NOTICIAS
19/12/2018 17:08 CET | Actualizado 19/12/2018 17:29 CET

Indignación por la muerte a tiros de un perro en plena calle en Barcelona

Un durísimo vídeo recoge los últimos instantes de vida de 'Sota', la perra de una persona sin hogar.

TWITTER
Sota, perra muerta a tiros en Barcelona

El partido animalista PACMA y decenas de asociaciones de protección animal han expresado su indignación y han llamado a una "movilización urgente" por la muerte a tiros de un perro este martes en Barcelona.

La muerte del animal, recogida en un durísimo vídeo, está siendo atribuida por estas asociaciones a un agente de la Guardia Urbana que había acudido a detener a su dueño, una persona sin hogar.

El hashtag JusticiaParaSota ha sido tendencia en Twitter y ha recogido miles de comentarios de indignación por la muerte del animal. En ese apartado hay también un vídeo que, advertimos, es durísimo:

La Guardia Urbana ha publicado una serie de tuits dando su versión sobre lo ocurrido. El cuerpo policial explica que tras el incidente hay un "agente herido que ha causado baja médica" y relata los hechos.

"La actuación", cuenta Guardia Urbana, "dio comienzo cuando una patrulla avistó un perro sin atar, sin bozal y con apariencia de perro de raza potencialmente peligrosa, caminando solo. Al encontrar al propietario, se le solicitó que lo atase, en cumplimiento de la ordenanza municipal de tenencia de animales. No hubo ninguna llamada previa solicitando la intervención policial".

"En el transcurso de la actuación", prosigue el relato de la policía barcelonesa, uno de los agentes fue mordido en el brazo por el perro. El agente utilizó su arma para protegerse. Posteriomente, el mismo agente fue agredido con un patinete en la cabeza. El propietario del perro fue detenido por estos hechos. El agente, como consecuencia de la agresión, tiene una contusión en la frente y una rotura dental".

La Guardia Urbana informa de que, como indica el protocolo en estos casos, "se abrió una investigación para revisar los hechos" por los que el agente hizo uso de su arma reglamentaria y las conclusión es que "dado que el agente ya había sido atacado por el perro, actuó en defensa de su integridad física y no tuvo otra opción".