ECONOMÍA
17/12/2018 10:52 CET | Actualizado 17/12/2018 12:48 CET

El Gobierno italiano acuerda los nuevos presupuestos para enviar a la Comisión Europea

El Ejecutivo de Conte y Salvini recula.

El vicepresidente italiano Matteo Salvini.

El Ejecutivo italiano ha cerrado esta noche tras una reunión los varios puntos pendientes en la revisión de los Presupuestos para enviar a la Comisión Europea (CE) y que rectifican el déficit al 2,04 % del Producto Interior Bruto (PIB), según han informado fuentes del Gobierno.

En la reunión, que ha concluido de madrugada, han participado el presidente del Gobierno, Giuseppe Conte; el ministro de Economía, Giovanni Tria, y los dos vicepresidentes y líderes de los partidos que conforman el Gobierno, Luigi di Maio (Movimiento 5 Estrellas) y Matteo Salvini (Liga).

A la salida de la sede del Gobierno, Salvini ha anunciado "el acuerdo sobre todos los puntos" y que se "encontraron también las reducciones fiscales para llegar a los límites probablemente que aprobará Bruselas".

Tras el rechazo de Bruselas de los presupuestos italianos, en los que se preveía que el déficit alcanzase el 2,4% del PIB para poder implementar algunas medidas sociales, y el anuncio de que se abriría un procedimiento de infracción, el Gobierno italiano cedió y comenzó la revisión de sus cuentas.

El pasado miércoles, Conte se reunió con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y presentó una nueva propuesta que rebajaba el déficit al 2,04%.

Aunque el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, consideró que "quedaba trabajo técnico por hacer" y sería necesario todavía un mayor esfuerzo de "comprensión" y "clarificación".

Según algunos medios, para la reducción del déficit se necesitaban encontrar coberturas financieras por un valor de 3.000 millones de euros.

Desde el Gobierno se ha hecho saber que la rebaja del gasto se ha hecho sin traicionar las promesas electorales clave, como la llamada "Cuota 100", una reforma que tocará la edad y años de contribución para llegar a la jubilación, y la "Renta de ciudadanía", una especie de subsidio al desempleo.

Entre los puntos aprobados durante la noche, destacan las ayudas fiscales de hasta 6.000 euros para quien compra vehículos eléctricos o híbridos, un impuesto para los coches contaminantes de alta gama y un recorte de hasta el 40% de las llamadas "pensiones de oro".

EL HUFFPOST PARA DR.OETKER