Unido negocie directamente con la UE, como advierte la Abogacía del Estado y la Asesoría Jurídica Internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, una interpretación que es inaceptable para España.

Inaceptable

Bajo el punto de vista español, las negociaciones sobre ambos textos siguen abiertas y la situación cambia "cada media hora". Marco Aguiriano ha pedido el apoyo de los grupos políticos a las gestiones del Gobierno español en aras de reforzar la posición de España ante sus socios europeos.

May prevé continuar hablando con los líderes de los 27 socios comunitarios restantes durante los próximos días, a fin de cerrar el acuerdo de salida y la declaración política sobre la futura relación antes de la cumbre extraordinaria del domingo.

La mandataria conservadora, que este miércoles se reunió con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, regresará a Bruselas el sábado para continuar las negociaciones.

El caso es que la Comisión Europea y Reino Unido tienen ya sobre la mesa un texto consensuado que dibuja el marco de las relaciones tras el Brexit, con el objetivo de lograr un ambicioso acuerdo comercial y crear el vínculo más estrecho posible para cooperar en áreas como la seguridad. Pero en el texto no aparece mención alguna a Gibraltar a pesar de las exigencias de España.

Tras hacerse pública la declaración política pactada entre Londres y Bruselas, en la que no aparece en ninguno de sus artículos referencias a Gibraltar, España ha reiterado en público y en reuniones preparatorias su intención de bloquear la adopción del domingo si no se atiende a sus exigencias.

Paul Hanna / Reuters

Para Madrid es imperativo que se modifique el artículo 184 del Tratado de Retirada para aclarar su papel respecto a Gibraltar y también que se introduzca una referencia equivalente en la declaración de futuro. Así lo ha trasladado el embajador español ante la UE en una reunión a 27 este jueves, sumando el apoyo de países como Suecia y Chipre, pero sin lograr un compromiso de Bruselas.

Los negociadores de la Comisión han trasladado a España que son conscientes de su preocupación y que buscarán una fórmula para atenderla "en las próximas horas o días", si bien distintas fuentes europeas advierten de las dificultades de modificar el texto para incluir una referencia a Gibraltar y temen que sea el "único" asunto que llegue abierto a la cumbre.

Antes de que se hiciera público el borrador que está sobre la mesa de las capitales, un portavoz comunitario confirmó que el de Gibraltar era "uno de los asuntos que deben ser aún resueltos", sin dar más detalles sobre las fórmulas que se están explorando.