INTERNACIONAL
20/12/2018 08:52 CET | Actualizado 20/12/2018 09:28 CET

La iglesia católica en Illinois ocultó los nombres de 500 curas acusados de abusos

Las diócesis del Estado han publicado una lista con 185 sacerdotes acusados que la fiscalía eleva ahora a más de medio millar.

Obispos rezan el rosario.

Las seis diócesis católicas del estado de Illinois, en Estados Unidos, ocultaron los nombres de 500 curas acusados de abusos sexuales, según han denunciado este miércoles las autoridades.

La fiscal general de Illinois, Lisa Madigan, ha denunciado a través de un informe que la Iglesia Católica en el estado ha recibido denuncias contra 690 párrocos, de los que tan solo 185 fueron considerados creíbles y sus nombres difundidos.

Casi el 75% de las acusaciones o fueron consideradas no creíbles al haber solo una víctima denunciante o no fueron investigadas al haber sido reubicado o fallecido el cura en cuestión o pertenecer a otras órdenes como la jesuita, marista o franciscana.

El abuso sexual del clero a menores en Illinois es significativamente más extenso de lo que las diócesis de Illinois han reconocido

Según Madigan, "el abuso sexual del clero a menores en Illinois es significativamente más extenso de lo que las diócesis de Illinois han reconocido".

El caso de Illinois se divulga después de otros en el país, siendo el de mayor perfil el de Pensilvania, donde un gran jurado identificó en otro informe a 300 presuntos curas pedófilos con 1.000 víctimas.

El fiscal general del estado, Josh Shapiro, ha destacado que la investigación del gran jurado detalla "un encubrimiento sistemático por altos cargos de la Iglesia en Pensilvania y en el Vaticano".

Las alegaciones también han golpeado con especial virulencia a las archidiócesis de Boston y de Nueva York, cuyo cardenal, Timothy Dolan, ha tenido que declarar en 2013 en una investigaciones de abusos sexuales atribuidos a sacerdotes.

En 2007 la Iglesia católica estadounidense indemnizó con 660 millones de dólares, tras alcanzar un acuerdo extrajudicial, a más de 500 víctimas.

En su informe, Madigan concluye que las diócesis católicas de Illinois son incapaces de investigarse a sí mismas y que "no solucionarán ellas solas la crisis de abusos sexuales de su clero".

ESPECIAL PUBLICIDAD