INTERNACIONAL
07/12/2018 09:02 CET | Actualizado 07/12/2018 12:05 CET

Centro o giro a la derecha en la era pos-Merkel

La canciller alemana ha presidido la Unión Cristianodemócrata durante 18 años.


Imagen de archivo de la canciller alemana Angela Merkel.
Imagen de archivo de la canciller alemana Angela Merkel.

La Unión Cristiano Demócrata (CDU) se dispone a poner fin este viernes a una era al elegir, 18 años después, al sucesor de la canciller, Angela Merkel, como presidente de la formación conservadora durante su congreso federal que se celebra en Hamburgo.

Los 1.001 delegados deberán elegir entre la actual secretaria general de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, el ex líder de la facción conservadora Friedrich Merz, y el ministro de Sanidad, Jens Spahn. Según ha podido saber DPA, se augura una lucha muy reñida entre los dos primeros, mientras Spahn parece que apenas tiene posibilidades.

Los delegados "tendrán, por supuesto, una tarea importante para fijar el rumbo del futuro equipo directivo", ha declarado Merkel el jueves en una visita al palacio de congresos de Hamburgo, donde se celebra el congreso del partido, que se extenderá hasta el sábado. Merkel ha dicho que está deseando que llegue la votación y, como todo el mundo, está "naturalmente emocionada". "Esto es democracia pura", ha afirmado.

Esto es democracia pura

Por su parte, Kramp-Karrenbauer, que actualmente encabeza los sondeos, señaló el jueves que el partido debe "permanecer unido" sin importar quién gane la votación. "Lo más importante, y creo que los tres candidatos lo saben, es que la CDU permanezca unida después de la votación", ha declarado en la cadena pública alemana ZDF.

La elección podría preparar el terreno para un cambio en la postura política del partido y puede ser decisiva para que Merkel pueda cumplir su mandato como canciller, que finalizará en 2021.

La decisión del veterano miembro de la CDU y ex ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble de apoyar abiertamente a Merz, un antiguo rival de Merkel, para la dirección del partido ha sido objeto de críticas por parte de otros miembros.

El ministro de Economía alemán, Peter Altmaier, leal a Merkel, ha criticado la decisión de Schäuble en declaraciones al periódico 'Rheinische Post' y ha aprovechado para expresar su preferencia por Kramp-Karrenbauer para "unir a la CDU y ganar las elecciones".

Merkel, canciller de Alemania desde 2005, decidió a finales de octubre ceder las riendas del partido que ha liderado desde el año 2000 tras los malos resultados obtenidos por su bloque conservador en las últimas elecciones regionales y la caída en picado de los índices de las encuestas de opinión. Sin embargo, planea cumplir su mandato como canciller hasta 2021 dentro del Gobierno de coalición con los socialdemócratas.

¿Quiénes son los candidatos a sucederla?

Annegret Kramp-Karrenbauer, conocida como "AKK" por sus iniciales, es una política de estilo sobrio y poco propensa a los grandes gestos. La conservadora de 56 años comenzó su carrera en la política hace más de tres décadas como concejal en su pueblo natal, Püttlingen, en el suroeste de Alemania, cerca de la frontera con Francia.

Annegret Kramp-Karrenbauer junto a Angela Merkel.

Desde entonces, cada vez que fue llamada a ocupar un puesto lo hizo de manera tan eficiente que no tardaba mucho en llegar la siguiente promoción. En febrero, la primera ministra del diminuto estado del Sarre fue convocada por Merkel para ocupar el puesto de secretaria general y, por tanto, convertirse en "número dos" de la CDU.

Trabaja desde hace años de forma estrecha con la canciller, con la que suele ser comparada por su estilo mesurado y analítico, así como por su tenacidad y capacidad para imponer sus ideas.

Desde 2010 es miembro de la Ejecutiva de la CDU y formó parte de la delegación democristiana que negoció el acuerdo para la formación de una nueva coalición con los socialdemócratas del SPD.

Friedrich Merz durante uno de los actos para ser elegido.

Por su parte, Friedrich Merz fue presidente del grupo parlamentario conservador entre los años 2000 y 2002. El político y empresario de 63 años lidera desde 2009 un centro de análisis centrado en estrechar lazos entre Alemania y Estados Unidos.

Abogado y experto financiero, encabezó el grupo parlamentario hasta que Merkel lo destituyó de su cargo en 2002, tras lo cual pasó a ser vicepresidente de la facción hasta 2004. A día de hoy todavía sigue teniendo peso en las filas de los conservadores.

Originario de una región montañosa que ocupa parte del sureste de Renania del Norte-Westfalia, en el oeste de Alemania, Merz está casado y es padre de tres hijos. Ha dedicado gran parte de su vida al ámbito empresarial y forma parte de numerosos consejos de administración, entre otros de la inmobiliaria IVG Immobilien, el banco Commerzbank, el club de fútbol Borussia Dortmund y el aeropuerto Colonia/Bonn.

El tercer candidato en liza es el actual ministro de Sanidad, Jens Spahn. De 38 años, fue uno de los nombramientos más destacados en el nuevo Gobierno alemán, dado que es uno de los mayores críticos de Merkel. Es el candidato que, a priori, cuenta con menos apoyos para sucederla.

Representante del ala más conservadora de la CDU, Spahn causó revuelo al exigir el año pasado una ley para regular la actividad de las mezquitas y los imanes musulmanes y se dejó ver en Austria junto con el joven canciller conservador del país vecino, Sebastian Kurz, defensor de una política migratoria restrictiva que contrasta con la de Merkel.

Oriundo de Ahaus, en Renania del Norte-Westfalia, está casado desde el pasado mes de diciembre con su pareja, Daniel Funke, periodista de la revista 'Bunte', una de las más conocidas de Alemania. Spahn no ve ninguna contradicción entre ser gay y ser católico.

EL HUFFPOST PARA HONEST