POLÍTICA
06/12/2018 20:17 CET | Actualizado 06/12/2018 20:24 CET

Casado excluye ahora a Vox de la negociación en Andalucía y solo ve como interlocutor a Ciudadanos

El presidente del PP ha recordado en que, de cara a la investidura de su candidato para dirigir la Junta, "todos los votos son claves".

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado.
Agencia EFE
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha recalcado este jueves que su único interlocutor en Andalucía es Ciudadanos, con el que quiere alcanzar un "acuerdo global" para acabar con el "régimen" socialista y sobre el que deberá pronunciarse después Vox, al que ahora da por excluido de cualquier negociación.

"La negociación es con Ciudadanos", ha referido Casado en una conversación informal con periodistas en el Congreso de los Diputados tras el acto institucional de conmemoración del 40 aniversario de la Constitución. Ha incidido en que, una vez que haya candidato a la investidura, que solo puede ser el líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, "los votos son claves".

Y si Vox, al que hasta ahora no había descartado en ningún escenario, vota en contra o se abstiene y no permite que la investidura salga adelante tendría "mucho que explicar", porque podría suponer repetir elecciones.

En cualquier caso ha señalado que Vox no va a querer entrar en el Gobierno andaluz y al definir a esta formación ha considerado que el partido de Santiago Abascal es actualmente "más Trump que Le Pen".

Casado ha descartado así a Vox en la interlocución directa un día después de que el propio Abascal admitiera que no quieren entrar en el ejecutivo autonómico porque no quiere "cargas ni cargos", aunque ha manifestado en más de una ocasión su firme intención de desalojar a los socialistas de la Junta, de modo que, aunque su formación quede fuera de las negociaciones con el PP, es previsible que facilite el voto de sus escaños para que la socialista Susana Díaz deje de ser la presidenta de Andalucía.

"Optimizar el espacio electoral"

Pablo Casado se ha mostrado convencido de que habrá acuerdo con C's y ya están "en marcha las conversaciones para este pacto", aunque aún no se sabe si puede ser de investidura, de legislatura o de gobierno.

No ha querido pronunciarse sobre cuál de las tres opciones prefiere y, tras pedir "tiempo y discreción", ha afirmado que la relación que mantienen con Rivera "facilita mucho las cosas".

Tanto que le ha propuesto en privado "optimizar el espacio electoral", de tal modo que C's busque crecer por el centroizquierda y aprovechar el "nicho de mercado" y el "campo tremendo" que tiene en ese espacio.

Y si el PP crece por el centroderecha entre los dos partidos podrían gobernar con mayoría absoluta "en un año o en seis meses". "Si yo fuera Ciudadanos ocuparía el espacio del centroizquierda", ha afirmado Casado, cuya teoría de la "optimización" pasaría por "ser generosos" y no tratar de invadir uno el electorado del otro.

Ha insistido en que Ciudadanos, que nació partiendo del PSC, tiene que aprovechar el "boquete" que deja el PSOE en España y atraer muchos votantes socialistas.

C's, por otro lado, no renuncia a que su candidato sea Juan Marín y también priorizan la negociación con el PP, aunque tienen intención de hablar con los socialistas para ver si pueden negociar una abstención a un acuerdo de gobierno liderado por el partido naranja.

Creen que tienen la llave del cambio en Andalucía y van a pelear hasta el último momento por la Presidencia de la Junta y dar la vuelta a casi cuarenta años de socialismo, que, según ellos, está inmerso en una profunda división entre quienes quieren pasar sin más a la oposición y los que apuestan por irse a la oposición pactando condiciones con el Ejecutivo que salga.

EL HUFFPOST PARA LG