POLÍTICA
27/11/2018 00:42 CET | Actualizado 27/11/2018 01:01 CET

Juego de Despeñaperros

Así ha sido el debate en TVE de las elecciones andaluzas: PP y Cs no aclaran si pactarán con VOX.

EFE
Marín, Díaz, Rodríguez y Moreno

Los nervios y la tensión han aflorado. Apenas quedan seis días para que los andaluces introduzcan sus papeletas en las urnas y los principales candidatos se han batido hoy a cara de perro en el debate organizado por RTVE. Todo por un voto.

Hace una semana se medían por primera vez en Canal Sur y todo fue más flojo, grisáceo y comedido. Hoy, desde el minuto uno del partido, han ido a por todas Susana Díaz (PSOE), Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía), Juan Marín (Ciudadanos) y Juanma Moreno (PP). Y repartiendo para todas las esquinas, para todos los bandos.

Eso sí, de los pactos todavía nos han quedado muchas dudas y una pregunta sin responder claramente que ha lanzado Díaz contra la derecha: ¿Van a sumar sus votos PP y Ciudadanos con VOX para frenar al PSOE?.

En la Isla de la Cartuja se sentían hoy esos miedos que vienen vaticinando los sondeos: un PSOE llamando a que no se bloquee porque su mayoría no será suficiente y a la baja, un Podemos que solo podría pactar con los socialistas -lo que les da pavor-, un PP intentando frenar a Ciudadanos aunque unos días antes los haya llamado "perros" y un Cs intentando presentarse como adalid contra la corrupción después de haber pactado con PP y PSOE a lo largo y ancho de España.

"No se ponga nervioso..."

En este show político el primero que ha salido a jugar ha sido Marín con sus pergaminos con los casos de corrupción de socialistas y populares. Y arremetía contra Díaz: "¿No se le cae la cara de vergüenza?", cuando hablaban de economía. Por otro lado, Moreno le recordaba que era "cómplice" del PSOE-A, y a la vez le insistía: "Yo no soy su adversario". El popular se presentaba como el hombre llamado a sacar a Andalucía de la situación "decadente" y de "pobreza". Su receta: bajada masiva de impuestos al estilo Comunidad de Madrid.

Díaz aprovechaba para decir que, desde luego, es "alérgica" a las reformas... como la laboral del PP de Mariano Rajoy. Y la sevillana se volvía a la vez contra Marín, en este primer bloque sobre economía: "¡Quién le ha visto y quién le ve!" Vuelta otra vez a Moreno: "No se ponga nervioso, que estoy diciendo la verdad". Esa coletilla se ha repetido varias veces, Díaz ha acusado al popular de estar nervioso y "faltón". El malagueño la ponía contra las cuerdas cuando le recordaba la situación en la Sanidad de un vecino suyo de Alhaurín: "Se queda cojo por la lista de espera".

La derecha volvía a su refriega: "Me llamó hace unos días perro literalmente", le recordaba Marín a Moreno. Y el popular atacaba también durante unos minutos diciendo que los dos alcaldes de Cs en Andalucía están "imputados", los de Espartinas y Mijas. El de Sanlúcar le miraba ofendido.

Porque los debates son palabras e imagen: si el verde se imponía en Canal Sur hace una semana, hoy tocaba el rojo. Díaz, al estilo PSOE, de rojo y blanco, mientras que Rodríguez lo combinaba con el morado y bordados florales. ¡Ea, Moreno se ponía corbata roja! Marín no se la ha puesto e iba con chaqueta y camisa con toques azules. Pero si te fijabas un poco al suelo, sus cordones eran rojizos.

La presidenta Díaz ha intentado dibujarse como la rival a batir por el reto de aspirantes: ha llegado a decir que sabía que iban a ser tres atriles contra uno. Y. además, ha vuelto a sacar el miedo a que se bloquee la situación política al no lograrse pactos. En un momento, para contrarrestar, Rodríguez ha recordado que la socialista ha adelantado dos veces las elecciones en tres años, lo que no cuadra con sus llamadas a la estabilidad. Golpe a golpe.

