NOTICIAS
12/12/2018 20:30 CET | Actualizado 12/12/2018 20:36 CET

Unos 200 mossos cortan la Gran Vía de Barcelona para exigir la devolución de sus pagas

Reclaman la devolución inmediata de las pagas extra de 2013 y 2014 y su equiparación salarial con los Bomberos.

Unos 200 agentes de los Mossos d'Esquadra, vestidos de negro, se han concentrado hoy frente a la consellería de Economía y han cortado la Gran Vía para exigir la devolución inmediata de las pagas extra de 2013 y 2014 y su equiparación salarial con los Bomberos.

Siguiendo una convocatoria de distintos sindicatos y del colectivo MosSOS, los agentes han arrancado el compromiso de poder celebrar una reunión hoy mismo, a las 18.30 horas, con un representante del departamento, para poder exponerle sus reivindicaciones.

Más allá de sus quejas por la falta de efectivos y de material, los sindicatos de los Mossos y el colectivo MoSOS han mantenido hoy su convocatoria de protesta ante la consellería de Economía para exigir la devolución inmediata de las pagas extra de 2013 y 2014 y la equiparación salarial con el cuerpo de Bomberos, comprometida hace diez años.

Los agentes han hecho sonar bocinas, han tirado petardos y han mostrado pancartas con lemas como http://web.gencat.cat/ca/inici/y han ocupado la rotonda de la Gran Vía con la Rambla, en pleno centro de Barcelona.

Los sindicatos CCOO, UGT y USOC desconvocaron ayer la huelga convocada para hoy tras alcanzar a última hora un acuerdo con el Govern sobre la devolución de las pagas extra de 2013 y 2014, de manera que la Generalitat abonará a los funcionarios las pagas pendientes en un plazo de cuatro años -que se podría incluso acortar a tres-, en lugar de los ocho años inicialmente previstos.

Pese al acuerdo, los sindicatos de los Mossos han decidido mantener las protestas que habían convocado para coincidir con la huelga de funcionarios -los policías no pueden hacer huelga- para exigir la devolución inmediata de las pagas y la equiparación salarial con los bomberos.

Además, han mostrado su malestar por las últimas polémicas políticas en las que se ha visto envuelto el cuerpo, al considerar, según un portavoz sindical, que son el "pim, pam, pum" de los partidos.

ESPACIO ECO