INTERNACIONAL
17/12/2018 08:00 CET | Actualizado 17/12/2018 09:41 CET

Arabia Saudí critica la postura del Senado de EEUU por el caso Khashoggi

Tacha de "injerencia" la votación para poner fin al apoyo militar de Estados Unidos a la coalición liderada por Riad en Yemen.

Combo con las imágenes de Mohamed Bin Salman (izq) y Donald Trump (der).

Arabia Saudí ha tachado este lunes de "injerencia" la votación de resolución del Senado estadounidense para poner fin al apoyo militar de Estados Unidos a la coalición liderada por Riad en Yemen, y otra sobre el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

"El reino condena la última posición del Senado estadounidense, que se fundamenta en suposiciones falsas, y afirma su rechazo total a cualquier injerencia en sus asuntos", ha declarado el ministro de Relaciones Exteriores en un comunicado, en la página web de la agencia de prensa oficial saudí (SPA).

El reino expresa su preocupación ante las posiciones expresadas por los miembros de una instancia legislativa honorable de un Estado aliado y amigoArabia Saudí

"Si bien el reino de Arabia Saudita reafirma su compromiso a seguir reforzando sus relaciones con Estados Unidos de América, también expresa su preocupación ante las posiciones expresadas por los miembros de una instancia legislativa honorable de un Estado aliado y amigo", ha agregado el ministerio en esta larga declaración.

Ambas resoluciones han sido aprobadas el jueves gracias a los votos de senadores demócratas y republicanos.

La primera insta al presidente Donald Trump a "retirar las fuerzas armadas estadounidenses de las hostilidades en Yemen o que afecten a Yemen, salvo las fuerzas estadounidenses implicadas en las operaciones contra Al Qaida o fuerzas asociadas".

En la segunda, el Senado "considera que el príncipe heredero Mohamed Bin Salman es responsable del asesinato" del saudí Jamal Khashoggi, abatido en el consulado de su país en Estambul el 2 de octubre.

Lo que dice Arabia Saudí

Riad afirma que el asesinato fue cometido sin el acuerdo de los más altos dirigentes. Las autoridades saudíes rechazaron una petición de extradición turca de los sospechosos, entre los cuales se encuentran dos allegados del príncipe heredero Mohamed Bin Salman.

Con todo, las resoluciones eran más que nada simbólicas, porque no puede ser debatida en la Cámara de Representantes antes de enero y probablemente sería vetada por Trump, que ha apoyado tenazmente al reino saudita.

El reino espera no ser objeto de debates políticos nacionales en Estados Unidos, para evitar cualquier consecuencia en los lazos entre los dos países, que podría tener una incidencia significativa en esta relación estratégica importante

Pero Arabia Saudí ha mostrado su malestar.

"El reino espera no ser objeto de debates políticos nacionales en Estados Unidos, para evitar cualquier consecuencia en los lazos entre los dos países, que podría tener una incidencia significativa en esta relación estratégica importante", ha indicado el ministerio de Relaciones Exteriores.

El papel de Arabia Saudí en el conflicto que devasta Yemen está cada vez más cuestionado. Riad encabeza una coalición internacional que apoya a las fuerzas progubernamentales contra los rebeldes hutíes.

Desde 2014, esa guerra dejó al menos 10.000 muertos. Millones de personas están al borde de la hambruna en ese país, escenario de "la peor crisis humanitaria del mundo", según la ONU.

SOMOS LO QUE HACEMOS