INTERNACIONAL
12/12/2018 10:44 CET | Actualizado 12/12/2018 11:17 CET

29 años y bajo el radar de la policía desde hace años: así es el presunto autor del atentado

Las autoridades no descartan que el autor del tiroteo haya salido del país. Se radicalizó en la cárcel en 2015.

El presunto autor del tiroteo que tuvo lugar este martes en el mercado navideño de Estrasburgo, en el que han sido asesinadas dos personas y 14 han resultado heridas, podría haber salido del país en su huída, según el secretario de Estado francés de Interior, Laurent Núñez, que baraja todas las posibilidades.

"No se puede excluir", ha reconocido en una entrevista a la emisora de radio France Inter Núñez, que ha insistido en mostrarse "muy prudente" sobre la naturaleza terrorista de ese ataque. El autor tiene 29 años, es un hombre natural de Estrasburgo y está fichado por radicalización islamista. Entró en el perímetro de seguridad por el puente de Corbeau, hacia las 20:00 y empezó a disparar a los peatones en la Rue des Orfèvres, una calle peatonal cerca de la conocida plaza Kléber. Luego huyó.

Estrasburgo está a orillas del río Rin, que sirve de frontera entre Francia y Alemania. En los puentes que atraviesan el río se han reforzado los controles por parte de las fuerzas del orden de los dos países. Francia elevó la pasada madrugada el nivel de alerta terrorista a "urgencia de atentado".

Tenía antecedentes

El secretario de Estado ha hecho hincapié en que "la motivación terrorista del acto en este momento no se ha establecido", después de explicar que el sospechoso tenía antecedentes por delitos comunes, por los que había estado varias veces en la cárcel, pero no por delitos terroristas.

Fue en una de sus estancias en prisión cuando se detectó "una radicalización en la práctica religiosa, pero sin signos de un paso a la acción". "Nada permitía detectar un paso a la acción en su vida corriente", repitió antes de añadir que una "hipótesis entre otras" es que el ataque al mercado de Navidad lo hiciera en respuesta a la operación policial que ayer por la mañana se había organizado en su barrio de Neudorf, en el sur de Estrasburgo, para intentar detenerlo por su presunta implicación en una tentativa de homicidio por delincuencia común, no terrorista.

De hecho, Núñez ha precisado que en esa operación en la que no pudo ser arrestado, sí fueron detenidas cinco personas, pero siempre por hechos de delincuencia común. Ha contado que el sospechoso estaba fichado por los servicios secretos por radicalización religiosa y estaba siendo objeto de "un seguimiento activo" desde su salida de la cárcel a finales de 2015.

El responsable de Interior ha subrayado que desde finales de 2013 las fuerzas del orden han frustrado 55 atentados y ha recordado que hay 20.000 personas fichadas como él en Francia, de las cuales 12.000 son objeto de seguimiento.

ESPACIO ECO