Y la dirigente de Triana ha sacado el elefante verde que empieza a dar miedo en la derecha: VOX. Casi todas las encuestas dan algún diputado al partido de Santiago Abascal. En público callan los otros sobre acuerdos, por lo que Díaz ha metido el dedo en la llaga, pero no ha logrado una respuesta clara. Marín titueaba. Y silencio absoluto por parte del PP.

Esto llegaba después de que Marín le haya cuestionado sobre si va a dejar en manos de Podemos la economía de la comunidad. Tras varios intentos, Díaz ha contestado claramente: "No".

Rodríguez ha entrado un poco más tarde, pero con mucha fuerza conforme pasaba el debate. "No se ponga nervioso", le decía a Marín, y le reprochaba que sacara temas nacionales todo el rato. Ha colado ya Cataluña en el segundo bloque que versaba sobre Estado del Bienestar. Y más tarde el 'cuponazo': "Ahora el País Vasco", criticaba la secretaria general de Podemos Andalucía.

A Marín esos temas le ponen mucho. Y ha subido el tono acusando a PSOE y Podemos de negociar en la "cárcel" los presupuestos con los independentistas. "Inmoral", ahondaba. Rodríguez pegaba duro y le contestaba que ella iba a Marte si hacía falta para que se suba el salario mínimo a 900 euros. Díaz metía la cuchara y señalaba que no hacían falta ni cárcel ni otros planetas: sólo hay que ir a La Moncloa con Pedro Sánchez.

Moreno no se quería quedar atrás y sacaba el 155. Le ha preguntado a Díaz si lo aplicaría ya, a lo que la socialista le ha dicho que los tardíos fueron los populares por no aprobarlo tras el 6 y 7 de septiembre del año pasado. Otra medalla que se cuelga la presidenta: fue la primera en salir a defender al rey con su discurso.

HBO versión andaluza

Otra lucha, la de Podemos contra Ciudadanos por apoyar a PP y PSOE. "Son reproductores del bipartidismo", ha señalado Rodríguez a Marín. Venga, y ahora toca un PSOE vs. Podemos a lo Juego de Tronos. La serie está muy presente de Despeñaperros para abajo (¡que se lo digan a Carmona y a Almería!).

Díaz le decía a la aspirante de Adelante Andalucía que pusiera los pies en el suelo porque esto no es la serie de HBO. Y Rodríguez, aspirante a Khaleesi, le ha soltado: "Usted es Cersei Lannister, dando un golpe de Estado en su propio partido para darle el Gobierno de este país al señor Mariano Rajoy".

Venga, que a Díaz le llegaban más desde la derecha. Marín ha sacado la "gira de prostíbulos" en los casos de corrupción y Moreno enfadaba al personal con una comilona de la Diputación de Córdoba de mas de mil euros. Y se anotaba a su favor que la Junta haya tenido que rectificar un libro que hablaba de plurinacionalidad como sacó en el anterior debate.

Las frases de PP y Cs se parecen cada día más. El propio candidato naranja se ha enfadado con Moreno y le ha dicho que le va a cobrar derechos de autor. Díaz se metía y le reprochaba al naranja que ahora diga de ella que es "lo peor".

Sorpresas debajo de la mesa. ¡Juanma Moreno sacaba dos cajas con artículos sobre la corrupción del PSOE! Rodríguez estaba muy atenta y le recordaba que él tenía también Gürtel y Púnica. Ya era todos contra todos. Y al poco el naranja volvía contra el popular para repetir: "Usted no me respeta, me ha llamado perro". Y luego se metía la líder de Podemos con Díaz: "No se sienta siempre el centro".

Minutos de oro: nada nuevo, los discursos que llevamos escuchando dos semanas. Pero hoy todos más revueltos, más nerviosos, más al borde de unas elecciones.

Señoras y señores, bienvenidos a Juego de Despeñaperros.