POLÍTICA
17/12/2018 11:07 CET | Actualizado 17/12/2018 11:07 CET

43.560 denuncias y un 72% condenas por maltrato en el tercer trimestre 2018

Que un 72% de las sentencias sean condenatorias no significa que el resto sean denuncias falsas.

NurPhoto via Getty Images

El 72% de las sentencias dictadas por los tribunales en casos de violencia de género en el tercer trimestre de 2018 fueron condenatorias —2,3 puntos más que en el mismo periodo de 2017— y aumentaron las denuncias presentadas ante los órganos judiciales hasta alcanzar las 43.560 (un 2,3 %).

Según los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), entre julio y septiembre los órganos judiciales dictaron 10.741 sentencias penales en el ámbito de la violencia de género, de las que 7.751 (el 72,16 %) fueron condenatorias, lo que supone un incremento de 2,3 puntos respecto a las condenas dictadas en el mismo periodo de 2017.

Un total de 40.718 mujeres aparecen como víctimas de violencia de género en las 43.560 denuncias presentadas en los tribunales, indican los datos proporcionados por el Servicio de Estadística del CGPJ, que reflejan una leve disminución en el número de víctimas y un considerable aumento en el de denuncias.

En concreto, en el mismo periodo de 2017 fueron 40.829 las mujeres víctimas de maltrato machista y 42.571 las denuncias registradas.

El mito de la denuncias falsas

El hecho de que el 72% de las sentencias acaben siendo condenatorias no significa obligatoriamente que el resto sean falsas, sino que no se han podido probar por falta de partes médicos o que han sido retiradas. Hace unas semanas, Anna Choy, una policía experta en violencia de género, explicaba en El HuffPost que "hay un discurso en el que se dice que un tanto por ciento de los hombres quedan absueltos, pero no son denuncias falsas".

Para ella, hay dos tipos de denunciantes: "Las mujeres que llevan años planteándose denunciar y tienen un entorno detrás y vienen concienciadas y las que son intervenciones de emergencia. En estos casos, se denuncia para darle una lección y que los agresores dejen en paz. Cuando piensa que el agresor ha aprendido, retira la denuncia". "No son denuncias falsas, es que el sistema judicial es muy garantista; además si no hay pruebas como partes médicos no acaba en condena firme", sentencia.