INTERNACIONAL
18/12/2018 19:08 CET | Actualizado 18/12/2018 19:11 CET

El veto migratorio de Trump impide a una madre yemení despedirse de su hijo enfermo de dos años

"El tiempo se acaba. Por favor ayúdenos a reunir a mi familia otra vez", ruega el padre del pequeño Abdullah.

Estados Unidos ha prohibido la entrada a la madre de un niño yemení de dos años con una enfermedad terminal que está siendo atendido en un hospital de California, según los medios estadounidenses. La negativa se debe al veto migratorio que el presidente republicano, Donald Trump, decretó poco después de asumir el cargo en 2016 y que pone restricciones a la llegada de ciudadanos de países de mayoría musulmana como Libia, Somalia, Siria y el propio Yemen, así como Venezuela y Corea del Norte, estos últimos por razones políticas. "Lo único que ella quiere es darle la mano por última vez", dijo el domingo al San Francisco Chronicle Ali Hassan, el padre del menor afectado, Abdullah, que nació con una grave enfermedad cerebral.

El progenitor señaló que es probable que la muerte del niño se precipite si lo trasladan a Egipto, donde vive ahora la madre, Shaima Swileh, que busca a la desesperada una exención del veto para poder ver a su hijo. La familia de Hassan es de Yemen y se había trasladado a Estados Unidos en la década de los 80, aunque mantenía fuertes lazos con su país de origen.

Hassan y Swileh vivían en el país árabe cuando estalló la guerra, que ha causado desde 2015 cerca de 80.000 muertos, según estimaciones independientes. Cuando el menor tenía unos ocho meses, la familia se exilió en El Cairo.

El padre y su hijo, ambos con nacionalidad estadounidense, según Hassan, viajaron después a California —hace aproximadamente tres meses— en busca de tratamiento y con la idea de que la madre se les uniera después.

Sin embargo, después de que los médicos en Oakland, California, le informaran de que la condición del niño era terminal, la familia solicitó que ella viajara al país. Aseguran que recibieron una carta de rechazo del Departamento de Estado, citando la prohibición de viajar del presidente Trump.

Según los médicos, al pequeño no le queda mucho tiempo de vida. Abdullah padece hipomielinización, una rara enfermedad cerebral que afecta su capacidad para respirar.

"Mi esposa me llama todos los días, con ganas de besar y abrazar a su hijo por última vez", ha dicho Hassan. "El tiempo se acaba. Por favor ayúdenos a reunir a mi familia otra vez".

Saad Sweilem, del Consejo de Relaciones Americano-Islámicas, aboga en la CNN por la reunificación de la familia y asegura que impedir a la madre de Abdullah ver a su hijo en estado terminal es "extremadamente cruel".

LOS GRANDES NÚMEROS DE LA GUERRA EN YEMEN

  • Al menos 6.800 civiles han muerto
  • 10.700 más han resultado heridos
  • 22 millones de personas necesitan ayuda humanitaria
  • Unos 85.000 niños menores de cinco años han muerto por malnutrición aguda
  • 14 millones de yemeníes están al borde de la hambruna
  • 1,2 millones de personas han sufrido un brote de cólera

FUENTE: Naciones Unidas y Save The Children.

QUERRÁS VER ESTO

El Tribunal Supremo de EEUU respalda el veto migratorio de Trump.