POLÍTICA
20/12/2018 09:40 CET | Actualizado 20/12/2018 16:06 CET

Los presos independentistas piden movilizaciones "pacíficas" y no caer en "provocaciones"

Para "no regalarles las imágenes que no obtuvieron el 1-O", de Mossos d'Esquadra "pegando" a ciudadanos.

Diputados independentistas guardan un minuto de silencio en apoyo a los presos.

Los nueve dirigentes independentistas en prisión preventiva han emitido este jueves una carta conjunta en la que piden movilizaciones "pacíficas", sin caer en "provocaciones" de los adversarios del soberanismo, para "no regalarles las imágenes que no obtuvieron el 1-O", de Mossos d'Esquadra "pegando" a ciudadanos.

La carta, difundida por Esquerra Republicana, llega horas antes de que se celebre el encuentro entre los presidentes Pedro Sánchez y Quim Torra en el Palau de Pedralbes de Barcelona y la víspera de la reunión del Consejo de Ministros en el edificio de la Llotja de Mar, citas contra las que algunos sectores del independentismo ya han anunciado protestas.

El texto viene firmado por Jordi Turull, Josep Rull, Carme Forcadell, Jordi Sánchez, Jordi Cuixart, Raül Romeva, Joaquim Forn, Dolors Bassa y Oriol Junqueras, que remarcan que "la movilización cívica y pacífica ha sido siempre una de las constantes vitales del movimiento independentista y del republicanismo".

La ciudadanía de Cataluña, subraya la misiva, "tiene todo el derecho a movilizarse cuando lo crea conveniente y a protestar ante un escenario de involución de los derechos y libertades", ya sea "el 21 de diciembre o cualquier otro día".

El 1-O, señalan los presos, el Gobierno de Mariano Rajoy "anhelaba ver a la policía de Cataluña pegando a ciudadanos que únicamente querían votar", pero "no fue así, no tuvieron la imagen que buscaban".

"Aquello que no consiguieron entonces, aquello que significó una victoria del movimiento democrático del 1-O, aquello que dignifica nuestra causa, no podemos permitir que nadie lo despilfarre ahora regalando las imágenes que no obtuvieron el 1-O", insisten.

Nuestra fortaleza también reside en mantener, siempre y a todas horas, una actitud cívica y pacífica, que destierre y aísle cualquier acto incívico o violento

Según los firmantes, "nos querrán provocar, nos querrán enfadados, nos querrían violentos, y no lo conseguirán". "Nuestra fortaleza también reside en mantener, siempre y a todas horas, una actitud cívica y pacífica, que destierre y aísle cualquier acto incívico o violento. No permitamos que nos hagan cambiar, no caigamos en ninguna provocación", recalcan.

Tanto el 21D, como "durante el juicio que llegará", hay que demostrar, afirman, "firmeza y espíritu constructivo".

Carta conjunta de todos los presos y presas políticas pidiendo movilizaciones masivas, determinación y pacifismo

En la calle masivamente, determinados, firmes y pacíficos

La movilización cívica y pacífica ha sido siempre una de las constantes vitales del movimiento independentista y del republicanismo. Así lo hemos hecho siempre, desde hace años, dando ejemplo en todo, con movilizaciones masivas que han sido ejemplares. Así debe seguir siendo, porque la nuestra es, por encima de todo, una causa justa y democrática que se expresa siempre con la voluntad de vivir y convivir libremente y pacífica.

La ciudadanía de Cataluña tiene todo el derecho a movilizarse cuando lo crea conveniente y protestar ante un escenario de involución de los derechos y libertades. El 21 de diciembre o cualquier otro día. De hecho, la movilización es imprescindible para avanzar y es un derecho inalienable en toda sociedad.

El 1 de octubre la ciudadanía de este país protagonizó una gesta democrática sin precedentes, expresando su opinión en las urnas pesar de la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que ordenó el Gobierno del PP . Tan grave fue la actuación policial ese día que el mismo PSOE presentó una moción para reprobar al Gobierno español y específicamente a su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Ese día ganó la democracia, ganó la ciudadanía, ganó la defensa pacífica de las urnas. Y perdieron aquellos que ordenaron pegar a ciudadanos pacíficos.

Ese día, como tantos otros, los Mossos tuvieron una actuación modélica, junto al Gobierno del país y preservando siempre la seguridad ciudadana. La voluntad del Gobierno español no era ésta, lo que anhelaban era ver la Policía de Cataluña pegando ciudadanos que únicamente querían votar. No fue así, no tuvieron la imagen que buscaban. Como tampoco lograron provocar los ciudadanos pacíficos que, en todo momento, tuvieron una actitud tan valiente como cívica. El comportamiento y la responsabilidad de la ciudadanía fue una lección a la actitud irresponsable y torpe del Gobierno español.

Lo que no lograron entonces, lo que significó una victoria del movimiento democrático del 1 de octubre, lo que dignifica nuestra causa, no podemos permitir que nadie lo malgaste ahora regalando las imágenes que no obtuvieron el 1 de octubre.

Hoy como ayer, seguimos y seguiremos, con la misma actitud cívica que nos ha caracterizado, con la misma voluntad democrática, con la misma firmeza. Nos querrán provocar, nos querrán enfadados, nos querrían violentos, y no lo conseguirán. Nuestra fortaleza también reside en mantener, siempre y en todo momento, una actitud cívica y pacífica, que destierre y aísle cualquier acto incívico o violento. No permitimos que nos hagan cambiar, no caigamos en ninguna provocación.

El 21 de diciembre, durante el juicio que llegará, ante toda injusticia, firmeza y espíritu constructivo, que allí donde querrían vernos crispados encuentren una sonrisa, la sonrisa de los que trabajan y luchan por una sociedad más libre y justa, en defensa siempre de la democracia y por el respeto y acatamiento a la voluntad soberana de la ciudadanía de Cataluña.

Jordi Turull; Josep Rull; Carme Forcadell; Jordi Sánchez; Jordi Cuixart; Raül Romeva; Joaquim Forn; Dolors Bassa y Oriol Junqueras.